• Inicio Sugerir Modificar

The guardian


Cartel de The guardian

Después de perder a su equipo en un trágico accidente, Ben Randall, un legendario nadador de rescate, se dedica a enseñar en la Escuela "A", en un programa de entrenamiento de élite para Nadadores de Rescate de la Guardia Costera. Para olvidar la pérdida de sus hombres, se entrega en cuerpo y alma a enseñar y le da un vuelco absoluto al programa al introducir sus métodos poco ortodoxos.

Allí es donde conoce a Jake Fischer, un joven y arrogante campeón de natación, destinado a la máxima gloria. Durante el programa de entrenamiento, Randall va moldeando la personalidad de Jake, combinando su talento en bruto con la entrega y la generosidad que se exige a un Nadador de Rescate.

Al finalizar el curso, Jake sigue a Randall a Kodiak, Alaska, donde se enfrentan a los riesgos inherentes al Mar de Bering. En su primera operación de rescate en solitario, Jake aprende de Randall el verdadero significado del heroísmo y del sacrificio que resume a la perfección el eslogan del Nadador..."¡Salvar vidas!"

     Título original: The guardian
     Año: 2006
     Duración: 136 min.
     Nacionalidad: EE.UU.
     Género: Drama.
     Fecha de estreno: 11/10/2006
     Calificación: Mayores de 7 años
     Distribuidora: Buena Vista Internacional.

 

Comentario

"Cuando las tormentas azotan los puertos, allí estamos. Cuando los huracanes arrasan a la Marina norteamericana, allí estamos. Cuando el Altísimo baja del cielo y decide destruir su Obra Magna con vientos que arrancan de cuajo las casas, allí estamos. . . Si por un milagro, tienes lo que hay que tener para ser uno de nosotros, te espera una vida con una paga miserable y muchas posibilidades de morir lentamente, solo y congelado en algún lugar del océano. Pero también tendrás la oportunidad de salvar vidas".

"THE GUARDIAN"

THE GUARDIAN, dirigida por Andrew Davis, el realizador de la clásica cinta de acción y aventuras "The Fugitive" (El fugitivo), y protagonizada por Kevin Costner, Ashton Kutcher y un elenco de estrellas veteranas y nuevos talentos, relata una fascinante y estremecedora historia de coraje y sacrificio que se desarrolla dentro del Cuerpo de Nadadores de Rescate de la Guardia Costera - una casta especial de hombres y mujeres que arriesgan sus vidas luchando contra las tormentas más violentas y las olas más monstruosas al servicio de un lema: "¡Para que otros logren vivir!". Antes, la mayoría de los norteamericanos los consideraba una pandilla de héroes temerarios y poco reconocidos que salvaron a miles de personas de morir ahogadas tras el paso del huracán Katrina, pero ahora, las vidas y el magnífico trabajo de los Nadadores de Rescate cobran protagonismo en esta apasionante y conmovedora aventura.

Al principio de THE GUARDIAN, el legendario nadador de rescate Ben Randall (COSTNER) aparece como el único superviviente de un accidente mortal ocurrido durante una tormenta de enormes proporciones. Tras el accidente, y contra su voluntad, le envían a enseñar a la "Escuela" A-, el programa de entrenamiento de élite que convierte a unos aspirantes novatos y arrogantes en los mejores Nadadores de Rescate y los más valientes. Ben se esfuerza para superar el dolor y la frustración y se entrega en cuerpo y alma a la enseñanza como sólo es sabe hacerlo: revolucionando el programa con unos métodos de entrenamiento nada convencionales.

Pero Ben es perfectamente consciente de lo que hay en juego: sabe que el día de mañana sus alumnos tendrán que tomar decisiones muy difíciles al verse obligados a elegir entre quién muere y quién sobrevive. Cuando conoce al arrogante campeón de natación Jake Fischer (KUTCHER), Ben se da cuenta de que está ante un hombre que podría ser uno de los mejores. Pero tendrá que enseñarle a combinar su talento en bruto con la compasión y la dedicación que son necesarias en esta profesión y también a no cometer los errores que Ben cometió en su día. Se embarcarán en su primera y peligrosa misión a las terroríficas y turbulentas aguas del Mar de Bering en Alaska, y Jake tendrá que poner en práctica todo lo que ha aprendido al darse cuenta lo que significa arriesgarlo absolutamente todo.

La película se creó contando con la colaboración incondicional de la Guardia Costera, sirviéndose de héroes de rescate como asesores y como parte del reparto. La producción de THE GUARDIAN tuvo que luchar constantemente contra el tiempo y los elementos y se diseñó basándose en un enorme e innovador depósito de olas que simulaba lo que ocurre en mar abierto. En THE GUARDIAN, el espectador podrá ver algunas de las escenas más realistas y desgarradoras de rescate en el mar que se hayan rodado jamás.

Touchstone Pictures y Beacon Pictures presentan THE GUARDIAN, dirigida por Andrew Davis basada en un guión escrito por Ron L. Brinkerhoff en su debut cinematográfico y producida por Beau Flynn ("The Exorcism of Emily Rose" [El exorcismo de Emily Rose], "After the Sunset" [El gran golpe]) y Tripp Vinson (("The Exorcism of Emily Rose" [El exorcismo de Emily Rose], "After the Sunset [El gran golpe]"). Los productores ejecutivos son Armyan Bernstein ("Ladder 49" [Brigada 49], "Air Force One" [Air Force One, el avión del Presidente]), Charlie Lyons ("Ladder 49" [Brigada 49], "Air Force One"[Air Force One, el avión del presidente]) Zanne Devine ("House of D" [Delitos Menores]) y Peter Macgregor-Scott ("Under Siege" [Alerta Máxima], "A Perfect Murder"[Un Crimen Perfecto], "Batman and Robin", [Batman y Robin]," "Batman Forever", "The Fugitive" [El Fugitivo]).

