• Inicio Sugerir Modificar

Galatasaray-Depor


Cartel de Galatasaray-Depor

Galatasaray-Dépor narra cuatro historias pintorescas y desenfadadas, con personajes estrafalarios, que ilustran los graciosos malentendidos que la comunicación intercultural suele originar. Todas tienen lugar el mismo día, aunque en ciudades diferentes, y en ellas los problemas que plantean las consabidas barreras lingüísticas se ven agravados por un hecho totalmente ajeno pero igualmente caótico: ese día los ánimos están encendidos en toda Europa por el partido de la final de la Liga de Campeones, que se está celebrando en Moscú entre el Galatasaray de Estambul y el Deportivo de la Coruña…

Moscú

Por si tuviera pocos problemas, el taxista que la lleva, en vez de dejarla en el hotel la abandona en un barrio peligroso... donde le roban. Elena, una vecina del barrio, mayor pero espabilada, ha visto el atraco y siente la necesidad de ayudarla. Aunque no entienden ni una palabra de lo que la otra dice, Kate, tras unos reconfortantes tragos de vodka, consigue explicarle que necesita ir a una comisaría. Pero la policía moscovita no sólo trabaja de forma diferente a los agentes londinenses, sino que además tiene que mantener a raya a 18.000 hinchas de fútbol; y, lo que es más importante, los agentes también quieren ver el partido. Sin embargo, con la astuta ayuda de Elena las barreras se desmoronan. Ahora Kate va a conocer al hijo de Elena, que es taxista. El taxista que la llevó a ella…

El Depor marca un gol; Resultado: 1-0.

Estambul

Rocco, un estudiante alemán, decide fingir un robo para timar a su aseguradora. Localiza un sitio creíble, salta a la calzada y llama a un taxi con muchos aspavientos. Pero para su desgracia, en lugar de dar con el típico taxista parco en palabras que lo llevaría corriendo a una comisaría, tropieza con Celal, un tipo belicoso que habla alemán perfectamente y que quiere ir en busca de los presuntos malhechores. Ya en comisaría, Rocco hace una declaración poco creíble, que, aunque impactante, incita al inspector a encargarse del caso como si se tratara de un asesinato en serie llevado por el FBI. Encerrado en una habitación y rodeado de miles de fotos de sospechosos, Rocco está a punto de venirse abajo. Entonces llama a Celal, que lo rescata de los policías. Pero al enterarse de la estafa, éste reclama a Rocco una parte de las ganancias. Los dos compinches deciden tomarse un descanso para ver el partido…

El Galatasaray empata con un gol en el último minuto; Resultado: 1-1, y ahora viene la prórroga.

Santiago de Compostela

Sus tendencias suicidas llevan a Gabor, un desgraciado húngaro, a hacer un peregrinaje a pie por todas las catedrales emblemáticas de España. En la plaza de la Quintana le roban la cámara, con más de 500 fotos de sus dos años de viaje. Por suerte encuentra a un policía cerca. Pero el tranquilo agente provinciano Barreira parece más interesado en charlar sobre el idioma y la cultura que en ayudar al desesperado Gabor. Tras un breve rodeo para visitar a las mujeres de su vida, Barreira lleva por fin a Gabor a la comisaría, donde están viendo el partido a todo volumen. El húngaro intenta explicarle varias veces el suceso, pero al agente le parece mucho más entretenido el partido. Barreira acaba perdiendo la paciencia y le dice a Gabor que vuelva al día siguiente con una historia mejor. Gabor pierde la esperanza, pero Barreira se despide de él con las unas palabras de aliento: "Peregrino, lo importante no son las fotos sino el camino…"

Misma franja horaria que en Estambul, la prórroga está a punto de empezar.

Berlín

Claude y Rachida, una pareja de artistas callejeros franceses, están viajando por la "nueva" Europa en busca de aventuras y mucho dinero. Con lo del dinero aún no han tenido suerte, y encima su furgoneta se avería y se quedan sin un duro. Están frustrados, y a Claude se le ocurre fingir un atraco para sacarle al seguro el dinero suficiente para proseguir con el viaje. Pasean por varios barrios, pero a sus parisinos ojos todo resulta demasiado limpio y ordenado. Con la ayuda de una guía de viajes, deciden que Kreuzberg, con una gran población turca, es el sitio más verosímil para la historia del atraco. Claude se pone a "ensayar" cuando, para su desgracia, aparece una furgoneta de la policía. La versión que dan, mezclando rusos con turcos, se vuelve cada vez más absurda, cuando de repente se les ocurre un cambio total de estrategia. Una idea que resultará desastrosa…

En la prórroga el empate continúa; el resultado se decidirá en una tanda de penaltis chutados a 11 metros de distancia…

Nada está decidido aún … para nadie.

     Título original: One day in Europa
     Año: 2005
     Duración: 95 min.
     Nacionalidad: Alemania, España
     Género: Comedia.
     Fecha de estreno: 02/06/2006
     Calificación: Mayores de 7 años
     Distribuidora: Notro Films

 

Comentario

El tema de fondo de esta película está contenido en el propio título en inglés (One day in Europe, "un día en Europa"); puede referirse al presente, a hoy, a un día concreto en Europa, y también puede entenderse como "un día en Europa habrá...", en el sentido de "algún día, en el futuro...". Aquí es donde se encuentra la utopía. ¿Cómo hacer una película sobre Europa, sus gentes y sus distintas mentalidades? ¿Qué ciudades escoger? ¿Qué referencias? Como no sólo quería escribir el guión sino además dirigir la película, tenía que tener en cuenta aspectos muy prácticos. Yo vivo en Berlín, estuve un tiempo en Santiago de Compostela, tengo buenos amigos en Estambul y he visitado Moscú varias veces. Además, en una película sobre Europa tenía que incluir a Moscú. Pero, ¿qué relación hay entre estas ciudades? ¿Existe un estilo de vida europeo?

¿Qué pasaría si el Galatasaray de Estambul y el Deportivo de la Coruña jugaran la final de la Liga de Campeones en Moscú? El fútbol es sencillo, es algo que se ve en todo el mundo, y no entiende de religiones. El fútbol es como un inciso en la narración, me pareció algo poético. Y además es algo real, no una fantasía descabellada.

¿De qué tratarían las historias? ¿De saber idiomas o no saberlos, de dialectos y regiones, de viajes y viajeros en Europa? El planteamiento inicial nos resulta conocido a todos: llegas a un sitio, te roban y te ves envuelto en una situación complicada. Entonces te toca hablar, pero no conoces el idioma del país. A partir de ahí las cosas se vuelven difíciles... o graciosas.

De esta idea han surgido cuatro historias sencillas. Una británica en Moscú, dos alemanes en Estambul, un húngaro en Galicia y una pareja de franceses en Berlín. Quería hacer una película con escenas cortas, con situaciones parecidas a las que yo he vivido. Siempre me ha interesado la situación europea, la convergencia de varias mentalidades en Europa. Esta película habla del aquí y el ahora, pero al mismo tiempo de una utopía. Algún día, existirán unos Estados Unidos de Europa, en los que se incluya Estambul y también Moscú. ¿Y cómo nos entenderemos? ¿En denglisch o spanglish, en franglais o fralemand? Yo apuesto por el inglés europeo, aliñado con palabras como Leitmotiv y kaputt, mise en scène y siesta, ciao y chill-out, nasdorovie y merhaba.

CANAL COMPRAS