• Inicio Sugerir Modificar

Wallace & Gromit: La maldición de las verduras


Cartel de Wallace & Gromit: La maldición de las verduras

La "vegetalmanía" se ha apoderado del pueblo donde viven Wallace y Gromit, y nuestros intrépidos héroes se han convertido en el dúo "Anti-pesto" dedicado al control de alimañas. El Concurso Anual de Verduras Gigantes se acerca y el negocio no puede ir mejor.

Pero el control "humanitario" tiene ciertos inconvenientes. La casa de Wallace y Gromit está repleta de conejos cautivos. Además de alimentar a su amo, Gromit se enfrenta a la tarea diaria de buscar comida para la creciente población conejera. Wallace, encantado con el éxito del negocio, se ha entregado a su mayor placer: comer queso. Gromit, a pesar de sus esfuerzos, no consigue hacerle seguir un régimen vegetariano. Como siempre, Wallace recurre a la tecnología y soluciona su problema con la "Manipulación mental-o-mática", un aparato que altera el cerebro.

Todo va viento en popa hasta que un conejo, verdadero monstruo nocturno, empieza a atacar y devastar los sagrados huertos del pueblo. Los habitantes están desesperados y el mismo concurso se ve amenazado hasta que lady Tottington, guapa heredera y anfitriona del concurso, impresionada por los métodos humanitarios de Wallace, contrata a Anti-pesto para cazar a la bestia y salvar al pueblo. Las ambiciones de Wallace se ven colmadas: es el tipo de cliente con el que soñaba.

El único que no parece estar satisfecho con la elección de lady Tottington es Victor Quartermaine, su arrogante pretendiente, un fanático de los deportes sanguinarios, que está más que dispuesto a matar al transgresor, convertirse en el héroe del pueblo y, de paso, en el marido de lady Tottington. Al parecer, hace tiempo que corteja a la rica heredera y no está dispuesto a permitir que un recién llegado se entrometa.

El concurso se acerca, pero Wallace y Gromit no consiguen proteger al pueblo de los ataques conejeros. No parece tarea fácil cazar al merodeador ladrón de verduras, poniendo a prueba la lealtad de Gromit hacia su amo y su tendencia a cambiar la naturaleza.

Cabe la terrible posibilidad de que se cancele el sacrosanto Concurso de Verduras Gigantes, y lady Tottington se ve obligada a permitir a Victor que salga de caza. Pero no imagina la malvada intención que anima al cazador, ni que las consecuencias para ella y nuestros héroes podrían ser terribles.

     Título original: Wallace & Gromit: The curse of the were-rabbit
     Año: 2005
     Duración: 85 min.
     Nacionalidad: Reino Unido
     Género: Animación.
     Fecha de estreno: 07/10/2005
     Calificación: Todos los públicos
     Distribuidora: United International Pictures

 

Comentario

Hace unos 16 años, los espectadores conocieron a un excéntrico inventor amante del queso llamado Wallace y a su fiel compañero canino, Gromit, en un corto de animación en plastilina titulado "A Grand Day Out". Esta comedia, en la que Wallace y Gromit viajan a la luna en busca de un suministro eterno de queso, fue la creación de Nick Park, un joven animador en stop-motion.

"A Grand Day Out" tardó seis años en ver la luz. Empezó como el proyecto de graduación de Nick Park cuando estudiaba en la Escuela Nacional de Cine y Televisión en Beaconsfield, Inglaterra. La producción ya estaba adelantada cuando conoció a Peter Lord y a David Sproxton, que ya se habían abierto camino en la animación stop-motion después de haber fundado Aardman Animation. Impresionados por lo que hacía Nick Park, le animaron a que llevara su proyecto a Aardman donde podrían colaborar en muchas más cosas.

En 1990, "A Grand Day Out" fue nominado a un Oscar al Mejor Corto de Animación, compitiendo directamente con otra creación de Nick Park, "Creature Comforts" que se llevó el premio ese año. Pero Wallace y Gromit no tardaron en obtener un merecido reconocimiento. En 1994, el segundo corto protagonizado por la pareja, "Los pantalones equivocados", ganó el Oscar al Mejor Corto de Animación. Dos años después, con el corto "Un afeitado apurado", también con Wallace y Gromit, Nick Park volvió al podio de la Academia para aceptar su tercer Oscar en la misma categoría. Los tres cortos de Wallace y Gromit también fueron premiados por los BAFTA.

