• Inicio Sugerir Modificar

Los tres entierros de Melquíades Estrada


Cartel de Los tres entierros de Melquíades Estrada

El cuerpo de Melquiades Estrada aparece en pleno desierto, donde ha sido enterrado precipitadamente después de su asesinato. Las autoridades locales, sin preocuparse por las causas de este crimen, dan sepultura a Melquiades en el cementerio público.

Pete Perkins, capataz de la región y mejor amigo de Melquiades, decide investigar por su cuenta y descubrir al asesino, obligándole a que lleve a su amigo a su Eldorado natal, México. De esta manera ofrecerá a Melquiades su viaje más hermoso, el de su tercer entierro.

     Título original: The three burials of Melquíades Estrada
     Año: 2005
     Duración: 116 min.
     Nacionalidad: EE.UU., Francia
     Género: Drama.
     Fecha de estreno: 17/02/2006
     Calificación: Mayores de 13 años
     Distribuidora: Alta Films, S.A.

 

Comentario

Origen del proyecto

Guillermo Arriaga es uno de mis mejores amigos y compañero de caza. Coincidí con él en California hace tres o cuatro años y lo invité a una partida de caza en el Rancho WD, en Texas. Michael Fitzgerald, productor de la película, también estaba con nosotros. Un día en que estábamos los tres en un coche, bromeamos sobre la cantidad de talento que había reunido ahí y nos preguntamos: "¿Y si hacemos una película juntos?".

Todos los temas que yo quería abordar aparecían en la historia verdadera de un hombre joven al que mataron las autoridades estadounidenses por un estúpido y terrible error. Fue un hecho horripilante y los acontecimientos que siguieron fueron especialmente insufribles para los habitantes de la frontera entre el norte de México y el sur de Texas. En eso es en lo que me inspiré. Por otra parte, quería captar, a través del objetivo de una cámara de cine, mi tierra, mi gente y nuestra cultura, y hablar de cuestiones públicas y privadas acerca de las cuales tenemos muchas cosas que preguntarnos. Es evidente que adoro mi tierra, y por eso quería rodar allí.

El guión

Guillermo Arriaga tiene un punto de vista único sobre el mundo: es muy original, muy disciplinado, pero al mismo tiempo absolutamente indomable e independiente. Tengo la suerte de que uno de mis mejores amigos es uno de los mejores guionistas del mundo en activo. Escribió el guión en español e hizo que se lo tradujera una persona con la que colabora a menudo. A mí se me ocurrió encargar que lo tradujeran dos traductores distintos, y así disponer de tres versiones del guión sobre la que hacer la mía. Finalmente, a través de todas esas versiones, encontramos una lengua que se parecía a la de la gente del sur de Texas, con su propio ritmo y su propia poesía. Guillermo tiene un oído muy poético para los diálogos en español, y yo traté de lograr su nivel en los diálogos en inglés.

Desde el primer momento, Guillermo me dijo que no iba a escribir con una óptica secuencial, porque no le interesaba respetar un desarrollo cronológico. A mí me pareció muy bien, porque, desde mi punto de vista, en esta historia, el pasado, el presente y el futuro se desarrollan simultáneamente. Yo me proponía presentar diferentes perspectivas en lo que se llama tiempo secuencial y diferentes perspectivas de acuerdo con los testigos de los acontecimientos. El resultado es que la secuencia de los hechos se puede contemplar desde diferentes puntos de vista, algunos de los cuales están en el pasado, y otros en el presente. La gente siempre se está mirando entre sí: es un tema recurrente, así que tenemos muchos testigos, unos más reflexivos que otros.

La fotografía

Lo único que le pedí a Chris Menges es un profundo amor por los colores y que fuera muy audaz. Mi sentido del color procede de México, Mondrian, Matisse, Jean-Luc Godard, Akira Kurosawa... Así es como veo el color. Así es como soy.

Los personajes

El personaje que interpreto, Pete Perkins, aspira a las mismas cosas que podría aspirar un ángel: querría que la paz reinara en el mundo. La película tiene una parte alegórica, de hecho es totalmente alegórica, y en ella Pete quiere que la humanidad haga el bien, eso es todo. Es capataz en un gran rancho texano y se mueve en un medio "bicultural": habla español e inglés y la cultura mexicana forma parte de su vida, desde los alimentos que toma hasta las palabras que utiliza en su trabajo... Cuando asesinan a uno de sus hombres y ve que el caso va a ser archivado sin investigación ni proceso, Pete se queda escandalizado por la falta de respeto hacia una persona a la que considera un amigo y a la que respeta por muchas razones, un hombre al que no se puede despreciar por el mero hecho de proceder de México y no tener pasaporte. En cuanto a Melquiades Estrada, es un personaje lleno de sueños, al que le hubiera gustado vivir de la tierra, pero que se ve alejado de ese sueño por las circunstancias. Es un hombre sentimental y reflexivo, que merece respeto y no que lo maten como a un perro. Es un personaje angélico, honesto y digno, que hace el bien por donde pasa. Y gente como él también existe.

Pienso que Guillermo ha descrito al sheriff Belmont como un hombre que ha visto demasiadas cosas en la vida y que ya no quiere ver más. Es incapaz de llegar hasta el final en ninguna cosa. Tiene una personalidad que me interesa mucho, porque no es una persona inútil, pero nunca llega a terminar nada.

Mike Norton, el guardia fronterizo, es una representación de todos los hombres. La película muestra todas esas cosas estúpidas, absurdas, geniales, tristes y redentoras que los hombres hacen para encontrar el camino de la luz. Hay un elemento socrático en la relación entre Pete y Mike, porque Pete se convierte en una especie de mentor que aprende del contacto con su alumno.

Fronteras

Debido al tema del guión y a las localizaciones, y también por mis propios planteamientos, la película no se desarrolla en dos regiones sino en una sola, que no tiene mucho que ver ni con lo que pasa en México ni con lo que pasa en Washington. Si se consideran todas las realidades que se tratan en la película, la existencia de una frontera internacional está lejos de ser lo más importante. Me gustaría que los espectadores retuvieran de la película que es posible mirar al otro lado del río y verse a uno mismo, que no sólo es deseable sino imperativo hacerlo. Tanto Guillermo Arriaga como yo pensamos que el hombre que está al otro lado del río somos nosotros mismos.

CANAL COMPRAS