• Inicio Sugerir Modificar

Memorias de una geisha


Cartel de Memorias de una geisha

Una niña japonesa es separada de su humilde familia para trabajar como sirvienta en una casa de geishas. A pesar de que se cruza en su camino una rival traicionera, que casi consigue quebrar su entereza, la niña se convierte en la legendaria geisha Sayuri. Hermosa y dotada de un gran talento, Sayuri cautiva a los hombres más poderosos, pero sobre ella se cierne la sombra de un amor secreto, un hombre al que ella no puede aspirar.

     Título original: Memoirs of a geisha
     Año: 2005
     Duración: 145 min.
     Nacionalidad: EE.UU.
     Género: Drama.
     Fecha de estreno: 20/01/2006
     Calificación: Mayores de 18 años
     Distribuidora: Columbia Tri-Star Films España, S.A.

 

Comentario

Además de la vida ritual de la okiya, el equipo recreó con detalle espléndidas fiestas, actuaciones de danza del festival de primavera, escenas de calles abarrotadas, un combate de sumo, citas en casas de té formales, una impresionante pelea entre Sayuri y Hatsumono, la ocupación de la ciudad en tiempos de guerra y la transformación que esta sufrió en la posguerra, entre otras muchas cosas.

A continuación, el equipo se trasladó al norte de California para continuar el rodaje en el Museo del Ferrocarril de Sacramento, en los recodos del American River, en el territorio donde se desató la fiebre del oro y en los abruptos acantilados de la costa.

La producción continuó después en Japón, donde se realizaron tomas en exteriores auténticos hasta ahora nunca, o rara vez, vistos en una producción de Hollywood. Entre los escenarios se encuentran el templo budista de Kiyomizu -construido sobre pilotes, fundado en el año 778 y reconstruido en 1633-, y el de Yoshimine, que data del año 1029. Las tranquilas aguas del santuario sintoísta Heian Jingu, en el centro de Kioto, sirvieron para representar fielmente el estado de ánimo de Sayuri en una de las secuencias finales de la película y el mágico Fushimi Inari, en el que kilómetros de torii (arcos) de color anaranjado remontan las colinas de la ciudad, constituyó el telón de fondo ideal para la escena de la transformación de la joven Chiyo. La energía y el magnetismo del legendario santuario sintoísta, donde los peregrinos imploran alivio para sus penas, reflejaban la esperanza de esa niña, su determinación y su alegría el día en que conoció al Presidente.

CANAL COMPRAS