• Inicio Sugerir Modificar

Una historia de Brooklyn


Cartel de Una historia de Brooklyn

Bernard, otrora novelista de éxito, y su esposa Joan, una prometedora escritora, se separan. Sus dos hijos, Walt, de 16 años, y Frank, de 12, tienen que lidiar con un sinfín de sentimientos confusos y contradictorios.

La experiencia supone un paso a la madurez, tierno y divertido; un paso, para Walt, conmovedor y, para Frank, tortuosamente prematuro. Las tensiones emocionales y las presiones que afloran durante este difícil período que viven los Berkman son retratadas con una sutileza extraordinaria y con un gran abanico de matices. Es una película que presenta hábilmente la realidad de una familia, en fase de transición, que está aprendiendo a reencontrarse a sí misma.

     Título original: The Squid and the Whale
     Año: 2005
     Duración: 88 min.
     Nacionalidad: EE.UU.
     Género: Drama.
     Fecha de estreno: 23/06/2006
     Calificación: Mayores de 13 años
     Distribuidora: Columbia Tri-Star Films España, S.A.

 

Comentario

Noah Baumbach ha escrito y dirigido "Kicking and screaming" y "Mr. Jealousy", también ha coescrito "Life Acuatic", así como el próximo estreno "Fantastic Mr. Fox", en el que ha trabajado junto al director y guionista Wes Anderson.

Para su tercer trabajo en solitario, Baumbach ha elegido una historia inspirada e influenciada por su infancia en Brooklyn, Nueva York. En un principio Baumbach pensó en escribir sobre dos hermanos de unos treinta años, que se enfrentan con carácter retroactivo al divorcio de sus padres, pero el guión tomó forma cuando empezó a pensar en la historia desde la perspectiva de una persona más joven.

"Fue un cambio significativo para mí y me sentí liberado en muchos aspectos -me permitó conectar de una forma más directa-", añade. "Luego, empecé a escribirlo desde el punto de vista de los padres. De repente, se había convertido en una película sobre la familia", comenta Baumbach.

El magnífico reparto, encabezado por Jeff Daniels y Laura Linney, explora una época memorable de los años ochenta en la que los matrimonios se resentían por un cambio de los valores, de los deseos personales y de las expectativas laborales.

"Era fabuloso trabajar con el reparto. Todos se metieron de lleno en el papel. Jeff encarnó a Bernard tan maravillosamente que empecé a experimentar una transferencia psicológica con él y comencé a admirarle como admiraba Walt a Bernard. Fue algo sobrecogedor", afirma Baumbach.

CANAL COMPRAS