Con cada nueva aventura crecía el número de seguidores de Wallace y Gromit en todo el mundo. Y ahora, por primera vez, el inventor empedernido y su fiel amigo de cuatro patas protagonizan un largo, WALLACE & GROMIT: LA MALDICIÓN DE LAS VERDURAS.

"Sinceramente, es un sueño hecho realidad", nos dice el guionista, director y productor Nick Park. "Creé a Wallace y a Gromit en la universidad. Todavía no salgo de mi asombro cuando pienso que protagonizan un largo".

WALLACE & GROMIT: LA MALDICIÓN DE LAS VERDURAS es la segunda colaboración entre DreamWorks Animation y Aardman. Las dos empresas unieron sus esfuerzos en el primer largometraje de Aardman, Chicken Run/Evasión en la granja, un éxito sin precedentes. Jeffrey Katzenberg, presidente de DreamWorks Animation, un fan sin complejos de las producciones Aardman, nos dice: "Vi el primer corto de Wallace y Gromit hará unos 15 años y, como a todo el mundo, me cautivaron los personajes. Tienen algo totalmente absurdo que se convierte en su mayor atractivo. Creo que el encanto de Wallace y Gromit procede del peculiar estilo de animación de Aardman. Es tremendamente visual. No importa a qué idioma se traduzca, siempre es divertido, encantador e ingenioso".

La productora Claire Jennings añade: "Al parecer, durante todos estos años, allí donde han ido Wallace y Gromit, la gente se ha encariñado con ellos. Son queridos en el mundo entero. Será interesante ver cómo reacciona la nueva generación cuando descubra a Wallace y Gromit".

Los productores David Sproxton y Peter Lord están de acuerdo en que la fama de Wallace y Gromit añadió todavía más presión a la hora de expandir el mundo en el que vivían. "En cierto modo, Chicken Run/Evasión en la granja fue más fácil porque los personajes eran nuevos", nos explica David Sproxton. "Nadie los conocía y teníamos total libertad para hacer lo que queríamos con ellos".

Peter Lord añade: "Hay muchas personas que conocen y quieren a Wallace y a Gromit, pero también hay gente que nunca les ha visto. Debíamos contar una historia para estas últimas y también para nuestros leales fans".

Para ser fieles a la historia y tradición de Wallace y Gromit, Nick Park, Peter Lord y David Sproxton reunieron un equipo creativo que ya había pasado mucho tiempo dentro y fuera de la casa del dúo de animación en el 62 de la calle West Wallaby. Steve Box, que había trabajado de animador en "Los pantalones equivocados" y "Un afeitado apurado", debuta como director en WALLACE & GROMIT: LA MALDICIÓN DE LAS VERDURAS.

"Hacer un mediometraje de 30 minutos de duración de Wallace y Gromit requiere mucho tiempo, mucha paciencia y mucha atención. Pero hacer un largo de 85 minutos es como construir la Muralla China con cerillas", nos dice Steve Box, riendo. "De hecho, es una auténtica hazaña. Trabajamos cinco años sin descanso porque hay que tener en cuenta cada detalle, por muy pequeño que sea. Pero creo que el gran reto a la hora de hacer pasar a los personajes de 30 a 85 minutos fue el guión".

Mark Burton, que ya había trabajado en Chicken Run/Evasión en la granja y no hace mucho en Madagascar, y Bob Baker, coguionista de "Los pantalones equivocados" y "Un afeitado apurado", colaboraron con Nick Park y Steve Box para desarrollar la historia y escribir el guión.

"Tardamos un cierto tiempo en encontrar una idea que pudiera desarrollarse en un largo", recuerda Nick Park. "Steve y yo nos pasábamos horas con los otros dos guionistas hasta que se nos ocurrió la idea del "conejo-lobo". Ya se sabe que las animaciones de Wallace y Gromit siempre hacen referencia a otros géneros y nos pareció que podía ser estupendo apoyarnos en las películas de horror de Universal. Pero en esta película, en vez de un hombre lobo, habría un "conejo-lobo". En el mundo de nuestros protagonistas no podía devorar carne ni beber sangre, debía ser algo mucho más absurdo, y por eso se lanza a las verduras. Es un monstruo hambriento de verduras. Por eso, WALLACE & GROMIT: LA MALDICIÓN DE LAS VERDURAS es la primera película de horror completamente vegetariana".

HABLANDO DE QUESO

Está muy claro que lo más fácil de WALLACE & GROMIT: LA MALDICIÓN DE LAS VERDURAS fue encontrar a los dos protagonistas. Por una parte, Gromit no habla, y por otra, a Wallace se le encontró hace 20 años. Peter Sallis ha sido la voz de Wallace desde que éste nació. Peter Lord nos dice: "No hubo ninguna duda, tenía que ser Peter".