Junto con Kevin Costner y Ashton Kutcher, el reparto de la película incluye a Melissa Sagemiller ("Sleeper Cell" [Célula Dormida]), Clancy Brown ("The Shawshank Redemption" [Cadena perpetua], "Carnivale", "Pathfinder"), Sela Ward ("The Day After Tomorrow" [El día de mañana], "The Fugitive" [El Fugitivo]), Bonnie Bramlett ("The Doors"), Neal McDonough ("Boomtown", "Minority Report"), John Heard ("In the Line of Fire" [En la línea de fuego], "The Sopranos" [Los Sopranos], "Pollock", "The Package" [A la caza del lobo rojo]), Brian Geraghty ("Jarhead", "Conversations With Other Women" [Conversaciones con otras mujeres]), Dule Hill ("The West Wing" [El Ala Oeste de la Casa Blanca], "Holes" [La maldición de los hoyos], "Edmond") y el nóvel Shelby Fenner.

Y para recrear el devastador poder del mar gracias a una sabia mezcla de la técnica más innovadora y la máxima creatividad artística, THE GUARDIAN cuenta con un equipo creativo formada por una extensa lista de especialistas del cine de aventuras entre los que se encuentran el director de fotografía Stephen St. John ("Holes" [La maldición de los hoyos]), el diseñador de producción Maher Ahmad ("Fever Pitch" [Amor en juego], "Miss Congeniality 2: Armed and Fabulous" [Miss Agente Especial 2: Armada y fabulosa], "Holes" [La maldición de los hoyos]), los montadores Dennis Virkler ("The Hunt for Red October" [La Caza del Octubre Rojo], "The Fog" [Terror en la niebla], "A Perfect Murder" [Crimen perfecto], "Under Siege" [Alerta máxima], "The Fugitive" [El Fugitivo]) y Thomas J. Nordberg ("Holes" [La maldición de los hoyos], "Any Given Sunday" [Un domingo cualquiera]), el coordinador de efectos especiales Scott R. Fisher ("Memoirs of a Geisha" [Memorias de una geisha], "The Terminal" [La Terminal], "Titanic") y el supervisor de efectos especiales William Mesa ("Collateral Damage" [Daño colateral], "Holes" [La maldición de los hoyos], "The Fugitive" [El Fugitivo], "Into The Blue" [Inmersión letal]).

PRESENTACIÓN DE LOS SUFRIDOS HÉROES DEL MAR:

LOS NADADORES DE RESCATE SE CONVIERTEN EN ESTRELLAS GRACIAS A THE GUARDIAN

En este mundo hay muchos tipos de héroes. Están todos esos hombres que salvan vida todos los días: bomberos, policías y médicos. Pero también hay otros que trabajan en segundo plano, pero que arriesgan todo lo que son y todo lo que tienen por salvar vidas de personas extrañas en las circunstancias más extremas y peligrosas. Y en esta categoría entran el extraordinario y poco conocido cuerpo de los Nadadores de Rescate de la Guardia Costera. Estos valientes, hombres y mujeres, forman una élite que posee la fuerza física y mental suficiente para tirarse en caída libre desde un helicóptero para sumergirse en mares embravecidos con el único fin de rescatar a los que están a punto de perecer, sea cual sea el precio. A pesar de que no gozan de mucha publicidad, la Guardia Costera salva todos los años cerca de 5.000 personas y 2.500 millones de dólares en propiedades. Durante la devastadora temporada de huracanes que vivió Estados Unidos en 2005, rescataron o evacuaron 33.520 personas en los estados del Golfo arrasados por el Huracán Katrina.

El terrorífico programa de entrenamiento de los Nadadores de Rescate está considerado el más duro de todos los programas militares. Cerca del 50% de los que se inscriben abandona. Y a los pocos privilegiados que logran concluirlo, les esperan peligrosas misiones en las aguas más oscuras, frías y revueltas del mundo, en donde deben enfrentarse a la desorientación, el agotamiento, la hipotermia y la falta de oxígeno mientras intentan ayudar a los que han abandonado toda esperanza de sobrevivir.

A pesar de que sólo data de 20 años atrás, el programa de Nadadores de Rescate de la Guardia Costera se ha convertido en uno de los más prestigiosos de la profesión militar. EL programa de los Nadadores de Rescate se votó por primera en el Congreso norteamericano en 1984, tras la trágica desaparición de 31 tripulantes de un buque de cargamento durante una tormenta en el litoral del este de Estados Unidos y que tan sólo contó con la ayuda de un heroico helicóptero de la Marina. Desde esa fecha, el programa de Nadadores de Rescate -el único al que pueden acceder hombres y mujeres en las mismas condiciones- se ha convertido en un cuerpo de élite que participa en todos los siniestros relacionados con el mar.

Pero su código de silencio no exento de valor ha propiciado el desconocimiento que se tiene de este cuerpo. Muchos americanos no los habían visto nunca en acción hasta que la televisión no retransmitió las estremecedoras escenas de rescate que protagonizaron en los tejados y en las inundaciones que se produjeron en Nueva Orleans. Ahora, THE GUARDIAN relata la historia de un Nadador de Rescate legendario que pasa el testigo a la siguiente generación, y nos da la clave de la grandeza de los Nadadores de Rescate: el irrefrenable instinto que tienen los seres humanos de ayudar a los demás.

La génesis de la cinta empezó cuando el guionista Ron L. Brinkerhoff comenzó a pensar en una historia que explorara la naturaleza del heroísmo, pero con un sesgo nuevo. "Los policías y los bomberos están muy vistos en las películas. Pero el Programa de Nadadores de Rescate de la Guardia Costera no se había llevado nunca a la pantalla", explica. "Lo que más me interesó es que la Guardia Costera es la única rama del ejército cuyo único mandato es salvar vidas. y no quitarlas". Tras iniciar su investigación, Brinkerhoff decidió centrar su guión en dos hombres: uno sería un reverenciado veterano del rescate en alta mar a punto de retirarse, y otro un joven atrevido e insolente que acaba de empezar su entrenamiento. De esta forma podría reflejar a través de sus experiencias el papel que juegan el coraje y la sabiduría. "Quería deconstruir la quintaesencia del héroe de acción", afirma Brinkerhoff "Quería subrayar el precio físico, psicológico y emocional que conlleva este tipo de profesión y enfatizar los enormes sacrificios que deben hacer en su calidad de seres humanos". Al principio, Brinkerhoff presentó esta idea a los productores Tripp Vinson y Beau Flynn de Contrafilm, que por casualidad también estaban considerando recrear el mundo de los Nadadores de Rescate en una película. "Nos interesaba mucho la idea de mezclar momentos de gran dramatismo humano con un fondo de acción de grandes proporciones", declara Vinson. "También queríamos abordar el tema de la naturaleza del héroe, el precio que tiene que pagar y por qué lo hace. Si lo vemos desde este ángulo, estos hombres adquieren una dimensión aún más heroica".

