• Inicio Sugerir Modificar

El arco


Cartel de El arco

Un barco, semejante a un punto, flota en el mar. Una suerte de bandera blanca, sucia y manchada por el tiempo, está atada al mástil. Ondea al viento con energía, la misma energía que mueve al dueño del barco, un hombre de sesenta años. Atada al barco, hay una barca más pequeña de la que ondea una bandera de colores, tan alegre como una muchacha. Unos cuantos pescadores, sentados en un sofá de brillantes y llamativos colores instalado en el puente del barco, disfrutan con sus cañas. Hay una cara de Buda dibujada en una pared de la cabina con un columpio delante.

Hace diez años que una muchacha, ahora tiene dieciséis, vive con el hombre mayor y que le ayuda sirviendo bebidas a los pescadores. Algunos de ellos le lanzan miradas seductoras e incluso se atreven a tocarla, pero ella se limita a sonreír. Cuando un hombre se propasa de verdad, el viejo pescador hace uso del arco para protegerla y el hombre la suelta. El viejo pescador también lee el futuro de sus clientes si ellos se lo piden. La muchacha se ata un trapo blanco a la muñeca y se sienta en el columpio delante del Buda. El viejo pescador se aleja y dispara una flecha hacia la muchacha. Lee el futuro a partir de la posición en la que cae.

     Título original: Hwal
     Año: 2005
     Duración: 95 min.
     Nacionalidad: Corea del Sur, Japón
     Género: Drama.
     Fecha de estreno: 31/03/2006
     Calificación: Mayores de 13 años
     Distribuidora: Golem Distribucion, S.L.

 

Comentario

La naturaleza, un plató sin límites

El plató de El arco fue el mar y un viejo barco en medio del mar.

El director Kim Ki-duk escogió el mar cerca de la "Roca de las hadas", en el pueblo de Euolwang, región de Incheon, para rodar la película. Luego encontró un viejo barco de pescadores que serviría de hogar para el viejo pescador y la muchacha, lo hizo reparar y lo echó al mar. Dado que el barco era prácticamente el único decorado de toda la película, el decorador se empeñó en que debía encajar perfectamente con el paisaje marítimo. El espectador descubrirá un cielo azul lleno de misterio, un océano sin límites en el que flota el viejo barco decorado con telas de colores y con un gran retrato de Buda pintado en una pared de la cabina.

Diecisiete días de duro rodaje en el mar

El rodaje de El arco empezó el 2 de enero de 2005, un día de viento y de mucho oleaje. El equipo rodó durante 17 días sin descanso en un barco sin un lavabo en condiciones o un sitio donde resguardarse del frío invernal. El rodaje planteaba serias dificultades. Por ejemplo, hacer caber 50 personas en un barco con el equipo correspondiente y los decorados, rodar en un ambiente siempre en movimiento, volver a tierra regularmente en medio del oleaje. Para colmo, hay una base militar muy cerca del punto escogido por el director y cabía la posibilidad de que empezaran a disparar en plena noche. Todos los miembros del equipo debían llevar un chaleco salvavidas en todo momento y mirar mucho dónde ponían los pies.

Las joyas escondidas en El arco

El arco: El objeto central de la película es, claro está, el arco. No sólo es el título de la película, sino que simboliza varias cosas y es el atrezzo más importante. El jefe de atrezzo había pensado en encargar un arco especial a un artesano, pero Kim Ki-duk prefirió comprar un arco cualquiera. Envolvió los extremos con telas de colores para que fuera un poco más llamativo. Se dio pátina a la madera para que pareciera fuerte, pero usada.

El retrato de Buda: Antes de empezar a rodar, se invirtió mucho tiempo en decorar el barco de pesca. Había que convertir un barco ordinario en un lugar para pescar en alta mar. La estrecha cabina debía convertirse en un habitáculo para el viejo pescador y la muchacha. Para la escena en que el pescador predice el futuro, la muchacha debía columpiarse delante de un retrato de Buda mientras el pescador disparaba una flecha hacia el cuadro. El director encargó al pintor Jung Byung-gook que pintara un Buda tradicional coreano. Pero no fue nada fácil pintar en la pared exterior de la cabina de un barco en pleno invierno. Poco a poco, el cuadro cobró dignidad y se convirtió en un impresionante decorado que confiere una atmósfera única y misteriosa a la película.

La música: El guión contiene una anotación del director Kim Ki-duk: "¿Sería posible sacar notas de la cuerda del arco?" Se le había ocurrido la increíble idea de tocar una pieza musical con el arco. Al final, el director decidió usar un violín coreano porque se toca como podría tocarse un arco. Kim Ki-duk tuvo la oportunidad de oír un concierto de Kang Eun-il y se quedó asombrado. La música le pareció escrita específicamente para El arco. Finalmente, se utilizaron dos piezas para cuerda de Kang Eun-il, "Desaparición" y "Vuelo". Sin duda, los espectadores se quedarán admirados cuando el viejo pescador empieza a tocar el arco.

CANAL COMPRAS