Nick Park añade: "No puedo imaginar a Wallace sin la voz de Peter. Peter es Wallace y viceversa. Cuando empecé a crear los personajes en la universidad, Peter ya me pareció el actor ideal para dar voz a Wallace. Le conocía por la serie "Last of the Summer Wine" y me quedé con su voz. En esa época, yo era un estudiante bastante tímido con muy poco dinero para hacer la película, pero le escribí y, felizmente, aceptó el papel".

Peter Sallis recuerda: "A Nick Park le gustó la voz de mi personaje en "Last of the Summer Wine", así empezó todo. Me fui a la Escuela de Cine de Beaconsfield donde estudiaba Nick entonces, estoy hablando del año 83. Nos sentamos uno al lado del otro y grabamos "A Grand Day Out" con el micrófono que teníamos delante. Nada de cabinas acristaladas ni esas cosas. Decía el diálogo, pero Nick me interrumpía y me decía: 'Me parece que sería mejor así...' Al principio, reconozco que yo no estaba nada convencido. Llevaba años en el teatro y él sólo era un estudiante. Pero al cabo de muy poco tiempo, empecé a darme cuenta de que él tenía razón. Y siempre ha tenido razón desde entonces".

"Obviamente, en 1983 no podía imaginar en lo que se iba a convertir esto", sigue diciendo el actor. "Además, Nick ni siquiera podía enseñarme los muñecos, sólo teníamos un storyboard. Seis años después sonó el teléfono. Era Nick y dijo: 'Ya lo he terminado'. Sólo había tardado seis años".

Nick Park nos explica que el trabajo vocal de Peter Sallis fue mucho más allá de la voz del personaje. "Wallace tenía una cara muy diferente al principio. Pero el modo en que Peter formaba las vocales y decía cosas como 'Queso y rosquillas' me hicieron ver otra cara. Dejé que la voz de Peter me guiara y la cara de Wallace evolucionó a partir de ese punto".

Han pasado muchos años desde entonces, pero Nick Park nos dice: "La voz de Peter Sallis sigue tan joven y tan viva como siempre. Aporta mucha energía al papel y disfrutamos mucho trabajando juntos. Siempre nos hace reír".

El compañero silencioso de Wallace le acompaña en todas sus aventuras. Hablamos de Gromit, su perro. Peter Sallis nos dice: "Wallace y Gromit trabajan juntos y son unos auténticos colegas. La gente que conoce bien a los personajes siempre dice que Gromit es el cerebro de la pareja, pero eso no quita que Wallace sea un inventor muy hábil. Por ejemplo, fueron a la luna y volvieron mucho más deprisa que los americanos". Peter Sallis se ríe, recordando la primera aventura de la pareja en "A Grand Day Out". Sigue diciendo: "Es un hombre brillante capaz de inventar casi cualquier cosa, pero no entiende las cosas más simples. Le acompaña un personaje que no habla, pero que tiene los ojos y las orejas más expresivas que jamás se han creado. Tienen una química extraordinaria y todo se debe a Nick Park".

"Está claro que Gromit no habla, pero eso es importante en su relación", nos explica Nick Park. "No le hace falta hablar, su unión es mucho más profunda. Wallace es un inventor loco que primero actúa y luego reflexiona. Gromit es lo opuesto, es muy prudente. Wallace se decanta por la acción, Gromit por la reflexión. Desde luego, es el más inteligente de los dos. Es el sufrido compañero que siempre acaba sacando a Wallace de los líos en que se mete. Gran parte del humor está basado en las reacciones de Gromit".

Aunque Gromit no habla, Steve Box está de acuerdo en que sus expresiones hablan por sí solas. "Creo que Gromit es el personaje más temido por los animadores porque sus expresiones son de suma importancia. De hecho, en el guión, Gromit tenía diálogos tipo '¿Qué es esto?', 'Si al menos pudiera controlarle'. Su papel es crucial para la película. Al no usar palabras, se comunica en cualquier idioma".

En WALLACE & GROMIT: LA MALDICIÓN DE LAS VERDURAS las últimas invenciones de Wallace son muy útiles. Los habitantes del pueblo preparan el Concurso de Verduras Gigantes en el que pueden enseñar sus mejores logros. Pero la prolija población conejera amenaza con convertir los sacrosantos huertos en auténticos bufés libres. Anti-Pesto, una forma humanitaria de controlar a los conejos puesta a punto por Wallace, garantiza una protección total en los bancales que incluye un sistema de aviso sorpresivo.