Antes de seguir adelante con el proyecto, Vinson y Flynn quisieron hablar con la Guardia Costera para que dieran su beneplácito. Sabían que contar con su apoyo sería la clave que aportaría esta autenticidad y esa emoción que necesitaba la película. "Antes de hablar con Disney, hablamos con la Guardia Costera", afirma Vinson. "La Guardia Costera era la verdadera protagonista de esta cinta y queríamos estar seguros de que contábamos con su apoyo incondicional. La respuesta no pudo ser mejor. Nos invitaron a sus instalaciones, pusieron a nuestra disposición su personal, nos ayudaron a comprar material y miles de cosas más. No tengo palabras para describir cuánto nos ha servido su apoyo y su inspiración".

También se unieron al proyecto los productores ejecutivos Armyan Bernstein, Charlie Lyons y Zanne Devine de Beacon Communications, una de las productoras independientes más exitosas de la industria cinematográfica que está especializada en historias difíciles. Más tarde se incorporó el productor ejecutivo Peter Macgregor-Scott, uno de los productores más experimentados en producciones de gran complejidad y que goza de un enorme prestigio. Además, ya había trabajado con Andrew Davis en tres películas, incluyendo el bombazo "The Fugitive" (El fugitivo).

"Siempre estamos buscando historias estremecedoras y cuando llegó a nuestras manos este guión, nos impresionó muchísimo el enorme potencial que tenía para una película", afirma Bernstein. Cuanto más sabíamos del programa de los Nadadores de Rescate, más nos interesaba. Tal y como afirma Charlie Lyons: "Los Nadadores de Rescate de la Guardia Costera son una mezcla única de deportistas de élite, médicos, psiquiatras y sacerdotes. No sólo tienen que decidir a quién van a salvar, sino que a menudo tienen que administrar la extremaunción a las víctimas del mar".

Gracias a la colaboración de la Guardia Costera, el guionista Brinkerhoff pudo comprender mucho mejor la vida diaria y las experiencias de los Nadadores de Rescate. Pasó mucho tiempo en la Escuela "A" observando cómo los jóvenes aspirantes a héroes sufren lo indecible durante las terroríficas sesiones de entrenamiento. Después se dirigió a Kodiak, en Alaska para conocer a los Nadadores de Rescate más experimentados, que le relataron las historias de rescate más estremecedoras y que se reflejan en la pantalla.

Más tarde, el guión atrajo la atención de un director conocido por su consumada habilidad para realizar thrillers inteligentes, intrigantes y con grandes personajes. Hablamos de Andrew Davis, cuyo trabajo incluye "The Fugitive" (El fugitivo), la cinta épica de enorme tensión dramática que fue galardonada con siete nominaciones a los Premios de la Academia, incluyendo la Mejor Película, así como "Under Siege" (Alerta máxima), "A Perfect Murder" (Un crimen perfecto) y el éxito de la aventura para toda la familia "Holes" (La maldición de los hoyos) entre otras películas. Al describir lo que le atrajo de THE GUARDIAN, Davis afirma: "Lo que tiene esta película de único es que nos transporta a un mundo que nadie había visto antes. De hecho, nadie había estado antes en el Mar de Bering, de noche, rescatando víctimas, saltando sobre olas de más de seis metros con temperaturas heladoras, salvando vidas... es una experiencia absolutamente única".

Davis también aporta a la película la fascinación que siempre ha sentido por la fuerza y los peligros de las aguas. "Cuando estaba en el equipo de natación de la YMCA de Chicago, era socorrista y tenía un bote de salvamento. Siempre he vivido cerca del agua y me intrigaba mucho saber lo que se sentía intentando sobrevivir durante una tormenta infernal", afirma.

Para los productores Davis encajaba a la perfección en la tarea de rodar a los Nadadores de Rescate en acción. "La tensión, el drama y el peligro de las situaciones que viven estos personajes exigían un director que pudiera transmitir todo eso con un estilo visual espectacular y, al mismo tiempo, la historia necesitaba alguien que fuera bueno con los personajes, las actuaciones y el drama. Y Andrew lo tenía todo", afirma Vinson. EL productor ejecutivo Charlie Lyons añade: "Andrew ha creado un personaje llamado océano que comparte cartel con Kevin, Ashton y los hombres de la Guardia Costera". Davis sabía que se enfrentaba a un reto técnico de gran envergadura al intentar reflejar en la pantalla esas tormentas enfurecidas y esos mares embravecidos a los que tienen que hacer frente los Nadadores de Rescate. Le entusiasmaba la oportunidad de trabajar con los elementos del agua y el tiempo, pero para Davis, ese no era el único atractivo de la película. Davis estaba también interesado en el sesgo humano del proyecto. Le intrigaba sobre todo la compleja relación que se establece entre Ben Randall, al que da vida Kevin Costner y su joven y prometedor alumno, el insolente Jake Fischer, que interpreta Ashton Kutcher.

"La historia gira en torno a estos dos hombres y el relevo que se produce. Se basa en cómo el joven acaba sustituyendo a la leyenda", comenta Davis. "Lo que le gustó del guión fue la honestidad de su relación. Trata de un hombre que tiene que hacerse a la idea de que se está haciendo mayor y de otro que está aprendiendo de su mentor la verdad sobre la vida y las claves para no cometer los mismos errores. Este elemento humano, sobre el fondo de las fuerzas de la Naturaleza, es lo que hace de THE GUARDIAN una película fascinante".

