• Inicio Sugerir Modificar

La última señal


Cartel de La última señal

Desde hace dos años, Kathy, de cuarenta, se esfuerza por sanar las heridas tras la muerte prematura de su brutal, desequilibrado, y alcohólico marido: Jeremy. Su mundo gira en torno a los tres hijos: Frank, de 15 años, Maggie, de 10, y Fiona, de 8. Sin embargo, acontecimientos extraños, perturbadores, van a trastornar la paz del refugio.

Kathy regresa a su antiguo trabajo como técnico de laboratorio y alquila la casita que previamente usaba Jeremy para su práctica médica. El inquilino es MARC LARIEU, un ingeniero francés. Marc se evidencia alguien encantador y no tarda en establecer férreos lazos con los hijos de Kathy. Pese a ello, ésta le evita.

Ensombreciendo más las cosas, cada noche, Kathy recibe llamadas telefónicas anónimas que la atormentan. La fuente de estas lacerantes llamadas es un motel donde ella y Jeremy celebraron el banquete de bodas años atrás. Allí le espera una inoportuna sorpresa en la persona de Fergus, un botones ingenuo cuya vida Jeremy había salvado.

Pese a que Kathy se siente cada vez más atraída hacia Marc, los recuerdos de los días de amor junto a Jeremy se van haciendo más y más intensos, y hay misteriosos signos que parecen multiplicarse a su alrededor. No le es posible corresponder al interés que Marc tiene por ella. Su colega de trabajo, Endora, una médium con poderes, le explica que Jeremy está pidiendo perdón a gritos pero Kathy no se lo cree. Sin embargo, le embargará el pánico cuando descubra que Fergus O'Brian, el responsable de las llamadas telefónicas a media noche, ha muerto hace ya algunos meses. Kathy empieza a creer que ha perdido el juicio.

Marc abandona pronto toda esperanza de relación con Kathy y acepta un nuevo destino en el extranjero. Incluso a su hijo Frank le resulta imposible convencerla para partir del lugar. Sólo cuando escapan por muy poco de la muerte en una carretera, recupera Kathy el sentido común. Perdona a Jeremy, garantizándole así el descanso eterno, y afronta, junto a Marc, el inicio de una nueva vida.

     Título original: The last sign
     Año: 2005
     Duración: 98 min.
     Nacionalidad: Canadá, Reino Unido, Francia
     Género: Intriga.
     Fecha de estreno: 31/03/2006
     Calificación: Mayores de 13 años
     Distribuidora: Manga Films

 

Comentario

Quería realizar una película popular. Por ello entiendo un film apasionante, lleno de suspense, y atractivo emocionalmente.

La última señal trata de auténticas emociones humanas: vida, muerte, amor, aflicción... todas las emociones que pueden embargarnos en un momento u otro de nuestra existencia.

Mi protagonista femenina, Andie MacDowell (Kathy) es la actriz perfecta para el papel y jamás hubiera intentado realizar este film sin ella. La edad que tiene, su aspecto, toda su persona, hecho de belleza madura y ternura, hace que nos preocupemos y simpaticemos por y con ella.

Tim Roth (Jeremy), quien interpreta al marido difunto de Kathy, aporta otra dimensión de esta historia. Le vemos por medio de una serie de flashbacks rodados de tal modo que no permiten al público discernir entre lo que la protagonista femenina cree que ve y oye y la realidad. Quiero que el público se sienta confundido y amenazado, cuanto menos al principio, permitiéndoles adentrarse en el mundo de Kathy lentamente lo que a su vez ayudará a esclarecer y situar la relación con su marido quien, real o no, está impidiéndole avanzar.

En Samuel LeBihan (Marc), dispongo de alguien enamorado que trata de granjearse el afecto de Kathy y es quien en realidad conduce la historia. Obliga a Kathy a enfrentarse a sus demonios y finalmente a desprenderse de la aflicción que durante tanto tiempo ha sobrellevado sobre sus hombros.

Mi película, nos permitirá ver a gente auténtica en una situación ligeramente surreal pero con la que sin embargo la mayoría de nosotros podríamos identificarnos. La atmósfera, la iluminación, la música, el sonido, junto a un reparto extraordinario, todo contribuye a la creación de un film emocionante que confío mantendrá al público clavado en sus butacas.

CANAL COMPRAS