La organizadora del concurso, lady Tottington, no tarda en requerir los servicios de Anti-Pesto. Helena Bonham Carter, que presta su voz a lady Tottington, nos dice: "Lady Campanula Tottington pertenece a la clase alta, pero está un poco chalada, bueno, es un poco excéntrica. Su única pasión son las verduras, pero tiene un problema conejero. El césped está infestado de conejos hambrientos. Por eso recurre a Wallace y Gromit que tienen una empresa de control humanitario de plagas. Para ella, el lado humanitario es muy importante. Me parece adorable. No nos parecemos en nada, a menos que yo no sepa verme", dice la actriz, riendo. "Pero tiene un gran corazón y la quiero mucho".

La actriz no es la única que adora a lady Tottington. Peter Sallis nos explica que Wallace cae prendado inmediatamente. "Wallace no acaba de creerse que va a conocerla y, en su presencia, se queda casi mudo. Ella se convierte en el centro del universo para Wallace. Es capaz de cualquier cosa para librar su huerto de la maldición conejera".

El encaprichamiento de Wallace saca de quicio a Victor Quartermaine, el pomposo pretendiente de lady Tottington. Victor corteja a la rica heredera de la mansión Tottington y no tarda en darse cuenta de que Wallace puede amenazar su solución financiera. Ralph Fiennes, el actor que presta su voz a Victor, nos dice: "Es posible que algunos le describan como un hombre elegante, pero es un grosero. Es insoportable, se cree el hombre más importante del mundo, el más guapo y el más valiente, pero no es más que un chulo. Desprecia a Wallace. Para él, Wallace es un don nadie, un hombrecillo que se entromete entre él y lady Tottington. Victor intenta conquistar a lady Tottington solucionando el problema conejero, pero lo malo es que está decidido a dispararles. Sin embargo, ella quiere a los conejos y no le parece un método adecuado. Por eso contrata a Wallace y a Gromit para deshacerse de los conejos de forma humanitaria, y eso enfurece a Victor".

Los directores Nick Park y Steve Box estaban encantados de poder contar con Ralph Fiennes y Helena Bonham Carter. Al parecer, los actores, ambos nominados por la Academia y más conocidos por sus papeles dramáticos, se lo pasaron muy bien con los diálogos cómicos de WALLACE & GROMIT: LA MALDICIÓN DE LAS VERDURAS. "Helena tenía mucha energía y aportó una excentricidad burbujeante a su personaje", nos dice Steve Box. "Y me encantó la caracterización de Ralph, me pareció hilarante".

Nick Park recuerda: "Enseñamos el modelo de lady Tottington a Helena y empezó a hablar inmediatamente con un tono muy elegante con toques cómicos. Es una gran actriz de papeles clásicos y me quedé asombrado viendo cómo era capaz de divertirse con el personaje. Ralph también llegó dispuesto a pasarlo bien y a interpretar a Victor a lo grande. Me encantó la calidad de su voz y lo que aportó al papel".

Ralph Fiennes y Helena Bonham Carter, ambos nativos de Inglaterra, son fans de Aardman y de Wallace & Gromit desde hace mucho, y no dudaron en aceptar el reto de meterse en su mundo. "Nunca me planteé si quería o no quería hacer la película", recuerda la actriz. "Me encanta todo lo que hace Aardman. Son películas que nacen del corazón, fieles a la naturaleza humana. Se les da muy bien subrayar las pequeñas idiosincrasias que hacen funcionar a la gente. Con Wallace y Gromit, encontraron dos estupendos personajes que funcionan de maravilla juntos. Se parecen a una gran pareja de cómicos que se comunican de otro modo".

Ralph Fiennes dice: "Una razón por la que quise hacer la película es porque me gusta mucho este tipo de animación. La animación en plastilina no tiene el acabado perfecto de otras animaciones. El hecho de que los animadores deben animar cada una de las figuras le confiere una cualidad artesanal. Recuerda a un niño jugando con figuras y da la sensación de que uno también podría jugar con esos personajes. Y no olvidemos la imaginación e inventiva de las películas de Wallace y Gromit. Les admiraba profundamente antes de ésta. En mi opinión, el humor tonto llevado a niveles sublimes es el más divertido".