Desde el principio, Davis se dio cuenta que para darle el máximo realismo a la película, necesita la incalculable experiencia y el saber hacer de la Guardia Costera. Colaboró estrechamente con tres leyendas de este cuerpo de Rescate que actuaron de asesores al tiempo que actuaban en la cinta: Robert E. Watson, el prestigioso instructor y especialista en rescate; John F. Hall, que fue responsable de un sinfín de operaciones de rescate durante el Katrina; y Joseph "Butch" Flythe, un condecorado nadador y uno de los cinco primeros Nadadores de Rescate que formó parte de este programa de la Guardia Costera.

Cuando se enteraron de que Davis quería reflejar con la máxima exactitud este cuerpo de la Guardia Costera, estos tres humildes héroes, que habían participado en incontables rescates, se mostraron encantados en colaborar con THE GUARDIAN. "El compromiso de hacer una buena película estaba clarísimo", afirma Watson. "Todo el mundo nos preguntaba '¿Pasaba esto realmente?' No querían falsear nada y eso fue realmente maravilloso".

Pero la admiración de la otra parte era todavía mayor. Andrew Davis declara: "Estos tres hombres establecieron el listón al que tenían que llegar Kevin, Ashton y los 22 nadadores de nuestro reparto".

LA LEYENDA CONOCE AL NOVATO:

KEVIN COSTNER Y ASHTON KUTCHER ENCABEZAN EL EQUIPO DE THE GUARDIAN

Antes de terminar el guión, los realizadores de THE GUARDIAN sabían que el éxito de la película residiría en encontrar dos actores que estuviesen a la altura del veterano Ben Randall y del novato Jake Fischer, que se enfrentan a la vez que consiguen sacar lo mejor el uno del otro. Por eso se mostraron más que satisfechos cuando dos de las máximas estrellas de Hollywood no dudaran en embarcarse en esta aventura: Kevin Costner, Ganador de un Premio de la Academia® y la estrella emergente Ashton Kutcher.

Costner siempre estuvo en la mente del director Andrew Davis. "Es perfecto para este papel ya que tiene el magnetismo masculino de un verdadero protagonista junto con una enorme sensibilidad. Por eso puede interpretar a un hombre que no sólo es duro sino que es capaz de reflexionar sobre el rumbo de su vida", afirma.

Para Costner, cuyos papeles van de su proyecto más querido "Dances With Wolves" (Bailando con lobos) a superbombazos de taquilla como "No Way Out" (No hay salida), "Bull Durham" (Los búfalos de Durham), "Field of Dreams" (Campo de sueños) y "The Bodyguard" (El guardaespaldas) hasta el reciente y aclamado drama "The Upside of Anger" (Más allá del odio), el guión era prácticamente irresistible. "El frenesí que transmite el principio y la emoción que se vive al final me sedujeron absolutamente", afirma Costner.

Costner añade que fue la "calidad mítica" del guión lo que más le cautivó. "Creo que si nos perdemos en el mar queremos que alguien venga a rescatarnos y salvarnos, incluso en las peores condiciones imaginables", afirma Costner. "Es una sensación reconfortante que se refleja en una idea romántica o heroica, la noción de que alguien vendrá a rescatarnos pase lo que pase. Y creo que esa es la promesa que hacen los Nadadores de Rescate, que siempre acudirán a pesar de que todos los puertos estén cerrados y que otros renuncien a la tarea. Ellos siempre están dispuestos a poner en peligro sus propias vidas y creo que el guionista Ron Brinkerhoff ha hecho un gran trabajo transmitiendo las emociones y las personalidades que se esconden detrás de todo eso. Desde el espectacular principio hasta el emocionante final, la cinta transmite lo que significa ser esa persona que ayuda a los perdidos y a los desesperados a seguir resistiendo".

A medida que iba aprendiendo más cosas, Costner se mostraba más impresionado con el programa de Nadadores de Rescate de la Guardia Costera. "Estos hombres arriesgan sus vidas para salvar la de unos completos extraños y eso es algo de lo que sólo son capaces los seres humanos. Es una de esas cosas de las podemos sentirnos orgullosos", añade.

Ben Randall, el personaje de Costner, es un hombre que siempre ha estado en primera línea en las misiones de rescate, pero ahora, tras una terrible tragedia, se ve obligado a cambiar de rumbo. "Ben me recuerda a uno de esos grandes atletas como Michael Jordan, que abandona de vez en cuando su retiro porque no puede renunciar a lo que más le apasiona", añade Tripp Vinson. "El Rescate es lo único que conoce Ben y no puede abandonar y seguir con su vida como si no pasara nada... . hasta que conoce a este chico, a Jake".

Costner añade: "Ben es un superviviente. Dicen que los Nadadores de Rescate no se hacen, se encuentran, y él es uno de ellos. Para él, es mucho más que un trabajo, es una llamada irresistible, a pesar del alto precio que ha tenido que pagar. Así que cuando conocemos a Ben, también estamos frente a un personaje devastado y herido". Pero a pesar de su tragedia, Ben tendrá que aceptar una nueva e inesperada misión - transmitir sus conocimientos a un grupo de jóvenes reclutas que no tienen ni idea de lo que les espera. "Ben no tiene vocación de profesor", admite Costner, "así que sus métodos son poco ortodoxos. Tiene que enfrentarse a unos niñatos insolentes e intentar imbuirles con el máximo sentido de la responsabilidad".

La necesidad de transmitir su saber a sus jóvenes alumnos se hace irreprimible con Jake Fischer, cuya talento como nadador va parejo con la enorme energía de su arrolladora juventud. Costner disfrutó mucho viendo cómo Ashton Kutcher cerraba el círculo del personaje de Jake: del chico duro al hombre heroico, aportando su propio estilo. "Ashton sabe aprovechar las oportunidades dramáticas que no están siempre escritas sobre el papel, y plasmarlas en los momentos dramáticos de la película, dando un nuevo sesgo a la película", afirma Costner al hablar de su compañero de reparto. Además de su intensidad psicológica, la película también presentaba enormes desafíos físicos. A pesar de haber realizado un sinfín de papeles en películas de acción que requerían un enorme esfuerzo físico, Costner comprendió que su trabajo en THE GUARDIAN iba a ser uno de las más duros. "Esta película ha puesto a prueba toda mi capacidad física", admite Costner. "Tengo 51 años y el resto de los actores son unos veinteañeros, así que el entrenamiento fue un verdadero reto". Pero para Costner todo valía la pena para dar a conocer las experiencias de los Nadadores de Rescate que no dudan en hacerse al agua para ayudar a los que lo necesitan. "En ningún momento pretendo decir que yo podría hacer lo que ellos hacen, pero creo que esta película transmite una sensación muy real y refleja con mucha fidelidad lo que son esos hombres. Te pone en su lugar y vives un momento único", añade. A Costner, que también es un galardonado director, le impresionó especialmente la habilidad de Davis para integrar todos los elementos en una producción tan exigente. "Andy he hecho una magnífica película de acción con un tiempo limitado y un presupuesto muy ajustado. Como director, yo no hubiera sido capaz de hacer lo mismo", afirma Costner.

