• Inicio Sugerir Modificar

El caso Slevin


Cartel de El caso Slevin

A Slevin la vida no le va nada bien. Acaban de declarar ruinosa su casa y ha encontrado a su novia en la cama con otro hombre. En un intento de desconectar de todo y salir de Los Angeles una temporada, toma prestado el apartamento de su amigo Nick Fisher en Nueva York. Pero las cosas sólo están a punto de empeorar.

En el oculto mundo de los criminales neoyorquinos, los dos mafiosos más respetados y temidos son El Rabino y El Jefe. Anteriormente socios y actualmente enemigos acérrimos, los dos gángsteres viven atrincherados en sus fortalezas, una frente a la otra. A pesar de su poder, los dos están prisioneros de su propia paranoia ya que llevan 20 años sin salir de sus particulares reinos.

Pero la tensión entre ellos va en aumento. Para vengar el asesinato de su hijo, El Jefe planea matar al hijo del Rabino. Pero si parece un asesinato premeditado desencadenará la Tercera Guerra Mundial. Para solucionar el problema El Jefe contrata al conocido asesino a sueldo Goodkat, cuyo plan es de lo más sencillo: buscará un jugador que le deba mucho dinero al Jefe y le obligará a matar al hijo del Rabino. Y... ¿A quién elegirá? A Nick Fisher.

Mientras tanto, en el apartamento de Nick, Slevin flirtea con Lindsey - la guapa y simpática vecina de Nick - cuando llama a la puerta para pedir azúcar. Los siguientes en llamar a la puerta serán los secuaces del Jefe que vienen a recoger a Nick. A pesar de sus protestas, Slevin es incapaz de convencer a los mafiosos de que él no es su hombre. Le llevan ante el Jefe y éste dejará clara la oferta: Slevin mata al hijo del Rabino y así saldará la deuda.

Las cosas van de mal en peor cuando los hombres del Rabino cogen a Slevin, confundiéndole con Nick Fisher, y exigen también el pago de una considerable deuda de juego. Con tantas visitas a los jefes del crimen, los movimientos de Slevin despiertan las sospechas de algunos de los mejores detectives de Nueva York, incluyendo a Brikowski.

Slevin y Lindsey, que ahora son íntimos, saben que no les quedan muchas opciones. Van a tener que hacer algo, incluso algo impensable, para poder salir de este laberinto de falsas identidades.

     Título original: Lucky Number Slevin
     Año: 2006
     Duración: 109 min.
     Nacionalidad: EE.UU.
     Género: Intriga.
     Fecha de estreno: 07/04/2006
     Calificación: Mayores de 18 años
     Distribuidora: Tri Pictures, S.A.

 

Comentario

EL CASO SLEVIN comenzó en la imaginación del guionista Jason Smilovic como una historia "acerca de un tío con una suerte increíblemente mala" y a lo largo de los años evolucionó hasta convertirse en un thriller inteligente repleto de giros y personajes fuertes. Tyler Mitchell, uno de los productores de Film Engine, explica que le pareció un guión extraordinariamente bien escrito y lleno de dinamismo: "El escritor tiene un estilo único, crea personajes muy complejos y además mezcla géneros de un modo que nunca he visto antes".

Film Engine es una empresa fundada por un grupo de jóvenes productores - todos amigos (entre ellos el protagonista, Josh Hartnett) - que enseñaron el guión a los productores de Ascendant Pictures, Chris Roberts, Christopher Eberts y Kia Jam. Su opinión del guión coincidió plenamente con la de Film Engine y Eberts explica que el lunes siguiente entraron todos en la oficina citando sus diálogos. "Sabíamos que un material de esta clase atraería a muchos grandes actores así que nos apresuramos a concretar el acuerdo de producción".

Al director escocés Paul McGuigan también le encantó el guión e inmediatamente aceptó dirigirlo. Ya había establecido una excelente relación profesional con Josh Hartnett durante la exitosa Obsesión. El productor Tyler Mitchell señala que supo que McGuigan era el director ideal para SLEVIN cuando vio su filme Gangster Number One: "Llevaba unos diez minutos viendo la película cuando llamé a Jason Smilovic para decirle que ya teníamos el director que buscábamos y le envié la cinta por mensajero. Al día siguiente Jason me llamó y me dijo, 'Dios mío, este tipo es increíble'. Trabajar con Paul ha sido estupendo. A través de su estilo visual eleva aún más el guión y además da a los actores mucha libertad. A menudo una escena salía mejor que en el guión simplemente porque dejaba a los actores hacer lo que quisieran".

CANAL COMPRAS