Las voces del resto de los personajes de WALLACE & GROMIT: LA MALDICIÓN DE LAS VERDURAS pertenecen a Peter Kay, un cómico muy premiado, en el papel del policía escéptico PC Mac; el veterano Nicholas Smith como el reverendo Hedges, que tiene pánico al "conejo-lobo"; y Liz Smith, una actriz con muchas tablas, en el papel de la Sra. Mulch, capaz de cualquier cosa para proteger su tesoro vegetal.

LA INTERPRETACIÓN Y LOS MUÑECOS

En una película de animación, la interpretación de los personajes depende tanto o más de los animadores como de los actores que les prestan su voz. Esto se hace aún más patente en el mundo de la animación stop-motion en la que los animadores pasan una infinidad de horas animando milímetro a milímetro muñecos inanimados.

El proceso empieza con el diseño de los muñecos. Hasta ahora, en los cortos, Wallace y Gromit casi nunca se topaban con otros personajes humanos, pero no es así en su primer largo. Jan Sanger, la diseñadora jefe de muñecos, y su equipo se encargaron de diseñar y crear todo un vecindario lleno de personas y animales de edades, formas y tamaños diferentes. Además, como el pelo y la ropa de cada muñeco se moldea y pinta a mano, los modelistas se convirtieron en diseñadores de vestuario y peluqueros de unos clientes de lo más excéntrico.

Nick Park recuerda: "Ya teníamos a los personajes principales de WALLACE & GROMIT, pero los habitantes del pueblo también participaban en la historia. Contamos con un equipo genial que se encargó de construir unos 40 muñecos, incluidos Victor y lady Tottington. Esos dos personajes representaron mucho trabajo, sobre todo lady Tottington, que se cambia de ropa muy a menudo". Y añade, riendo: "Hubo grandes discusiones acerca de qué debía ponerse en cada escena".

Jan Sanger nos dice: "Fue muy interesante sacar a Victor y a lady Tottington a escena porque son dos personajes brillantes. Nos permitieron añadir otra dimensión al mundo de Wallace y Gromit. Fue fantástico trabajar con ellos. Victor es un pomposo que deja muy claro cómo va a deshacerse de los conejos. Lady Tottington es grácil y elegante; pasamos muchas horas viendo revistas de moda para crear su vestuario".

La diseñadora añade que el coqueteo de Wallace con la elegante lady Tottington incluso llega a influir en el vestuario del inventor. "Cuando Wallace quiere conquistarla, le convencimos para que abandonara el habitual chaleco verde por otro con un dibujo en zig-zag. Hablamos con los directores y les ofrecimos varios modelos hasta conseguir el chaleco perfecto".

Cada muñeco se construye más o menos igual. Empieza con un armazón metálico que sirve de esqueleto. Obviamente, este armazón varía según el tamaño del muñeco, si es bípedo o si anda a cuatro patas o, en el caso de Gromit, de las dos formas, según le apetece en cada momento.

A continuación se moldea cada muñeco con una mezcla especial de Plasticine (plastilina) a la que se llama cariñosamente "Aard-mix" que aguanta algo más que la plastilina normal. Los espectadores que recuerden el primer largo de Aardman, Chicken Run/Evasión en la granja, se darán cuenta de la diferencia con los muñecos de WALLACE & GROMIT: LA MALDICIÓN DE LAS VERDURAS. Los pollos tenían un acabado mucho más perfecto, mientras que en esta película, se ha preferido mantener el aspecto algo irregular de la plastilina de acuerdo con la tradición de los cortos de Wallace y Gromit en los que, como dice Nick Park, "hay marcas de dedos".

Peter Lord nos lo explica: "Si se ven marcas de dedos significa que es real, que es tangible. Por suerte, a nuestro público siempre le ha gustado este toque personal".

"Son los pequeños defectos que dan un aspecto artesanal", añade David Sproxton. "Y cuando algo es artesanal, uno siente que se hizo con amor y mucho cuidado".

Cada personaje tenía varios muñecos en poses y con ropa diferente, algunos más que otros, según la cantidad de escenas en las que salía. Por ejemplo, había 35 versiones de Wallace y más de una docena de lady Tottington y Victor. Además, cada muñeco tenía una serie de piezas de recambio como son los ojos, las orejas, la cabeza y las manos. También se moldearon docenas de bocas para cada personaje para que los animadores pudieran sincronizar el movimiento de los labios con las palabras. Cada vez que se cambiaba una boca, el animador debía asegurarse de alisar las "costuras".

