• Inicio Sugerir Modificar

Pequeño pero matón


Cartel de Pequeño pero matón

Tras pasar varios años en prisión, el ladrón de joyas Calvin Sims que es duro como una roca-aunque no alcanza el metro de estatura- y que goza de una reciente libertad condicional, decide que ha llegado la hora de retirarse de la vida delictiva, no sin antes llevar a cabo un último gran golpe. Un célebre jefe del mundo crimen ha ofrecido a Calvin y a su antiguo socio, Percy P, 100.000 dólares por robar el famoso Diamante de la Reina. Puesto que en el sistema de seguridad de la joyería hay un fallo técnico, Calvin presupone que el trabajo va a ser como un juego de niños. Pero el atraco sale mal y Calvin se ve obligado a depositar la joya en el bolso de Vanessa Edwards. Vanessa y su marido Darrryl regresan a su casa, que está en un barrio a las afueras de Chicago, ignorando que se han convertido en títeres de un delito de gran envergadura.

Darryl y Vanessa tienen sus propios problemas. Darryl se muere de ganas de asumir las responsabilidades de la paternidad; sin embargo, a Vanessa, a la que acaban de ascender a vicepresidenta en una empresa de publicidad, le preocupa que tener un hijo le limite las posibilidades de escalar más alto en la empresa. También le preocupa que, a pesar del entusiasmo que demuestra, Darryl no esté preparado para ser padre.

Cuando Percy y Calvin oyen por casualidad la conversación entre Darryl y Vanessa, urden un plan para sacar provecho de las inseguridades de éstos y recuperar la joya robada. Calvin se disfrazará de "bebé", se infiltrará en su hogar y se escabullirá con el diamante; para ello se mete en un capazo de bebé en la puerta de la casa de Darryl y Vanessa. Darryl rápidamente quiere aprovechar la oportunidad para demostrar que está preparado para la paternidad haciéndose cargo del niño abandonado durante el fin de semana. Para su sorpresa, Vanessa accede.

Una vez dentro de la casa de los Edwards, el duro y cínico Calvin descubre que la vida de "bebé" es un auténtico infierno y que recuperar el diamante va a ser mucho más difícil de lo que había imaginado. Los mejores amigos de los Edwards - Greg y Brittany y Richard y Janet - colman a los nuevos padres de regalos y consejos, al tiempo que el receloso padre de Vanesa, Pops, está decidido a demostrar que Calvin es un impostor.

El mayor obstáculo para Calvin, no obstante, resulta ser Darryl que, en su afán por demostrar el maravilloso padre que puede llegar a ser, involuntariamente sabotea los planes de Calvin. Las actividades padre/hijo que programa Darryl están cargadas de trampas explosivas. Un día en el parque acaba en una persecución de coches a toda velocidad. El primer partido de hockey del "bebé" termina en una reyerta de borrachos. Con cada desastre, a Darryl cada vez le preocupa más su fracaso como padre, a pesar de la confianza que le otorga Vanessa. En un intento final por hacer algo bueno por el "bebé", Darryl jura que va a organizar la mejor fiesta de cumpleaños infantil del mundo. Mientras tanto, el escurridizo diamante se aleja peligrosamente de Calvin cuando Vanessa encuentra la joya y da por sentado que es el anillo de compromiso que Darryl le había prometido años atrás.

Mientras Darryl y Vanessa están fuera, Pops se enfrenta al "bebé" Calvin. Y cuando regresan a casa, Pops tiene al "bebé" agarrado del cuello y rápidamente lo envían a una residencia para ancianos. Sin embargo, un oso de peluche que contiene una cámara secreta desvela la verdad, aunque después de que Calvin haya logrado escapar con el diamante en mano. De esta forma, la confiada pareja se encuentra a merced del jefe del crimen organizado y de sus gorilas Bruno y Roscoe.

