• Inicio Sugerir Modificar

¿Cuándo llegamos?


Cartel de ¿Cuándo llegamos?

Nick (Ice Cube), un seductor, intenta conseguir una cita con la joven y atractiva divorciada, Suzanne (Nia Long). El problema es que Suzanne está atrapada trabajando en Vancouver y además es infeliz porque está perdiendo a sus hijos. Nick ve la oportunidad, y se ofrece galantemente a hacer realidad los deseos de Suzanne – y los suyos al mismo tiempo – trayendo desde Portland, Oregon, a Kevin, de siete años, (Philip Daniel Bolden) y a Lindsey, de once (Aleisha Allen) para que se reúnan con su mamá.

Lo que Nick no sabe es que los hijos de Suzanne piensan que ningún hombre es lo bastante bueno para su madre y que harán todo lo posible para convertir el viaje en una pesadilla.

Abróchense los cinturones, va a ser un trayecto accidentado.

     Título original: Are we there yet?
     Año: 2005
     Duración: 95 min.
     Nacionalidad: EE.UU.
     Género: Comedia.
     Fecha de estreno: 26/08/2005
     Calificación: Todos los públicos
     Distribuidora: Columbia Tri-Star Films España, S.A.

 

Comentario

El núcleo de ¿Cuándo llegamos? es la historia de un hombre que está preparado para hacer cualquier cosa para estar cerca de una mujer. A pesar del hecho de que no le gustan los niños, accede a soportar un viaje de 275 kms, con ellos, un tiro que le sale por la culata. Aunque al principio utiliza a los niños como marionetas para lograr su objetivo, termina cogiéndoles mucho cariño.

El productor Matt Alvarez respondió inmediatamente a este guión y a sus "temas naturales y universales: 'Un experto seductor que inesperadamente se encuentra convertido en un tipo de hombre diferente, dos niños que luchan para mantener juntos a sus padres separados y una madre que antepone sus hijos a todo lo demás", dice.

Alvarez también estaba impresionado con las oportunidades cómicas que presentaba la historia y lo maduro que sería el personaje de Nick para el actor adecuado - que resultó ser Ice Cube. "Está escrita como una comedia familiar y al contratar a Ice Cube como Nick, le damos realmente una vuelta de tuerca al género, lo llevamos al extremo. Sigue siendo una gran comedia familiar, no es la típica de todos los días".

"Es porque no esperas ver a Ice Cube en una comedia familiar", dice el director Brian Levant. "Es algo sorprendente ver a Ice Cube lidiando con los dolores de cabeza que provocan unos niños de ocho y once años. Es algo que nunca le habíamos visto hacer antes, ser una niñera y mostrar sus instintos paternales. Estaba ilusionado por tener la oportunidad de trabajar con él en este papel y mi entusiasmo estaba más que justificado. Estaba hecho para este papel. Nos permitió ver una faceta de su personalidad que antes sólo se había perfilado -su gracia natural, su calor y su humanidad".

Más allá de la inteligente elección de Ice Cube, la línea argumental de ¿Cuándo llegamos? ofreció a Levant, "un maravilloso potencial para una comedia visual a gran escala utilizando la estructura de un viaje por carretera, y lo más importante, ¡grandes oportunidades cómicas con la destrucción total!, ríe. "en la película tratamos con coches destrozados y estrellados, y les prendemos fuego -de hecho, le causamos todo el daño que posiblemente pueda hacérsele a un vehículo y a sus ocupantes durante el transcurso de la película. ¡Diversión!" Durante el transcurso de la historia, la vida bajo control de un hombre cambia. "Es una fórmula muy simple", continúa Levant. "Coges un hombre que no tiene ningún tipo de experiencia con niños y lo expones a las peores facetas de la paternidad en un periodo de tiempo muy concentrado. En el transcurso de los 90 minutos en los que estamos en la carretera, Nick se enfrenta con todos los horrores a los que un padre puede enfrentarse".

Al mismo tiempo que las relucientes ruedas de Nick empiezan a girar, su experimentada visión del mundo empieza a cambiar. Y, dice Alvarez, eso es algo bueno. "La vida de Nick se ve convulsionada por esos niños. Comienza a relacionarse con ellos, lo que a su vez estrecha la relación con su madre". Es una faceta de Ice Cube que sus fans no habían visto antes, según Alvarez. Para el actor, el papel principal en el género de comedia familiar de carretera era un punto de partida interesante. "Una parte importante para divertir a la gente es el elemento sorpresa, darles algo distinto a lo que esperan", observa. "Así que cuando surgió esto, acepté inmediatamente. Nick es un personaje maravilloso y las situaciones a las que se enfrenta son divertidísimas - y algunas veces conmovedoras".

Hizo falta cierta cantidad de coraje para abordar el papel de Nick, dice Levant. "Quiero decir que en la película se lanza desde un tren y desde un caballo.