Una vez terminados los muñecos, se entregaron a los animadores para que éstos les hicieran "interpretar" durante los dos años siguientes. Guiado por la visión de los dos directores, el supervisor de animación Loyd Price encabezó un equipo de 30 animadores y ayudantes para la realización de WALLACE & GROMIT: LA MALDICIÓN DE LAS VERDURAS.

Es casi imposible imaginar la infinidad de horas de meticuloso trabajo y el nivel de concentración requeridos para hacer una película de animación al estilo Aardman. Basta con pensar en términos de cifras. Dado que en 35 mm hay 24 fotogramas por segundo, es posible que un personaje, según la acción contenida en la secuencia, adopte 24 posturas diferentes en un segundo y que para cada postura sea necesario cambiar milimétricamente el movimiento del cuerpo, de la cabeza, brazos, piernas, dedos, ojos, orejas, boca, etc. Además, la plastilina es maleable, lo que implica un constante re-esculpido.

Si multiplicamos lo anterior por el número de personajes de la escena y le añadimos el movimiento de los objetos que les rodean, se empieza a entender que es una película literalmente "hecha a mano". Posiblemente la prueba mayor de la paciencia y tenacidad del equipo de animadores es que había días en que se usaban 30 decorados a la vez para conseguir, a lo sumo, diez segundos de película acabada al final del día.

"Es a cámara muy, muy lenta", nos dice David Sproxton. "Los animadores deben saberse de memoria cada movimiento de la acción antes de empezar. Algunos incluso lo interpretan para aprenderlo mejor".

Peter Lord añade: "Es cámara lenta, sí, pero curiosamente, también es una interpretación en directo. A lo mejor, un animador tiene todo el día para realizar una toma de tres segundos, pero sólo tiene una oportunidad. Si la toma es larga, es posible que tarde una semana, y al final la presión aumenta porque si se comete un error, todo el trabajo de una semana se pierde. Desde luego, es lento, pero es un trabajo en el que la adrenalina tiene un gran papel. Todos pasan miedo", dice, riendo.

Otro elemento estresante para los animadores es que su trabajo debe ser consistente. Wallace y Gromit, al ser los protagonistas, están en casi todas las escenas, y era imposible que un solo animador generara todas sus acciones. Pero todos los animadores de Wallace y Gromit debían tener exactamente el mismo estilo. Merlin Crossingham, animador y director de la segunda unidad, encargado de la animación principal de Wallace y Gromit, nos dice: "Creo que todo el equipo animó a Wallace y a Gromit en un momento dado del rodaje porque son los héroes y están en casi todas las secuencias. Es obvio que yo no podía animarles siempre, pero debíamos asegurarnos de que todos estábamos sincronizados en cuanto a movimientos y expresiones".

La animación de Gromit planteó los mayores retos para el equipo de animación ya que no expresa sus sentimientos y pensamientos a través de la palabra, sino mediante expresiones, miradas y movimientos del cuerpo. Su interpretación está total y literalmente en la cabeza de los animadores, pero el resultado incluso impresionó a la premiada Helena Bonham Carter: "Gromit es un poco como un actor de la época del cine mudo. No le hace falta hablar, basta con verle para saber lo que piensa. En cierto modo, es el mejor actor de cine que conozco", dice con una sonrisa.

Aunque no sale mucho en pantalla, el conejo-lobo planteó graves problemas a su animador, Ian Whitlock, empezando por el hecho de que la plastilina está cubierta de pelo. Si el animador usaba los dedos para moverlo, habría dejado marcas, lo que en animación stop-motion y según él, "podía parecer que había algo arrastrándose ahí debajo. Tuvimos que encontrar un modo de animarlo sin tocarlo, no fue nada fácil".

Para solucionar el problema, los modelistas colocaron pequeñas palancas en la espalda de los muñecos del conejo-lobo a las que Ian Whitlock podía acceder con pequeñas herramientas. Dado que estos muñecos eran de mayor tamaño que el resto de los personajes, el armazón también debía ser más pesado y más complicado, pero el incremento de peso creaba otro problema, según nos explica el animador: "El problema de un muñeco de mayor tamaño es que hay una lucha constante con el armazón porque se necesita más tensión para levantar una pierna o para que el brazo adopte una postura. El armazón sufre más por el material exterior que tira de él y no puede ser tan ligero como nos gustaría. Por lo tanto, se necesita más presión para moverlo y puede ser bastante molesto con los movimientos más delicados".

