• Inicio Sugerir Modificar

El weekend


Cartel de El weekend

Dos hermanos en un frenético fin de semana...

Conozca a estos dos hermanos. El primero es Ed Waxman (Brendan Fehr). Ed creció grabándolo todo y a todos en vídeo. Después se enamoró de Cathy e inició una brillante carrera en el mundo de la publicidad. Sin embargo su talento se desvaneció el día en que Cathy le abandonó. Un viernes su jefe le da un ultimátum: el único modo de poder salvar su trabajo es aparecer en la agencia el lunes por la tarde con una propuesta de campaña de éxito mundial…

El segundo hermano es Cooper (Chris Klein), un actor mediocre que ha alcanzado el éxito financiero anunciando whiskey japonés. Es el cumpleaños de Ed y la bienintencionada ambición de Cooper para el fin de semana es simple -arreglar la vida a Ed haciendo que se acueste con alguien.

Ed se muestra reticente pero Cooper insiste en que volverá al trabajo en un estado mental más creativo. Cooper prueba los métodos tradicionales para emparejar a su hermano con una mujer -la amiga de una amiga, un bar, una lavandería. También intenta con algunos métodos no tan tradicionales -un local de striptease, una escuela de equitación, incluso un funeral. Los resultados son cada vez más desastrosos e hilarantes. Cuando pasa una noche en la cárcel con un maníaco la gota colma el baso: Ed ha tenido suficiente. Cooper y él llegan a las manos y Ed se marcha. Mientras las horas pasan, Cooper preocupado toma una decisión inesperada y Ed descubre la inspiración que necesita - siempre estuvo delante de sus narices.

     Título original: The long weekend
     Año: 2005
     Duración: 85 min.
     Nacionalidad: Canadá, Reino Unido, EE.UU.
     Género: Comedia.
     Fecha de estreno: 05/08/2005
     Distribuidora: Aurum Producciones S.A.

 

Comentario

Todo empezó con...

Esta salvaje y disparatada comedia surgió de una fuente inusual. Al productor Paul Brooks le preguntaron si existía algún modo cinematográfico de usar los hilarantes clips del catálogo de America's Funniest Home Videos que eran demasiado escandalosos para ser emitidos en prime time. Brooks y Peter Safran contactaron con el hermano de Peter, el escritor Tad Safran, para que redactase un guión sobre un par de tipos que se meten en un montón de problemas -una comedia potente para un público joven.

"Me senté a ver clips durante tres días enteros," dice Safran. "Hice una lista corta de los que pensé que funcionarían. Algunos de ellos son absolutamente increíbles."

El proceso desde la idea hasta el set de rodaje fue sorprendentemente rápido.

"Escribí El Weekend en marzo de 2003," dice Safran. "Entregué un primer borrador en junio y en enero de 2004 estábamos rodando."

En la película, los clips remiten a la eterna obsesión de Ed por grabar la vida en vídeo. También revelan los pensamientos de Ed y puntúan las hilarantes situaciones que Cooper causa en el transcurso del fin de semana del cumpleaños de Ed. Y, al final, proporcionan una inesperada respuesta al dilema profesional de Ed.

El primer guión escrito por Safran tenía suficiente humor para atraer a todos los miembros del reparto.

"Muy raramente leo un guión que me haga partir de risa," dice Klein, "pero éste era un guión con un chiste en cada página... a veces cuatro... eso no sucede muy a menudo."

"Cuando leí el guión por primera vez, pensé que era muy divertido," dice Cobie Smulders, que interpreta a la vecina de Chris y Ed, Ellen. "Es un tipo de humor muy espontáneo."

"Todo aquel que tenga sentido del humor disfrutará," comenta Fehr.

A pesar de su humor alocado y a veces vulgar, la historia tiene una profundidad que no siempre se encuentra en las comedias surrealistas. Los personajes son reales y simpáticos y Ed y Cooper demuestran una realista, aunque exagerada, relación fraternal. Ese era un elemento importante para Safran, quien tiene dos hermanos, y para los actores.

"Realmente quiero que mi hermano sea feliz," dice Klein. "Al final del día, Cooper y Ed realmente quieren lo mejor para el otro -eso procede del amor fraterno."