Al igual que Costner, Ashton Kutcher se sintió inmediatamente atraído por el guión de THE GUARDIAN, y supo ver que se trataba de una oportunidad poco habitual. "Quería hacer algo que no tuviese nada que ver con mis trabajos anteriores y esta película era eso exactamente", declara Kutcher. "También quería trabajar con actores de los que pudiera aprender. Y esta cinta no sólo me ha dado la oportunidad de aprender y ponerme a prueba, sino que también aborda el tema de lo que una generación transmite a la siguiente".

Kutcher también le interesó profundizar en las heroicidades de los Nadadores de Rescate. "Los hombres de la Guardia Costera son ese tipo de personas que no hablan de sí mismos", afirma el actor. "Y yo siento una enorme admiración por este tipo de personas". Kutcher se entregó en cuerpo y alma a su papel, sabiendo que tendría que someterse al mismo durísimo entrenamiento al que se someten los verdaderos Nadadores de Rescate. "Si iba a hacer una película sobre los Nadadores de Rescate y encarnar a este tipo de héroes, quería que se sintiesen orgullosos de mí", añade. "No quería que alguien me estuviera doblando todo el tiempo. Esos tipos se ganan la vida salvando vidas así que lo mínimo que podía hacer es ponerme en forma para estar a su altura en la medida de lo posible". Así que el actor no tardó en someterse a durísimas sesiones de entrenamientos que iban a poner a prueba su voluntad. "El entrenamiento con los profesores del Cuerpo de Técnicos de Superviviencia ha sido una experiencia inolvidable", afirma. "Nunca nadie a quien respeto tanto me había gritado de esa manera, aparte de mis padres. Esos tipos nos machacaban, y nos machacaban de verdad. En la verdadera 'Escuela A', los instructores nunca piden a los alumnos nada que ellos no puedan hacer. Así que si te gritan y te dicen que tienes que hacer 40 o 50 abdominales, no dudarán en hacerlas contigo. Así que les tengo muchísimo respeto".

Y el resultado fue que Kutcher cumplió con los exigentes requisitos de un Nadador de la Guardia Costera mucho antes de acabar su entrenamiento, que incluía pruebas de velocidad, fuerza y resistencia. Sus instructores dejaron claro que hubiera podido ser uno de ellos. Lo gracioso es que al principio, el peor reto para Kutcher era no sentirse muy a gusto en el agua. "Lo cierto es que nunca me ha gustado el agua", recuerda riéndose. "Si me tiran a una piscina no me voy a ahogar, pero esto no tiene nada que ver. Lo más difícil para mí fue tener que bucear todas las mañanas. Pero estaba contento de tener que hacerlo en un depósito de agua y no en alta mar ya que sabía que si algo raro ocurría siempre podían sacarme del agua".

Andrew Davis se mostró muy impresionado con la entrega de la que hizo gala Kutcher. "Ha hecho un trabajo de preparación increíble. Necesitábamos encontrar un chico insolente y audaz capaz de convertirse en un gran Nadador de Rescate, y eso fue lo que hizo Ashton", afirma el director. "Creo que ha engordado 5 o 6 kilos, pero son puro músculo".

Davis continúa diciendo: "Tanto Ashton como Kevin aportaron mucho a la hora de desarrollar los personajes de Ben y Jake. Al ser también un director, Kevin conoce la importancia del ritmo en un guión. Además, Ashton es un actor muy inteligente y un excelente improvisador que sabe lo que significa comprometerse".

Una vez en el plató, y a medida que interpretaban secuencias arriesgadas y dilemas emocionales, Costner y Kutcher fueron desarrollando una estrecha amistad, fiel reflejo de la situación de sus personajes. El productor Vinson lo resume así: "Lo más inesperado fue que Kevin y Ashton tenían química cuando actuaban juntos. Es una de las cosas más extraordinarias de esta película. Creo que va a gustar mucho al público".

INMERSIÓN: EL REPARTO SE MATRICULA EN LA ESCUELA "A"

THE GUARDIAN, junto con Kevin Costner y Ashton Kutcher, presenta un elenco de 22 jóvenes reclutas de la Escuela "A", un grupo formado no sólo por excelentes actores jóvenes sino también por varios nadadores de nivel olímpico, triatletas competitivos y un par de verdaderos Nadadores de Rescate. "Quería que contásemos con nadadores de verdad", declara Andrew Davis, "y al mismo tiempo quería una gran mezcla de tamaños, géneros y personalidades en la clase. Contar con tantos atletas de primera y miembros de la Guardia Costera en el reparto fue un verdadero reto para los actores, que querían superarse unos a otros".

Para preparar mejor a los actores con el fin de soportar los rigores y peligros de los rescates en el agua, aunque fuera simulados, los que interpretaban a los Nadadores de Rescate y alumnos tuvieron que asistir a un entrenamiento más reducido pero no menos duro en la Escuela "A" a las órdenes de Robert Watson, John Hall y Butch Flythe, miembros de la Guardia Costera. Andrew Davis añade que estar en presencia de verdaderos Nadadores de Rescate fue una fuente de inspiración constante. "Tienen una manera de andar, un sentido de la disciplina y una visión de la vida que son fantásticos", afirma. "Nos sentíamos muy afortunados de poder estar con personas que han salvado la vida de otros, y de que nos ayudaran tanto".