3D DENTRO DEL 3D

Tanto la animación por ordenador como la animación con plastilina pueden describirse como animación tridimensional aunque les separan varios mundos en cuanto a la realización. De todas las películas - cortos o largos - producidas por Aardman, WALLACE & GROMIT: LA MALDICIÓN DE LAS VERDURAS es la que más ha usado la técnica de animación por ordenador.

Nick Park nos dice: "La plastilina tiene límites. No sirve para hacer humo, niebla o agua. Bueno, sí se puede, pero nos eternizaríamos. Por eso hablamos con The Moving Picture Company (MPC) para que se encargaran de los efectos".

"No tenemos prejuicios contra las otras técnicas", añade Steve Box. "Todas tienen la misma importancia, para nosotros son otras herramientas. Queremos escoger la técnica adecuada para cada trabajo. Usamos la animación por ordenador para conseguir efectos como agua, humo, polvo, y la película ganó mucho. Por ejemplo, cuando el vicario va hacia la iglesia y la niebla se mueve detrás de él. Ya no volverán los días del algodón atado a un hilo. MPC hizo un trabajo asombroso, da otra dimensión a la película".

Gran parte de la animación por ordenador se dedicó a dos de las últimas invenciones de Wallace: el "Mind-O-Matic" (Mente-O-Mática), en el que se emplearon efectos visuales para simular las ondas cerebrales; y el "Bun-Vac 6000", un espacio ingrávido donde flotan los conejos hasta que son liberados sin haber sufrido daño alguno.

No fue muy difícil conseguir que los conejos flotaran en el "Bun-Vac" sin que chocaran. Sin embargo, Jason Wen, el animador de MPC encargado de los conejos, nos dice: "No queríamos que los conejos se limitaran a dar vueltas, había que añadir el toque Aardman a cada toma. La única solución fue animar manualmente a 30 conejos, conseguimos que movieran las patas, intentaran coger algo, sacudieran las orejas. Así la toma es más divertida".

Uno de los mayores retos para los animadores por ordenador fue conseguir que los conejos generados por ordenador se parecieran a los muñecos menos perfectos de plastilina. Jason Wen nos dice: "Estudiamos la textura. Cuando un animador de plastilina tuerce un brazo o mueve una oreja, el movimiento jamás puede tener la perfección ni la precisión de una figura generada por ordenador. Tuvimos que añadir esos pequeños saltos producidos por la manipulación manual además de simular las ligeras marcas de dedos en la plastilina. Debimos investigar y experimentar, pero creo que lo conseguimos".

"Para nosotros, era de suma importancia que los conejos tuvieran un acabado similar al de la plastilina. Me parece que lo copiaron muy bien", dice Nick Park. "Incluso a mí me cuesta ver la diferencia".

UN MUNDO PEQUEÑO

A pesar de la influencia de la animación por ordenador, WALLACE & GROMIT: LA MALDICIÓN DE LAS VERDURAS sigue fiel al estilo clásico que hizo famosa a la pareja favorita de Aardman. La industria de la animación ha sufrido una auténtica revolución tecnológica, pero las cuidadas técnicas de la animación stop-motion, aunque han mejorado con los años, casi no han cambiado desde que nació esta técnica.

Puede decirse que la animación en plastilina tiene más en común con las películas con actores de carne y hueso que cualquier otro tipo de animación porque los personajes y los decorados existen en la realidad, no son dibujos ni los genera un ordenador. Aardman se refiere a menudo a su peculiar estilo de realización cinematográfica como "películas en directo en miniatura", teniendo en cuenta que aquí, la palabra clave es "miniatura".

No se realizan localizaciones para las películas de animación en plastilina porque a menos que uno fuera a Liliput, sería imposible encontrar lugares para personajes de 25 a 30 cm de alto. El diseñador de producción Phil Lewis fue el encargado de diseñar 30 decorados que incluyeran hasta el más mínimo detalle. Después de haber trabajado como director artístico en los cortos de Wallace y Gromit, ya estaba muy familiarizado con el hogar de la pareja en el 62 de la calle West Wallaby. Uno de los cambios más significativos en este decorado fue la pared de la que cuelgan los retratos de los clientes de Anti-Pesto, cuyos ojos brillan y se mueven, dando la alarma si hay conejos en las cercanías.

Contrastando con la modesta casa de Wallace y Gromit, los decorados de la mansión Tottington debían ser elegantes y grandes. Fueron necesarias ocho semanas para construir la residencia de lady Tottington, que incluye un magnífico invernadero ubicado en una azotea y espléndidos jardines, y que se inspira sobre todo en Montacute House, perteneciente al patrimonio nacional.