Dejamos caer un hacha gigante en su entrepierna. Tiene que saltar sobre coches en marcha, es zarandeado de un sitio a otro. Todos los días hicimos algo para humillarlo y seguía volviendo a por más".

Ice Cube estaba preparado para las exigencias físicas del papel y para hacerlas todas del tirón. "Hacer todas esas pequeñas locuras, ser vomitado encima, y todas esas cosas, tío, todo era parte de la diversión", dice con cara seria.

"Habría detestado ser demasiado duro para hacer bien la película. No tuve ningún problema en ser el blanco de una o dos bromas".

Parte del humor viene de ver a Ice Cube en situaciones improbables, como perseguir un tren en marcha montado en un caballo. "Esa es una de mis escenas favoritas de la película porque nadie lo hubiera esperado, ya sabes, Cube en un caballo", dice el actor.

La actitud divertida de Ice Cube hacia las situaciones inverosímiles en las que se ve envuelto en ¿Cuándo llegamos?, es al menos parcialmente, atribuible a la confianza en su director. Tanto Alvarez como Ice Cube se sintieron muy seguros con Levant dirigiendo la película debido a su experiencia con el material de estilo familiar. "Definitivamente queríamos a alguien que fuera un profesional de este género en particular", dice Alvarez, "alguien al que pudiéramos decir 'Oye, ¿esto funciona para el público familiar?' Y al mismo tiempo, fue capaz de incorporar algunos elementos que llamasen la atención al público principal de Cube. Así que tuvimos ese compromiso durante todo el proceso".

Por su parte, Levant está encantado por trabajar con Ice Cube. "Ice Cube tiene la fantástica capacidad de adaptarse a cualquier tipo de hombre, del mismo modo que Tom Hanks o Jimmy Stewart pueden ser cualquier persona que conozcamos, porque vemos parte de nosotros mismos en ellos", dice Levant. "Y como todas las auténticas estrellas de cine proyecta toda esa energía en la pantalla. Se puede palpar".

Levant también admiraba la determinación con la que Ice Cube se tomó el aspecto físico del papel, trabajando tan duro en las acrobacias como en inundarlas de humor. "Este chico es un auténtico atleta y le dimos a este aspecto un buen uso porque le hicimos correr y saltar y sufrir caídas. Y seguía volviendo a por más".

Ice Cube también precisó de su considerable experiencia como hombre del espectáculo. "Cube no sólo es actor y cantante. También es escritor y director. Y también aportó facetas de estas habilidades a su actuación. Siempre estaba ayudando, buscando más bromas, enriqueciendo el material. Constantemente nos estaba sorprendiendo con tomas interesantes, escenas paralelas e improvisaciones. Esto hizo mi trabajo mucho más fácil". Levant dio crédito al actor incluso en la idea de contratar a Nia Long para el papel femenino principal de la película. "Fue Ice Cube el primero en sugerir su nombre", dice Levant. "Y comprendí por qué cuando empezaron a actuar juntos.

Tienen esa química natural". Aquellos fuegos artificiales datan de la primera película en la que aparecían juntos, Los Chicos del Barrio.

Los años pasados no ha cambiado lo cómodos que se sienten juntos los actores. "En primer lugar Nia es fabulosa como actriz", dice Ice Cube de su coprotagonista. "Eso era obvio la primera vez que trabajamos juntos y así es también nuestra relación. Esa una persona fantástica y muy capaz de interpretar a una madre trabajadora".

Long le devuelve el cumplido, admirando la habilidad de Ice Cube de "convertirse en un tonto y seguir siendo un tío interesante".

Los dos niños actores con los que Ice Cube pasa la mayor parte del tiempo en pantalla estaban encantados por trabajar con él. Aleisha Allen, que interpreta a Lindsey Kingston, le describe como "impresionante". Philip Daniel Bolden, que interpreta a Kevin Kingston dice "Sí, es impresionante y también muy agradable".

"Aparte de ser adorables", dice Cube de sus co-protagonistas, "todo lo que hacían tenía algo de especial. Algunas personas simplemente tienen ese don, y estos dos chicos - lo tienen".

Aleisha y Philip fueron contratados tras una gran búsqueda de talentos. "Nuestros directores de casting tejieron una red mundial para encontrar el mejor talento", dice Levant. "Cuando vimos a Aleisha en video por primera vez, pensamos, 'es' ella. Entonces la vimos en Escuela de Rock, supimos que habíamos tomado la decisión adecuada".

"Philip brilló realmente en las audiciones", continúa Levant. "Nos enseñó que, aunque sólo tenía ocho años, también tenía un lado serio. Realmente disfruté trabajando con Philip y con Aleisha porque eran muy receptivos y muy pacientes. Y era gratificante observar su relación con Cube, tanto en pantalla como fuera.

