• Inicio Sugerir Modificar

La niñera mágica


Cartel de La niñera mágica

Los siete hermanos Brown, Simon, Tora, Eric, Lily, Christianna, Sebastian y la pequeña Aggy, posiblemente sean los niños más traviesos que jamás hayan existido. Cuidar de su prole y trabajar en la funeraria local es más de lo que puede hacer su pobre y agobiado padre. Su esposa murió hace apenas un año y su tía Adelaide, una mandona insensible que le ayuda a llegar a fin de mes, amenaza con retirarle la pensión si no se casa dentro de 30 días. El Sr. Brown sabe que si no lo hace, irá a la cárcel por no poder pagar las deudas y prefiere no pensar en el destino reservado a los niños.

Decide no decir nada a sus hijos, pero éstos se enteran y creen que su padre no les quiere lo suficiente para decirles que van a tener una madrastra. Se comportan todavía peor, si cabe, y consiguen, mediante insoportables travesuras, echar a otra niñera. Simon, el mayor y cabecilla, apunta el tiempo que ha durado cada una de las diecisiete niñeras y las travesuras con las que consiguieron echarlas.

Todo el mundo le dice al Sr. Brown que necesita a una niñera muy especial, Nanny McPhee, pero no sabe quién es ni cómo encontrarla. "Nevará en agosto antes de que esto se solucione", le dice la Sra. Blatherwick, la cansada cocinera, a Evangeline, la criada que adora a los niños a pesar de su comportamiento. La familia Brown necesita un milagro, y llega Nanny McPhee.

Una noche, mientras los niños están literalmente destrozando la cocina, el santuario de la Sra. Blatherwick, donde tienen prohibida la entrada, la legendaria Nanny McPhee aparece en la puerta. Es una mujer pequeña de aspecto serio que se hace cómico de tan feo. Tiene la nariz bulbosa, una sola y repulsiva ceja le cruza la frente, dos verrugas peludas decoran su cara, pero lo peor es un tremendo diente salido. El Sr. Brown duda que sea ésta la persona que todos le recomiendan, pero no es capaz de dar respuestas satisfactorias a las preguntas de Nanny McPhee. "¿Dicen gracias y por favor?", le pregunta ella. "¿En qué contexto?", contesta él, sin saber qué decir. Nanny McPhee da su veredicto: "Sus hijos me necesitan". Se dirige a la cocina para enfrentarse por primera vez a los temibles niños Brown que se quedan un poco cortados ante el alarmante aspecto de la buena mujer. Pero deciden ignorarla y "jugar en la cocina toda la noche".

Basta con un golpecito de la varita mágica de Nanny McPhee para que todo cambie. Ya no controlan sus juegos y se dan cuenta de que tendrán que pasarse la noche jugando en la cocina les guste o no, si no piden a Nanny McPhee que les deje parar. Simon se enfrenta a la niñera por no decir "por favor", pero cuando parece que por su culpa "la cocinera hervirá y Aggy volará en pedazos", Simon se rinde y pronuncia la palabra por primera vez. Y lo hace con educación.

En un instante, la cocina está impecable. Ni la cocinera ni Evangeline recuerdan lo que ha pasado ni la magia de la que han sido testigos. Pero los niños sí se acuerdan, y lo más pequeños temen haber encontrado a una contrincante a su medida.

     Título original: Nanny McPhee
     Año: 2005
     Duración: 97 min.
     Nacionalidad: Reino Unido
     Género: Comedia.
     Fecha de estreno: 07/04/2006
     Calificación: Todos los públicos
     Distribuidora: United International Pictures

 

Comentario

Emma Thompson y Lindsay Doran formaron un equipo guionista-productora en 1990 cuando se conocieron en el rodaje de Morir todavía, protagonizada por la primera y producida por la segunda. Hacía diez años que la productora buscaba a alguien capaz de adaptar la novela Sentido y sensibilidad de Jane Austen para el cine. Después de ver unos episodios de una serie para televisión escritos por Emma Thompson, supo que había encontrado a la persona idónea.

"Emma es una guionista extraordinaria", nos dice Lindsay Doran. "Tiene un gran sentido del drama y del humor, un estilo conmovedor que nunca roza el sentimentalismo. También tiene un don innato para escribir diálogos de época accesibles a los oídos de hoy en día".

Después de la experiencia de Sentido y sensibilidad, empezaron a buscar otro proyecto. A pesar de tener muchas ideas, ninguna les entusiasmaba realmente hasta que en 1997 Emma Thompson le habló a la productora de la serie de libros infantiles Nurse Matilda. "No sabía ni que existían", nos dice Lindsay Doran, en esa época presidenta de United Artists Pictures. "Pensé que era cosa mía, pero luego me enteré de que eran muy poco conocidos, incluso en Inglaterra".

"Estaban en la librería", recuerda la actriz. "Me gustó el texto y las ilustraciones. Eran directos, ingeniosos; tenían un lado algo tenebroso, pero había otro muy conmovedor. Volví a descubrirlos hace unos siete años y pensé que se podría hacer algo con ellos". "Emma me contó las líneas maestras durante una comida", recuerda Lindsay Doran. "Me bastó con eso, me pareció una idea genial para una película. Pasaron los días y no se me iba de la cabeza, me parecía divertido, conmovedor. En mi opinión, es la mejor forma de desarrollar un proyecto, con entusiasmo".

CANAL COMPRAS