Se recrearon más de cien variedades de hojas para que los huertos, los bosques y los invernaderos parecieran más auténticos. Los invernaderos están hechos con diminutos paneles de vidrio. Se moldearon más de cien verduras y frutas en miniatura (sobre todo melones, calabazas y zanahorias) para plantar en los huertos a la espera del gran concurso.

Los papeles murales de la mansión Tottington y de otras casas están pintados a mano. Las herramientas de jardín y las que se ven en el taller de Wallace son copias en miniatura de herramientas auténticas.

Se cuidó cada detalle del vehículo Anti-Pesto de Wallace y Gromit, un Austin A35 en miniatura. Para conseguirlo, hubo que construir varios maquetas a escala que costaron más que el original. En el coche casi todo funcionaba de verdad, los faros, las luces de posición, los limpiaparabrisas. Las puertas, los cristales, el capó y el maletero se abrían y se cerraban. Los constructores incluso se aseguraron de que la presión de los neumáticos fuera correcta.

Dada la lentitud y meticulosidad de la producción, siempre se rodaba en varios decorados a la vez. Los dos directores, Nick Park y Steve Box, se repartían las escenas y llegaban a recorrer unos 8 km diarios para supervisar los diversos decorados.

También había dos directores de fotografía, Dave Alex Riddett y Tristan Oliver, que se encargaban de controlar los movimientos de cámara y de que la iluminación fuera correcta durante la filmación de una sola escena, algo que podía durar días, semanas e incluso meses. Por suerte para los directores de fotografía, hoy en día los movimientos de cámara pueden controlarse a través de un ordenador. Eso permitía a los animadores preparar una escena sabiendo en qué punto exacto estaría la cámara. Sin embargo, si alguien cometía un error, era casi imposible arreglarlo. Tristan Oliver nos dice: "Cuando uno rueda con actores, se hace otra toma. Con este tipo de animación, es imposible. Si me equivoco, el animador me maldecirá porque le he estropeado seis días de trabajo".

Sin embargo, Dave Alex Riddett y Tristan Oliver pudieron usar menos potencia para iluminar los decorados porque la velocidad del obturador es menor que en una cámara normal. En vez de usar focos para cine, usaron una iluminación más teatral, más pequeña y manejable. También se sirvieron de espejos colocados estratégicamente para dirigir la luz en los pequeños decorados y usaron geles de colores para crear los tonos adecuados.

Para los fans de los cortos de Wallace y Gromit, nada es tan reconocible como una banda de viento de Yorkshire tocando los conocidos temas compuestos por Julian Nott. Hans Zimmer, que colaboró con Julian Nott en calidad de productor musical, dice: "Fue muy fácil encontrar el tono porque Julian ya había hecho todo el trabajo de base con los cortos. Me pareció que debíamos incrementar la sensación que se percibe en los cortos a través de la música. La banda quizá sea más numerosa que en las películas anteriores, pero sigue siendo el sonido familiar de una banda de viento de Yorkshire".

Julian Nott está de acuerdo: "Me enfrenté a un proceso completamente diferente al contar con una orquesta de 90 miembros. Prácticamente hay música durante los 85 minutos que dura la película, y si no se hace bien, puede sacarle a uno de quicio. Pero aprendí algunas técnicas con Hans; es obvio que es un experto".

Nick Park añade: "Julian y yo nos conocimos en la universidad. Siempre ha sido el compositor de Wallace & Gromit. Compuso magníficas partituras para todos los cortos y estaba claro que tenía que componer la banda sonora del primer largo de Wallace y Gromit. Hans Zimmer se unió a la producción en calidad de asesor y fue genial tener a alguien como él, pero la partitura es claramente del estilo de Julian".

"Lo más importante es saber capturar el encanto de Wallace y Gromit", nos dice Julian Nott. "Son dos personajes muy optimistas y no son nada cínicos, algo que no abunda en las producciones británicas. Pero sobre todo tienen encanto, es imposible no quererlos".

Nick Park está de acuerdo: "No queríamos que la música fuera demasiado impresionante; queríamos que fuera una banda de metal del norte. No queríamos alejarnos de Wallace y Gromit. A pesar de hacer un largo, mantuvimos el toque artesanal; me parece muy importante. Teníamos una enorme producción apoyándonos, pero pensamos que debía parecer el trabajo de un par de chicos instalados en un garaje en Bristol. Nos pareció importante mantener esa sensación de "pequeñez" porque es su mayor encanto".

CANAL COMPRAS