Fehr se hace eco de este sentimiento:

"Ed simplemente ha existido; ha estado fuera de la vida," dice Fehr. "Algo malo le ocurre y su vida entra en barrena. Su hermano le dice ahora que tiene que unirse a los vivos -al modo de Cooper. Eso lleva a situaciones divertidísimas. Las bromas entre los hermanos y las situaciones en que se meten son el eje de la película."

Más allá de las bromas, y a pesar de la horrible humillación que Ed experimenta al tratar de seguir los pasos de Cooper, el cariño entre los hermanos es evidente. Ed menosprecia la vida de Cooper porque realmente cree que su hermano sería capaz de hacerlo mejor con su talento. Cooper trata de obligar a Ed a vivir porque quiere que sea feliz y tenga éxito. Mientras la historia avanza, cada hermano aprende algo sobre el otro -y sobre sí mismo.

"En una película," dice Klein, "debes tener frases directas, debes tener narración y debes personajes bien construidos, independientemente del género."

El Weekend les proporciona todo esto más una interminable serie de momentos salvajemente divertidos.

Aunque la historia transcurre entre el viernes por la noche y el lunes por la tarde, tiene lugar en una asombrosa variedad de localizaciones. Las desventuras sexuales de Ed y Cooper les llevan a un restaurante mexicano, un club nocturno pasado de moda, un sórdido club de striptease, una lavandería, una iglesia gótica, una escuela de hípica, un baño turco, un club de fitness y la cárcel. Y, tratándose de Cooper, encuentran mujeres -bellas, aunque a veces extrañas- donde quiera que vayan. Para consternación de Cooper, emparejar a Ed con alguna de ellas parece una empresa condenada al fracaso.

"En una de las escenas, trato de liar a Ed con una madre soltera," dice Klein sobre su personaje, Cooper. Ese intento, en la escuela de hípica, acaba con la policía persiguiendo a Ed y Cooper -todo por culpa de un caballo con un mal sentido de la sincronización.

Para escapar de la policía, los chicos se escabullen tras una puerta y se ven atrapados en el funeral de una top model. La iglesia es enorme, tradicional e impresionante -y cada banco está lleno de mujeres espectaculares. Ed está horrorizado, sin embargo Cooper ve una oportunidad:

"Trato de hacer que se enrolle con las modelos de luto," dice Klein.

Cooper argumenta que la iglesia está llena de mujeres despampanantes que están apenadas y son vulnerables. Necesitan consuelo. Cooper aprovecha la oportunidad de pronunciar el discurso mientras Ed se encoge avergonzado a su lado.

"Si yo estuviese haciendo las frases de Cooper," bromea Fehr, "tendría que ir a confesarme después de cada toma."

¿Cómo puede Ed fracasar en una lavandería? Seguramente es un lugar limpio, sin sospechas para conocer a otras solteras. Para alegría de Cooper, la falta de habilidad de Ed con las lavadoras pronto le hace enfrascarse en una conversación con una verdadera belleza. Cooper no estaría tan contento si pudiese escuchar lo que ella tiene que decir.

De acuerdo, ¿por qué no el viejo recurso -la escena del bar? Los chicos entran en un bar -todo palmeras falsas y luces bajas. Quizás la dama de la mesa de al lado está un poco chalada, pero se muestra más que amistosa hasta que la torpeza de Ed con una simple cerilla quema ese puente.

Cada vez más desesperado, Cooper lo intenta en otro bar con un truco sucio. Casi funciona pero cuando sale mal, Ed acaba en la cárcel. Incapaz de demostrar su identidad, tiene que pasar la noche esquivando a un gigantesco compañero de celda ávido de sexo.

Cuando Ed s enfanda con Cooper y se larga, tropieza con su propio final feliz. El lunes por la tarde le encontramos de vuelta donde empezó, en la resplandeciente y creativa oficina de la agencia de publicidad BBLMFH&R. Ed suelta su discurso y reclama su vida.

El Weekend está producida por Gold Circle Films, productores de Mi gran boda griega y más recientemente White Noise (Michael Keaton), El día de la boda (Debra Messing y Dermot Mulroney) y Jiminy Glick in Lalawood (Martin Short); la película está dirigida por Pat Holden y los productores ejecutivos son Vin Di Bona, Scott Niemeyer, Peter Safran y Stephen Hegyes. Los productores son Paul Brooks y Shawn Williamson. El guión es de Tad Safran.

CANAL COMPRAS