El reparto también estaba entusiasmado, pero sintieron el peso de intentar estar a la altura del heroísmo de los hombres y mujeres que estaban interpretando. Brian Geraghty, la joven estrella que interpreta al alumno "Hodge" declara: "Sabíamos que estábamos trabajando con gente que ha salvado un montón de vidas, así que nos sentíamos muy presionados para hacerlo bien". Geraghty continúa diciendo: "Pero el entrenamiento era terrible. Llego toda mi vida haciendo surf así que me encanta el agua, pero esto fue increíblemente fuerte tanto física como emocionalmente".

Butch Flythe declara: "Convertimos a los actores en lo que podríamos denominar Nadador de Rescate versión light, pero seguía siendo muy duro. Trabajaron muchísimo. Y lo cierto es que se parece muchísimo a una clase de verdad de la Escuela "A", así que estamos muy impresionados".

A pesar de que muchos de los actores de THE GUARDIAN habían hecho varias películas sobre campos de entrenamiento, esto no se podía comparar con nada. "Fue una gran experiencia ya que nos unió muchísimo a todos", dice Tripp Vinson. "Contábamos con un reparto muy atlético pero al final todo el mundo estaba muerto de cansancio pero muy orgulloso de su trabajo".

Jeffrey D. Loftus, asesor técnico de la Guardia Costera, cree que el durísimo entrenamiento ayudó tanto al reparto como a los realizadores a arriesgarse más en el aspecto creativo. "Gracias a que los nadadores de verdad estaban siempre por allí, al entrenamiento, y a las técnicas de rescate que aprendieron en el campo de entrenamiento, los actores pudieron llevar las cosas mucho más lejos", afirma. "Tuvieron la oportunidad de ver cosas que vive un nadador y que la gente normal no puede ni imaginarse. Creo que eso les ayudó a interpretar a los Nadadores de Rescate con profesionalidad, dignidad y honor".

Para el Nadador de Rescate Robert Watson, la experiencia de trabajar en una producción de Hollywood también supuso un gran descubrimiento. "Somos Nadadores de Rescate y tenemos nuestras ideas sobre Hollywood. Pero Kevin, Ashton y el resto del reparto son personas muy respetables", afirma. "Tenían que hacer un trabajo y querían hacerlo lo mejor posible. Entrenamos muy duro para hacer nuestros trabajo y fue estupendo estar con profesionales que también se entregan con cuerpo y alma a lo que hacen".

Y mientras explora el mundo de los Nadadores de Rescate de la Guardia Costera, THE GUARDIAN también se sumerge en las vidas y en las relaciones de los nadadores fuera del trabajo. Y esto se aprecia sobre todo en dos de los personajes femeninos de la película: Helen, la frustrada esposa de Ben Randall, que interpreta la conocida actriz de cine y televisión Stela Ward, y Emily, el nuevo amor de Jake Fischer, que interpreta la prometedora actriz Melissa Sagemiller, que se ha dado a conocer en la serie de Showtime "Sleeper Cell" (Célula dormida).

A Ward le entusiasmó la idea de volver a colaborar con Andrew Davis, ya que anteriormente había protagonizado a la esposa de Harrison Ford en "The Fugitive" (El fugitivo). "Estaba deseando volver a trabajar con él y además nunca había trabajado con Kevin Costner", afirma. "Además, el papel de Helen es suficientemente importante como para aportar algo especial y hacer que cada escena tenga valor".

Para Ward, Helen es "una mujer artista muy fuerte que vive una vida mucho más plena de lo que puede ofrecer Kodiak, en Alaska". Y añade: "Creo que Helen piensa que ella y Ben tendrían grandes planes juntos, pero lo ve muy poco por culpa de las exigencias de su trabajo. Son dos personas que deberían estar juntas, pero que no parecen vivir las mismas circunstancias y se ven obligadas a tomar caminos separados". A pesar de que comprendía el precio que deben pagar las familias y los matrimonios por culpa de este tipo de trabajo, Ward también sintió un enorme respeto por los Nadadores de Rescate al conocerlos durante el rodaje. "Tienen esa capacidad humana de entregarse sin condiciones a otros seres humanos", afirma la actriz. "Y ese es el mensaje de esta película".

A Sagemiller también le impresionaron los verdaderos Nadadores de Rescate, pero al principio su personaje de Emily no se deja impresionar por la arrogancia de Jake Fischer. "Emily es una maestra de escuela, una chica algo cursi y bastante pesada que conoce a Jake. Lo encuentra mono pero también bastante tonto y no le impresiona demasiado", dice riendo Sagemiller. "Cree que tiene mucho que aprender".

Y añade: "Pero entre nosotros surge una química muy especial. Siempre estamos peleando, jugando a enfadar al otro, pero mientras nos enzarzamos en esos juegos, nos enamoramos perdidamente el uno del otro".

Pero a medida que su relación se hace más profunda, la honestidad de Emily hacia Jake va teniendo un valor incalculable. "Emily sabe leer el pensamiento de Jake, mientras que Jake no sabe muy bien cómo manejar su ego y las situaciones a las que tiene que enfrentarse", comenta Sagemiller. "Le ofrece este punto de vista propio de la intuición femenina que él necesita desesperadamente. Es muy divertida, es un personaje muy penetrante".

A Sagemiller también le encantó la idea de trabajar con Ashton Kutcher. "Es muy divertido e increíblemente espontáneo", afirma la actriz. "Siempre está contando chistes y tiene mucha energía y magnetismo. Conectamos inmediatamente, y fue genial comprobar su total compromiso con el personaje que interpreta".

El reparto femenino también incluye a la estrella de la canción de los años sesenta Bonnie Bramlett en el papel de Maggie, la dueña del bar y la viuda que está íntimamente relacionada con la Escuela "A"; y Shelby Fenner, una nueva promesa, que ya habíamos podido ver en las series de televisión "C.S.I" y "Charmed" (Embrujadas), que interpreta a Cate Lindsey, una de las reclutas femeninas de la Escuela "A". Fenner no sabía que el programa de Nadadores de Rescate de la Guardia Costera es el único que ofrece las mismas oportunidades a ambos géneros y permite el acceso a las mujeres que puedan superar las pruebas físicas. Tuvo el honor de unirse a Ashton Kutcher y a los otros hombres en el campo de entrenamiento de la producción y de encarnar a una de las excepcionales mujeres que trabajan en el cuerpo de los Nadadores de Rescate.

