• Inicio Sugerir Modificar

Los dos lados de la cama


Cartel de Los dos lados de la cama

Han pasado tres años y parece que nuestros protagonistas han sentado la cabeza. Javier va a casarse con Marta, una joven doctora que ha conseguido curarle el miedo al compromiso. Pedro está completamente enamorado de Raquel, su nueva novia, con la que por fin se plantea un futuro en común. Rafa parece que también ha encontrado la felicidad junto a Pilar, que no sólo le quiere y cuida, sino que también le reeduca con un peculiar estilo.

Los chicos sienten que por fin han madurado y van a ser capaces de vivir en pareja, hasta aquí todo perfecto, pero….y las chicas ¿qué opinan de esto? Raquel y Marta tienen planes diferentes que ponen en peligro la estabilidad de sus parejas. Pilar ha encontrado de nuevo la ilusión del amor con un amante desconocido, al que también está reeducando, cómo no, a su manera. Y para acabar de complicar la situación en la vida de los chicos aparece una nueva mujer: Carlota, dulce, imprevisible, divertida y original, que, por supuesto, hará que pierdan la cabeza (sí, ésa que estaban a punto de sentar).

¿Qué harán Raquel y Marta con sus "reformados" novios? ¿Quién será el amante secreto de Pilar? ¿Qué hará Rafa al respecto? ¿Qué pinta Carlota en todo esto?

¿Encontrarán Pedro y Javier la felicidad? ¿Dónde y cómo lo harán?. Todo esto lo descubriremos sólo en la última canción, porque esta vez también cantan. Por supuesto.

     Título original: Los dos lados de la cama
     Año: 2005
     Duración: 112 min.
     Nacionalidad: España
     Género: Comedia. Musical
     Fecha de estreno: 21/12/2005
     Calificación: Mayores de 18 años
     Distribuidora: Buena Vista Internacional.

 

Comentario

Empecemos por el segundo lado, el de los chicos. Han pasado varios años desde la película anterior, y al principio parecen otros, más seriecitos, menos juguetones. Sentando la cabeza. Quieren casarse. Ver la televisión con ella, una sola. Nada de líos. Pero enseguida surgen las grandes preguntas: El hombre, ¿es por naturaleza polígamo, o solo bígamo?, ¿engaña, es engañado, o las dos cosas?, ¿Cuál de los cuatro es el mayor botarate? Sin duda Rafa, el taxista, y esta es una competición reñida a lo largo de la película. La inmadurez como seña de identidad. La suficiencia como antesala del desastre. El hombre que estaba en Babia. El hombre que sabía demasiado poco. Qué risa, es como nuestro amigo. No tiene gracia, es como yo.

Sigamos por el primer lado, el de las chicas. A lo mejor aceptan casarse con ellos, pero, eso sí, nada de tener niños. Hoy por hoy están muy ocupadas en otras cosas. Y además comparten un secreto: olvidaron algo en el cuarto de baño. Qué susto. Pero vamos al grano: ¿se casan o no se casan? Y en caso afirmativo, ¿con quién? Esta es la pregunta, pero no es la única. Porque Pilar, que sigue hablando por los codos, también tiene un secreto. Un diario, como Ana Frank. Allí cuenta su gran romance. Su aventura con C.. ¿Quién será C.?, pregunta angustiado Rafa a Carlos. Un exnovio, claro, ¿quién va a ser?

Pues no está tan claro, porque en esta película están pasando cosas muy raras. Si Marta abandona a Javier, este lo intentará con Raquel, la chica de Pedro. La tradición tiene sus exigencias. Pero si ella no quiere, qué fastidio. ¿Por qué no querrá, si Javier funciona en la cama como un reloj suizo, tanto si está en el lado izquierdo, como si está en el derecho?… Luego está Marta, que no se pone al teléfono porque está bañándose. Pero Raquel, ¿por qué no coge el teléfono?, se pregunta Pedro. A lo mejor también está bañándose. Pero si él quería casarse con ella… ¿O será precisamente por eso? La conclusión es que tenemos a los chicos con los dos lados de la cama para ellos solos. Aburridos. ¿O es mejor así, sin compromisos?. Los dos solos, como siempre. Esto es vida, no van a parar de follar.

Y lo más raro es lo de Carlota, la chica que bebe porque la ha dejado su novio. Carlota no termina de caer en ninguno de los dos lados de la cama, y finalmente ha quedado del lado del centro, completamente descolocada. Con un chico a cada lado. Y por tanto con uno de los chicos en el lado de las chicas. Qué lío. Todo esto empieza a parecernos sospechosamente antinatural y preferimos no seguir por este camino. Lo mejor será escuchar al Zorro, el personaje positivo de la historia, que, aunque esté disecado, nos invita a ser como él, a permanecer al acecho, pero completamente inmóviles, disecados, para que no nos pase nada cuando se cumpla la profecía de Rafa y España se acabe definitivamente.