• Inicio Sugerir Modificar

Pasos


Cartel de Pasos

Una ciudad de provincias española tras el intento fallido de golpe militar, el 23 de febrero de 1981. Tres jóvenes matrimonios amigos celebran el fracaso de los golpistas. Juntos han vivido la historia y un día soñaron con ser felices. Ahora cada uno debe elegir su destino. El país cambia y ellos ya no comparten sus sueños. Todo va a ser distinto a partir de entonces. Sus pasos los llevarán por diferentes caminos.

     Título original: Pasos
     Año: 2005
     Duración: 110 min.
     Nacionalidad: España
     Género: Drama.
     Fecha de estreno: 17/06/2005
     Calificación: Mayores de 13 años
     Distribuidora: Alta Films, S.A.

 

Comentario

Había estado en España hasta unos días antes del golpe de Estado del 23-F; me volví a Argentina con la imagen de un país que trabajosamente se iba insertando en novedosos caminos democráticos. Las complejísimas idas y venidas entre las diferentes fuerzas políticas parecían afirmarse y dar frutos concretos. En mi país, la dictadura no daba signos de desgaste y España aparecía como un modelo esperanzador para ser imitado en el momento oportuno. La noticia del Tejerazo paralizó nuestro espíritu y nos invadieron una congoja y una pena difícilmente descriptibles. La historia parecía empeñarse en amargar las mieles de esa España que intentaba dejar atrás un crudo período de invalidez y quietismo.

A los pocos días renacía la política, y la Corona y las instituciones retomaban su andadura con vigor y decisión. Me sentía formando parte de ese futuro que España buscaba con tanto ahínco y cada paso positivo repercutía en mí como si fuera un esfuerzo propio. Cuando años más tarde Susana Hornos me mostró el material que dramatizaba ese día y el año subsiguiente, sentí que hablaba de mis propias expectativas, ya que tan cercanamente lo había vivido. Esas tres parejas que habían nacido y crecido bajo el franquismo y que rechazan abiertamente la aventura militar se asoman, conjurado el golpe, a esta España que, ahora sí, veía libre el camino para una estrecha integración con Europa y el mundo; el horizonte de la convivencia se poblaba de tentadoras posibilidades y las ganas de crecer y vivir plenamente ese futuro que ya se instalaba y que se exhibía a través de postergadas conquistas: divorcio, posibilidades laborales junto con otros derechos civiles para las mujeres, justicia independiente, negocios nuevos, creatividad e imaginación, ausencia de censura, todo eso, alejada ya la crispación de la militancia, resuena en cada uno de los personajes con distintos diapasones. Cada uno de ellos se permite escuchar su propia voz interior y, para bien o para mal, comienzan a recorrer caminos que no siempre coinciden con los sueños juveniles.

¿Por qué Pasos? Porque, según la autora, a despecho de explicaciones ideológicas o sociopolíticas, los pasos con que se transita en la vida son intransferible responsabilidad de quien los da. Los dolores y alegrías de los cambios exceden, siempre, el estrecho marco del pensamiento sectario, coincidiendo con el entrañable Machado "...caminante no hay camino...".