• Inicio Sugerir Modificar

Ojalá fuera cierto


Cartel de Ojalá fuera cierto

David alquila un pintoresco piso en San Francisco y lo que menos espera - y quiere - es compartirlo. Ya lo tiene casi desordenado a su gusto cuando aparece una bonita chica, aunque bastante mandona, llamada Elizabeth que insiste en que el piso es suyo. David piensa que ha habido un enorme malentendido... hasta que Elizabeth desaparece tan misteriosamente como ha llegado. Nada, ni siquiera cambiar la cerradura, impide que Elizabeth entre y salga a su antojo, principalmente para regañar a David por ensuciar "su" piso.

Convencido de que es un fantasma, David intenta ayudar a Elizabeth a pasar "al otro lado". A pesar de que Elizabeth descubre que tiene ciertas cualidades etéreas - como la de atravesar paredes - no piensa ir a ninguna parte porque cree que sigue viva. Mientras David y Elizabeth empiezan a investigar para descubrir quién es Elizabeth y por qué ha llegado a este punto, la relación se convierte en amor. Por desgracia, les queda muy poco tiempo antes de que su futuro se desvanezca para siempre.

     Título original: Just like heaven
     Año: 2005
     Duración: 95 min.
     Nacionalidad: España
     Género: Comedia.
     Fecha de estreno: 02/12/2005
     Calificación: Todos los públicos
     Distribuidora: United International Pictures

 

Comentario

La historia de OJALÁ FUERA CIERTO empezó en las páginas del bestseller del mismo título que marcó el debut del novelista francés Marc Lévy. Los productores Laurie MacDonald y Walter F. Parkes se enteraron de la existencia de esta romántica historia de amor, que va más allá de las fronteras del mundo físico y metafísico, unos meses antes de que la novela fuera publicada en inglés.

Laurie MacDonald nos dice: "Por desgracia, ninguno de los dos hablamos francés, y sólo teníamos una sinopsis en la que basarnos. Aun así, nos pareció que la descripción de los personajes y la historia podían funcionar muy bien en la gran pantalla".

En cuanto recibieron las galeradas de la traducción en inglés, se confirmó su primera impresión. "Había algo encantador, conmovedor en la situación. Nos pareció accesible, romántica y con un gran potencial humorístico. Por eso compramos los derechos y empezamos a desarrollar el proyecto", añade la productora. Aunque Laurie MacDonald y Walter F. Parkes han producido películas de contenido romántico con toques cómicos, el productor nos explica: "De hecho es la primera comedia romántica de verdad que Laurie y yo hemos producido. Un buen guión de una comedia romántica tiene un lado elegante. No requiere grandes efectos especiales ni una enorme producción; se basa en una historia bien contada acerca de dos personas que se hacen querer. Por su simplicidad, puede obtener la misma reacción emocional, hasta visceral, que producen las superproducciones, incluso más que esas películas. En una buena comedia romántica, el público tiene que encariñarse con los protagonistas casi en el mismo momento en que aparecen y, si todo funciona bien, sentirse cada vez más cercano a ellos según avanza la película".

"En mi opinión, las mejores comedias románticas son las inesperadas", añade Laurie MacDonald. "Creo que esta historia es una de ellas. Es muy graciosa, pero hay momentos en que los personajes tocan temas más profundos y se vuelve conmovedora".

CANAL COMPRAS