EN LA INMENSIDAD DEL MAR:

DISEÑAR EL INNOVADOR DEPOSITO DE OLAS DE LA PELÍCULA

A medida que la producción de THE GUARDIAN avanzaba, los realizadores tuvieron que hacer frente a una situación poco habitual: combatir las condiciones climáticas más adversas, que incluían los efectos de los huracanes y los volcanes, y al mismo tiempo hallar formas de recrearlas de forma creativa.

Nada más leer el guión de THE GUARDIAN, el director Andrew Davis sabía que se enfrentaba a un desafío de enorme envergadura. Después de todo, ¿cómo se hace una película que se desarrolla en las aguas mortales del Mar de Bering? "Me preocupaba mucho cómo íbamos a recrear el Mar de Bering, y al mismo tiempo, hacer del océano un personaje real y fascinante", afirma. "Esa era la pregunta fundamental".

Para encontrar la solución, Davis pidió ayuda a sus colaboradores habituales: el diseñador de producción Maher Ahmad, que acabaría supervisando la creación del innovador depósito de olas de la película y los platós sumergidos; y el supervisor de efectos visuales William Mesa, que creó algunas de las imágenes generadas por ordenador de tormentas más asombrosas de la historia del cine. "William Mesa y Maher Ahmad fueron fundamentales a la hora de crear un mundo submarino realista", afirma Davis. "Buscamos el material más terrorífico sobre tormentas reales y escenas de rescate y, para asombro de todos, logramos crear algo con la misma intensidad".

Peter Macgregor-Scott añade: "William Mesa creó las batallas en 'Under Siege' (Alerta máxima) y la persecución de tren en 'The Fugitive' (El fugitivo). Y ahora nos ha dado las tormentas más embravecidas en THE GUARDIAN, y todo ello con un realismo rabioso".

Por su parte, a Ahmad le encantó volver a formar equipo con Davis, pero sobre todo le entusiasmó realizar un diseño que tenía que combinar la técnica más innovadora con el sentido artístico más tradicional del género cinematográfico. "Fue muy divertido porque tuvimos que crear todo tipo de cosas que no suelen estar en una película", afirma Ahmad. "Sueles diseñar interiores de cocinas y de cuartos de estar, pero aquí tuvimos que diseñar enormes entornos de agua, cuevas y botes y el mar abierto".

Y lo más importante del diseño fue el "plató" más esencial de la película: un depósito de agua que haría las veces de un océano virtual durante las secuencias más tensas de la película. La construcción del depósito se convirtió en una aventura increíble. "He hecho muchas películas de gran envergadura, pero este depósito de agua fue algo espectacular y único", afirma MacGregor-Scott. "No hay otro igual en todo el mundo".

Cuando el depósito estaba en sus primeras fases de construcción, y aunque parezca una broma, la producción de THE GUARDIAN se vio sorprendida por una enorme tormenta totalmente real. La película estaba programada para rodarse en Nueva Orleans en 2005, pero se vieron obligados a trasladarse a Shreveport, Louisiana después de que el Huracán Katrina arrasara gran parte de la ciudad. "A pesar de los cambios, sabíamos que Louisiana era el mejor lugar para rodar una película sobre los Nadadores de Rescate, sobre todo después del Katrina", afirma Tripp Vinson.

Así que Ahmed tuvo que reconstruir el depósito de olas en un Estado en el que todavía se vivían operaciones de rescate. "Tuvimos que contratar nuevos técnicos, encontrar otras localizaciones, firmar nuevos contratos y volver a empezar sometidos a una enorme presión de tiempo. Pero al final todo salió mejor de lo esperado-, afirma resumiendo Ahmad.

Los cimientos del depósito de agua consistían de una cámara de ocho elementos, una piscina de cemento de 30 x 24 metros que pudiera contener 3.375.000 litros de agua cuando estaba lleno, y construido delante de un muro con una pantalla azul de 15 metros de alto. Para que pareciera auténtico sin perder seguridad, Ahmad contrató a un variado grupo de ingenieros: ingenieros de minas, ingenieros civiles, ingenieros de estructuras, ingenieros mecánicos e ingenieros eléctricos, para que todo funcionara perfectamente.

Pero había otro problema: generar el oleaje del tanque, es decir olas de 2 a 4 metros repletas de espuma y coronadas de crestas blancas. Para crear la máquina de olas, la producción contrató los servicios de la compañía Aquatic Development Company (ADC) con sede en Nueva York, que diseñó un avanzado sistema que utilizaba tres motores de 150 CV que mueven ventiladores capaces de producir suficiente presión de aire para recrear olas realmente marinas, una tras otra. El efecto de las olas se puede apreciar perfectamente cuando se estrellan con la arte trasera del depósito de agua. Este movimiento produce la siguiente ola y crea esa sensación perpetua de ondas que se aprecia en el mar.

"ADC ha construido muchos depósitos de agua para parques de atracciones pero nunca habían hecho uno en el que las olas son increíblemente fuertes y frenéticas, así que trabajaron en territorio desconocido", afirma Ahmad. "El día que vimos esas olas maravillosas fue muy gratificante. Parecía un día de invierno en el Mar de Bering. ¡Además tenían muchísima fuerza ya que algunos especialistas se marearon!"

El depósito de agua superó las expectativas de todo el mundo. Davis lo recuerda así: "Fue muy divertido cuando Robert Watson, Nadador de Rescate de la Guardia Costera, vio las olas y dijo que se le había puesto la piel de gallina al ver las olas. Además, podíamos ajustar las olas cómo queríamos, dándoles diferentes alturas, tamaños y frecuencias. Pudimos decidir la paleta de olas que queríamos en cada escena".

