• Inicio Sugerir Modificar

Pequeños salvajes


Cartel de Pequeños salvajes

Roy Eberhardt lleva toda la vida siendo "el chico nuevo". Debido al trabajo de su padre, se ha mudado tantas veces que ha perdido la cuenta de los colegios donde ha estudiado (seis desde la guardería) y las ciudades donde ha vivido (diez) en sus catorce años de vida. Es como el eterno extraño en tierras desconocidas.

En esta ocasión cambia los cielos abiertos de Montana por el clima tropical de Florida y un tranquilo pueblo llamado Coconut Cove. Lo primero que tendrá que hacer (para evitar que le llamen "vaquero") es cambiar sus botas por chanclas y su camisa de cuadros por una camiseta de tirantes. Otra cosa que también atrae su atención es que Florida no tiene montañas de 3.000 metros como Montana sino que es tan plana como una tabla. Y finalmente se da cuenta de que, al igual que todos los lugares donde ha estado antes, Florida también tiene acosadores.

Y todo ello formará parte del juego de ser el chico nuevo. En su primer día de instituto Roy conoce al matón de todos los matones: Dana Matherson, una auténtica bestia con nombre de chica que da la bienvenida a Roy clavándole los dedos en la sien y estampándole la cara contra la ventana del autobús.

Pero, aunque parezca raro, Dana le hace un favor. Si no le hubiera hecho eso, Roy no habría visto a través del cristal a un espigado chico rubio corriendo descalzo por la calle y adelantándose al autobús a pesar del calor agobiante.

Si Roy no se hubiera fijado en ese misterioso chico (que se llama Mullet Fingers, "Dedos de Salmonete"), no habría conocido a Beatrice Leep, hermanastra suya, que está en el mismo curso que Roy y casualmente la chica más dura del colegio, que inspirará auténtico temor en el corazón de todos los chicos, incluso en el de Dana.

Y si no hubiese conocido a Beatrice Leep no se habría enterado del nuevo restaurante que está a punto de abrirse en Coconut Cove - Mother Paula's All-American Pancake House (La casa de las tortitas americanas de Mamá Paula) - y que pertenece a una de las cadenas de restaurantes más populares de Estados Unidos. Si no se hubiera enterado de la apertura de este restaurante, que supervisará el ambicioso ejecutivo Chuck Muckle, no habría descubierto la amenaza a la población local de lechuzas, cuyos nidos se sitúan precisamente en el lugar donde Muckle y su capataz "corto de luces" - Curly Branitt - trabajan contra reloj para construir la nueva franquicia.

Y si Roy no hubiese intentado proteger su nuevo entorno no habría tenido la experiencia más emocionante de su vida que le lleva a descubrir nidos de lechuzas terrestres, caimanes domesticados, serpientes acuáticas de cola reluciente y toda una gama de extraños humanos que incluye a políticos corruptos, la mismísima Mamá Paula y el Agente David Delinko, el diligente pero inútil policía local cuya investigación de las misteriosas circunstancias que rodean el lugar de construcción le podría granjear los galones de detective que tanto desea.

     Título original: Hoot
     Año: 2006
     Duración: 90 min.
     Nacionalidad: EE.UU.
     Género: Comedia.
     Fecha de estreno: 28/07/2006
     Calificación: Todos los públicos
     Distribuidora: Tri Pictures, S.A.

 

Comentario

Hoot (publicado en España con el título S.O.S. odisea de los búhos) fue el primer libro infantil de Carl Hiaasen tras disfrutar de más de dos décadas de éxito con satíricos bestsellers como Striptease y Un caso perdido y con otras ocho novelas que ha publicado desde 1986. Ganador del prestigioso Newbery Honor, se han editado más de un millón de copias de S.O.S. odisea de los búhos y figuró durante más de un año en la lista de libros más vendidos del "New York Times".

Hiaasen, apreciado también por su columna en el "Miami Herald", afirma que escribió S.O.S. odisea de los búhos porque era algo que no había hecho antes: "Quería escribir algo que pudiera dar a mis sobrinos, mi hijastro y mi hijo sin tener que preocuparme por el lenguaje subido de tono o por situaciones demasiado adultas. Todos querían leer mis novelas para adultos pero creía que no estaban preparados para ellas".

Hasta entonces nunca había pensado en escribir para lectores más jóvenes: "Hablé con mi agente de la idea pero nunca imaginé que publicarían ningún libro que yo escribiera para niños. Aún así pensé, '¿no sería bonito escribir un libro para niños que tuviera la misma actitud, el mismo punto de vista y el mismo cariño por Florida que tienen mis otros libros?' Quería escribir una historia con la que los niños se identificaran".

Aunque los temas relacionados con el medioambiente en su estado natal destacan en todos sus libros ("son el desencadenante o la mecha de todo lo que he escrito", declara el autor), tuvo su experiencia personal con los búhos durante su infancia: "En West Broward, donde crecí, había nidos de lechuzas terrestres en nuestro barrio. Después de terminar la novela mi madre encontró un viejo álbum de fotos. Y allí había fotos de lechuzas terrestres que yo había hecho con una pequeña Kodak Instamatic para un trabajo escolar. Se ven los diminutos búhos al lado de sus nidos, cerca de mi casa. Si fuéramos allí ahora, lo encontraríamos debajo de 25 toneladas de hormigón. Entraron los promotores y lo arrasaron - las lechuzas, sus nidos, todo - para construir centros comerciales. Incluso a esa edad me entristeció y hasta me enfureció ver desaparecer el lugar que tanto había amado".

CANAL COMPRAS