Se puede decir que a Cube le caían muy bien, y eso se puede notar en la película. Definitivamente el público va a poder sentirlo".

Jay Mohr fue contratado como compañero y amigo de Nick, después de que Alvarez y Levant vieran los videos de un intercambio entre él y Ice Cube en la serie de 1999 de ESPN de Jay "Mohr Sports". "Y dijimos, 'Lo queremos justo así -dos tíos apoyándose mutuamente'", recuerda Alvarez.

Mohr describe su personaje, Marty, como alguien que no es necesariamente "la bombilla más luminosa del árbol, pero tiene un gran corazón". Levant estaba muy entusiasmado por contratar a Mohr en este tipo diferente de papel. "Jay da muchas garantías porque tiene un notable tempo cómico. Este papel es algo diferente del que está habituado. Estamos acostumbrados a verle con traje y corbata en 'The West Wing', y aquí tendrá que vestir una camiseta y ser el chico alelado de detrás del protagonista".

Otro brillante golpe de éxito surgió cuando el equipo de producción contrató a la veterana actriz Nichelle Nichols - mejor conocida como la Teniente Comandante Uhura en la serie original de "Star Trek" - para el papel de Miss Mable, la niñera de los chicos. Levant había trabajado recientemente con Nichols en la comedia de éxito Aventuras en Alaska. Él explica, "Era genial volver a trabajar con ella.

Vino para un par de días y simplemente robó el espectáculo. Todo el equipo estaba encantado cuando Nichelle estaba por allí".

Además de contar con un gran reparto de actores humanos, ¿Cuándo llegamos? también utiliza objetos inanimados para conseguir efectos cómicos. Durante el transcurso de la película, el valioso coche y el muñequito del tablero de mandos toman unas características decididamente antropomórficas.

La idea del muñequito surgió de la naturaleza del negocio de Nick. "Estaba intrigado por el hecho de que Nick regentara una tienda especializada de coleccionables deportivos", dice Levant. "Visualmente suponía muchas posibilidades para nosotros. Su profesión nos dio el vehículo para explorar las raíces del baseball negro". La película muestra muchos raros coleccionables auténticos como camisetas firmadas por el legendario Buck O'Neill de las Ligas de Negros y un casco de fútbol de los años 50 que utilizó Emlen Tunnell, el primer jugador negro de los New York Giants.

La figurita fue modelada como la legendaria estrella del baseball Satchel Paige. El muñeco del salpicadero se convierte en el 'confidente' de Nick en su escabroso viaje. "Él es como la voz de la razón en la cabeza de Nick", dice Ice Cube. (El actor Tracy Morgan es la voz de Satchel Paige).

¿Por qué Satchel Paige? Ice Cube mantiene que Paige, que hizo su debut en las ligas mayores a los 42 años y fue lanzador hasta que tuvo 59, nunca recibió el lugar que merecía en la historia: "Podría haber utilizado un jugador contemporáneo, pero pensé que tendría mucho más sabor si utilizábamos a alguien de las antiguas Ligas de Negros".

El muñeco no es el único objeto inanimado que parece cobrar vida. El coche de Nick, un Lincoln Navigator, tiene un desarrollo paralelo. "El viaje que hace el Navigator realmente refleja la soltería de Nick", dice Levant, "porque, al final, también es destruido… hemos desinflado sus ruedas y su orgullo".

Pero, básicamente, dice Ice Cube, ¿Cuándo llegamos? es el tipo de película que encantará al público familiar. "Es una buena historia que es divertida y optimista. Realmente es un cuento muy interesante sobre lo que tienen que atravesar dos personas para estar juntas".

"Todo el público la encontrará accesible y divertida", promete Mohr. "Tanto si eres niño o adulto, serás capaz de relacionarte con lo que está pasando.

Cualquiera que haya estado en un coche más de 20 minutos y no supiera donde iba podrá captarlo".

Para Levant, el título de la película le daba carta blanca para quitar el envoltorio de intentar darle al público una tarde fuera de casa perfecta. "Realmente quería que la gente aprovechase el dinero, calentando el horno cada vez más, añadiendo más energía y centrándonos en los incidentes. Quería que salieran satisfechos, explorando todos los aspectos cómicos".

Y quizá, añade Alvarez, la película pueda deslizar un mensaje subliminal. "En resumen, lo que estamos diciendo es que la familia es lo más importante que uno tiene. Mientras tengas el apoyo de tu familia y haya amor, todo está bien, todo pasará, todo irá bien".

Sobre la producción

Thomas Ackerman, director de fotografía de ¿Cuándo llegamos? describe el proceso de rodar esta ambiciosa producción como "un gran desafío y un poco desalentador, porque había algunas consideraciones, gran cantidad de rodaje dentro de un automóvil, accidentes organizados, caballos e incluso un ciervo mecánico".