Una vez que el depósito de agua y olas funcionó a la perfección, Maher Ahmad empezó a diseñar los tres platós que iban dentro del depósito: la cueva, el barco de pesca y la sala de máquinas. Uno de los desafíos más importantes a los que se enfrentó Ahmad fue crear la cueva marina, donde se desarrolla una de las escenas de rescate más espectaculares de la película. "La cueva tuvo que construirse fuera del depósito, y luego transportarse con dos grúas gigantes de 150 toneladas que la sumergieron dentro del depósito", explica Ahmed. "También tenía que resistir la fuerza de las olas al estrellarse contra él. Para que fuera ligero pero duro, utilizamos una espuma muy densa que se esculpió como si fuera de piedra y que después se recubrió con una capa plástica muy dura. Nos salió muy bien y tenía un aspecto fantástico".

Para el barco de pesca, la producción compró un barco de pesca de 22 metros al sur de Nueva Orleans. Por desgracia, después del paso del Katrina, me enteré que ese lugar había desaparecido del mapa. Luego tuvimos que encontrar un medio para transportar el barco, atrapado por los restos del Katrina en el Lago Ponchartrain, hasta Shreveport. Y fue una verdadera hazaña recorrer 1.280 kilómetros hasta el Mississippi remolcados por una barcaza. Y eso sólo fue el principio. "Una vez que llegamos a Shreveport, nos quedaba mucho trabajo por hacer", recuerda Ahmad. "Tuvimos que reconstruir casi en su totalidad para adaptar el equipo de montaje y finalmente volver a pintarlo para que pareciera antiguo".

Luego llegó el momento más crucial: había que montar el barco sobre una suspensión neumática que oscilaba sobre una estructura que simulaba la fuerza del oleaje. En estas secuencias se arrojaron enormes bidones de agua para formar más olas que sumergieran a los platós y a los actores. Para añadir más efectos, Ahmad utilizó enormes ventiladores que recreaban vientos huracanados y lluvia.

También fue difícil recrear el plató que representa la sala de máquinas que se inunda y donde Jake queda atrapado. "Este plató se construyó desde cero para que pudiera funcionar totalmente empapado de agua", explica Ahmad. Planteó un montón de problemas en los que no habíamos pensado en un principio, como la iluminación, que tenía que ser totalmente estanca ya que no queríamos que nadie se electrocutase".

Al final, el depósito de agua permitió al reparto y al equipo comprender la dificultad que entraña trabajar en estas condiciones de frío y de lluvia durante horas. También trajo malos recuerdos a los verdaderos Nadadores de Rescate que estaban en el plató. "Una de las escenas más difíciles fue cuando Randall se queda atrapado en la red mientras sueña", afirma Butch Flythe. "Fue una escena realmente extraña porque el mayor miedo de un Nadador de Rescate es entrar en un lugar del que no se puede salir. Fue estremecedor".

Pero eso es lo que querían los realizadores. "Nunca se ha hecho una película en el Mar de Bering porque no se puede uno permitir correr tamaño riesgo", añade Scott. "Pero cuando nuestros instructores y asesores de la Guardia Costera nos dijeron que lo habíamos recreado maravillosamente bien, fue un verdadero espaldarazo para nosotros".

A todos los miembros del equipo tenía que gustarles la aventura, sobre todo el cámara Stephen St. John, cuyas cámaras se situaron a propósito lo más cerca posible de la acción para ofrecer al público la sensación de que estaban en el agua con los personajes de la película. "Nuestro máximo objetivo era que todo pareciera real", afirma Vinson. "Si la película tiene un poco de arena, no importa, si el agua salpica las lentes, tampoco importa... son cosas que suelen pasar en una situación de rescate".

Para añadir más autenticidad a la película, la segunda unidad se desplazó a la costa de Oregón con el mar picado para rodar a los verdaderos Nadadores de Rescate de la Guardia Costera en acción, saltando de los helicópteros y luchando con las olas. Después se dirigieron al norte, a Alaska, para rodar planos aéreos de la isla de Kodiak, donde acababa de producirse una explosión volcánica, para poner las cosas aún más difíciles. En tierra, Ahmed creó helicópteros falsos desde donde saltan los Nadadores de Rescate y desde donde dirigen sus operaciones. También diseñó la Escuela "A" dentro de varios edificios vacíos de una base de la Guardia Nacional, construyéndola desde cero pero intentando reproducir el mismo ambiente que reina en la escuela de la Guardia Costera situada en Elizabeth City en el estado de Carolina del Norte. También se rodó algunos días en Elizabeth City, con el fin de reproducir el ambiente de una gran estación aérea de la Guardia Costera.

Pero la esencia de la película reside en las escenas en el agua, ya que en esos momentos es cuando los personajes demuestran de qué están hechos. En la post-producción, las secuencias en el agua cobraron vida gracias al trabajo creativo del supervisor de efectos visuales William Mesa. "El reto era crear mares realistas que pudieran integrarse en los entornos tanto digitales como reales de la película", declara Mesa. "Hay escenas que tienen muchas capas y que son muy complicadas con barcos que se hunden, objetos que explotan y un mar embravecido por todas partes".

Mesa trabajó intensamente con el depósito de agua para poder rodar las olas que se creaban en su interior y convertirlas en mares amenazantes con olas de 10 metros en los que se aventuran los Nadadores de Rescate. Trabajar con agua es una pesadilla para la tecnología digital, en palabras de Mesa, pero él supo darle un estilo muy original con resultados asombrosos. "El agua es el objeto más difícil para generarlo por ordenador porque es orgánico", explica. "No se puede programar una tormenta de verdad, así que la mayor parte del material de tormentas que han visto en el cine en los últimos tiempos se repite una y otra vez. Pero nosotros hemos hecho algo único al animar la parte superior de tormentas reales que logran un efecto mucho más realista".

A pesar de los innumerables retos a los que tuvo que enfrentarse THE GUARDIAN, nada puede compararse a lo que tienen que superar los verdaderos Nadadores de Rescate durante sus misiones. La película sólo pretendía reflejar la fuerza y la compasión humana en plena acción. "Mucha de la gente que estaba en el plató tuvo que rescatar a personas durante el Katrina y cuando oyes esas historias, los ojos se te llenan de lágrimas", resume Davis. "Estos hombres son reales y hacen gala de una enorme humildad y lealtad entre ellos. Esto es lo que hemos querido reflejar".

CANAL COMPRAS