Pero Calvin cambia de parecer y vuelve para salvar a la joven pareja que lo ha acogido en su hogar y en sus corazones. Finalmente Darryl descubre que la paternidad puede dar mucho trabajo pero que es la mejor tarea que puede tener un hombre, al tiempo que Calvin descubre lo que se siente cuando alguien cuida de ti por encima de todo.

     Título original: Little man
     Año: 2006
     Duración: 90 min.
     Nacionalidad: EE.UU.
     Género: Comedia.
     Fecha de estreno: 15/09/2006
     Calificación: Mayores de 13 años
     Distribuidora: Columbia Tri-Star Films España, S.A.

 

Comentario

La familia de cineastas Wayans está compuesta por muchos jefes de departamento que trabajan entre bastidores, entre los que se encuentran el director de fotografía Steven Bernstein, ASC (Scary Movie 2, Dos rubias de pelo en pecho) y el diseñador de vestuario Jori Woodman (Dos rubias de pelo en pecho). Éstos y el diseñador de producción Leslie Dilley, ganador de dos Oscar®, se encargaron de plasmar la imagen la general de la película que tiene el director, y trabajaron codo con codo con el supervisor de efectos visuales Alex Bicknell y el productor de efectos visuales Rob Yamamoto para adaptar las necesidades técnicas que éstos requerían para situar al personaje de Calvin en el entorno de la película.

Puesto que Pequeño pero matón ante todo es una comedia, todos los departamentos trabajaron para destacar la vis humorística. "Keenen proporciona a todos los jefes de departamento los parámetros con los que trabajar. Nos explica su visión general de la película y el propósito de cada escena, y después nos deja hacer nuestro trabajo", afirma Bernstein.

"Al principio discutimos la forma en que plasmaríamos la historia de este hombrecillo. Hablamos brevemente de construir enormes platós que se adaptaran a la supuesta altura de ochenta centímetros de Marlon", recuerda el diseñador de producción Dilley. "Eso hubiera sido mucho más difícil ya que hubiera supuesto la participación de personas de complexión enorme y de un mobiliario que doblara el tamaño normal. Así que esa idea se desechó enseguida y decidimos lanzarnos por el camino de los efectos visuales, lo cual implicaba cientos de tomas en las que habría que sustituir la cabeza por una reducida".

En Pequeño pero matón, Bernstein apunta que empleó múltiples cámaras y un sistema de iluminación fluido, "en el que la luz principal se mueve con los movimientos subjetivos de la cámara pero de una forma discreta y sutil para que no genere sombras. Esto facilita la vis cómica porque permite que los actores se desenvuelvan casi por donde quieran".

Los efectos visuales también tuvieron que incorporarse en el marco de la comedia, afirma Bernstein, lo cual era un auténtico juego de malabares. "Nuestro objetivo era desviar la atención de los efectos aunque todo el concepto dependía de que el público creyera que Marlon apenas mide ochenta centímetros. Queremos que el público crea que la historia tiene lugar en un mundo suburbano normal y corriente en el que está implicado un delincuente adulto que apenas mide ochenta centímetros y con un parecido extraordinario a un niño. Si en algún momento esa premisa no es creíble, la comedia es muchísimo menos efectiva".

El doble del cuerpo de Marlon, Linden Porco, es un jovencito "con un montón de ideas de cómo quería desenvolverse", añade Bernstein. "Lo ideal, desde un punto de vista técnico, es que le hubiéramos colocado en una silla y le hubiéramos hecho hablar. Pero sabíamos que si hacíamos eso, el dinamismo del personaje se perdería y minaría el humor de la película. Gracias a nuestro supervisor de efectos visuales, Alex Bicknell, y a nuestro departamento de guardarropía, encontramos la forma de ofrecerle, básicamente, libertad de movimiento".

Lograr que la iluminación de la producción coincidiera con la del rodaje en pantalla de croma era vital para mantener la magia. "Cuando rodamos al doble del cuerpo interactuando con los otros actores, prestamos especial atención a la posición de la cámara, su ángulo preciso, la longitud focal de la lente y el estilo de iluminación que se emplearía en cada escena en particular", afirma Bernstein.

CANAL COMPRAS