El tiempo era un factor importante. El rodaje tuvo lugar durante la estación lluviosa de Vancouver. "Esta es la película más húmeda en la que he trabajado", ríe Levant. "Mojamos las calles. Salpicamos las ventanas. Trabajamos en la lluvia. Fingimos que no llueve cuando estaba lloviendo. Mojamos a la gente - no hay forma de aislarse".

Ackerman trabajó mucho en la pre-producción imaginándose las necesidades logísticas necesarias para rodar a tres actores confinados en un coche "página tras página, escena tras escena". Al principio, decidió investigar si era factible utilizar la proyección trasera, una técnica que lleva siendo utilizada cierto tiempo. "La razón por la que quería utilizar la proyección trasera es porque permitía conseguir una bonita imagen fotográfica tras los actores mientras están sentados en el coche. Eso les da la libertad de concentrarse en actuar en la escena y me da la habilidad de controlar la luz además de la composición del fondo y del primer plano de cada escena".

Ackerman fue más allá de los métodos tradicionales de la proyección trasera utilizando un sistema digital de proyección de última tecnología. Levant estaba impresionado con los resultados, haciendo notar que mediante el ingenio de Ackerman fue capaz de rodar escenas desde una variedad de ángulos dentro del coche "y no tuve que hacerlo en una carretera volviendo atrás constantemente para cada nueva toma".

Para la proyección trasera digital, los escenarios fueron rodados desde varios puntos de vista por el equipo de segunda unidad, proporcionando los fondos para cada secuencia. Para la distancia media de cada toma, unos raíles de 30 pies movían objetos reales, como árboles, por el plano, mientras que en el frente los tres actores se sentaban dentro del coche que estaba sobre una base móvil neumática hidráulica automatizada.

"Básicamente cogimos el esqueleto de un Lincoln Navigator de 6.000 libras y lo colocamos sobre una plataforma de podía realizar todo tipo de movimientos", explica Levant. "Intentamos darles a los actores un viaje movido, pero tratamos de no menearlos demasiado. Esencialmente es la misma tecnología que se usa en las atracciones más avanzadas de los parques de atracciones".

Ese esqueleto del Navigator sólo era uno de los muchos Navigators que utilizaron en la película, observa el diseñador de producción Stephen Lineweaver. "Empezaron pensando que iban a necesitar ocho Navigators pero al final ese número ascendió a catorce. El Navigator servía como metáfora cómica para la condición de vida inamovible de Nick. Al principio, el Navigator sale orgulloso de un escaparate, todo nuevo y reluciente. Al final es un coche bajo destruido con neumáticos demasiado pequeños".

Levant apunta que los viajes del Navigator desde "ser nuevo y reluciente y salir al mundo por primera vez llamando la atención a la gente, a convertirse en un cascarón quemado que recuerda vagamente lo que fue en el pasado. Se le tira de montañas, corre por bosques, va a toda velocidad por autopistas, se estrella contra barandillas. Las puertas se estrellan contra postes y señales de aparcamiento. Lleva una fenomenal paliza y al final sucumbe".

Una escena requería que uno de los Navigators cayese desde una montaña. El equipo colocó unas 4.300 cajas abajo, donde se suponía que debía caer el coche, para amortiguar el golpe y poder volver a utilizar el vehículo. Pero, dice Lineweaver, las cosas no fueron exactamente según el plan. "El conductor especialista fue demasiado entusiasta y no alcanzó las 4.300 cajas".

Es interesante que a pesar de la condición precaria de los Navigators al final del rodaje, la compañía automovilística Lincoln nos pidió que le devolviésemos los coches - "con lo que por fin pudimos utilizar las 4.300 cajas para mandar las piezas del coche vía UPS", ríe Lineweaver.

Otro uso de tecnología contemporánea fue el ciervo kickboxer animatrónico del maestro de los efectos especiales Walter Klassen. El ciervo a radio-control potenciado por aire tenía pelo auténtico, orejas que se movían, ojos que pestañeaban y una boca que se abría y se cerraba. Incluso su nariz resoplaba. Además, explica Klassen, los productores también necesitaban que el ciervo tuviera "actitud". Por lo que colocamos dientes superiores de silicona, que permitía reírse al ciervo, algo que un ciervo real no puede hacer".

El resultado fue una criatura que era increíblemente real, dice Ice Cube. "La escena del ciervo llega cuando Nick y los niños se detienen para arreglar un problema del coche. Ven al ciervo observándoles, y empezaron a darle comida. Lindsey decide tomar una foto. El flash asusta al ciervo y se viene hacia mí, por lo que tuve que pelear contra él. Le di su merecido. ¿Qué quiero decir? Ese ciervo no atacará a nadie nunca más".

CANAL COMPRAS