• Inicio Sugerir Modificar

Los niños del Barrio Rojo


Cartel de Los niños del Barrio Rojo

¿Puede el arte cambiar la vida de unos niños condenados a la miseria y el olvido? Ganadora del Oscar 2004 a la mejor película documental, "Los niños del barrio Rojo" es una crónica de cómo la fotógrafa Zana Briski intentó ofrecer una oportunidad a los hijos de las prostitutas del barrio Rojo de Calcuta enseñándoles a manejar una cámara de fotos. Conmovedor y sincero, aunque desprovisto de sentimentalismo, el documental es un tributo a la resistencia de la infancia y al poder restaurador del arte.

En 1998, la fotoperiodista neoyorquina Zana Briski se encontraba en Calcuta documentando la vida de las más de 7.000 prostitutas del barrio Rojo. Tras pasar varios meses en los burdeles, conviviendo con las mujeres y sus hijos, Briski se dio cuenta de que eran estos últimos los verdaderos protagonistas de aquel mundo sin aparente escapatoria: los niños del barrio Rojo.

La fascinación que Briski comenzó a sentir por los chicos era la misma que ellos tenían por su cámara de fotos, y pensó que sería maravilloso ver el mundo a través de los ojos de aquellos pequeños desheredados. En ese momento concibió la idea de enseñar fotografía a los hijos de las prostitutas: "Cuando llegué al barrio Rojo de Calcuta, no tenía ninguna intención de enseñar a los niños, yo había ido allí para hacer mi propio trabajo: fotografiar la vida de las mujeres. Sin embargo, tras pasar tiempo con ellos, sentí que debía ayudarlos de alguna manera" -explica Briski. "Compré varias cámaras y me puse a trabajar en lo único que sé hacer: fotografías. Al final, los chicos eran capaces de hacer sus propias fotos y de sentirse orgullosos de su obra".

Durante su aprendizaje, los niños tuvieron acceso a un mundo más allá de los muros del barrio Rojo y pudieron hacer fotos de escenas de la calle, del zoo, la playa... Inspirada por el talento de sus jóvenes discípulos, y preocupada por su futuro, Briski quiso dar un paso más e intentar sacar a los chicos de los prostíbulos, para darles la oportunidad de una vida mejor.

Muchos de ellos no acudían a clase regularmente y sus opciones tampoco eran muy buenas si se escolarizaban en las deficientes instituciones públicas indias. Briski buscó colegios internos que quisiesen hacerse cargo de ellos y preparó una exposición con las fotos de los niños -primero en Nueva York y después en Calcuta- con el fin de recaudar dinero para su educación: el orgullo de los niños al ver expuesto su propio trabajo es una de las secuencias más poderosas de "Los niños del barrio Rojo".

Pero conseguir que los chicos traspasasen el mundo en el que habían crecido no era nada fácil, ya que debían enfrentarse con el caos y los peligros del prostíbulo: clientes agresivos, abuso de drogas y alcohol, robos y asesinatos, además de correr el riesgo de ser obligados a prostituirse. De hecho, algunos no lo han conseguido. Aún así, como afirma el codirector del documental, Ross Kauffman: "Presenciar la transformación de esos chicos ha sido extraordinario".

     Título original: Born into Brothels
     Año: 2004
     Duración: 83 min.
     Nacionalidad: India, EE.UU.
     Género: Documental.
     Fecha de estreno: 11/08/2006
     Calificación: Mayores de 13 años
     Distribuidora: Karma Films Spain

 

Comentario

Zana Briski

La primera vez que fui a la India en 1995, no tenía ni idea de lo que me iba a encontrar. Empecé a viajar y a fotografiar la cruda realidad de las mujeres: el infanticidio femenino, el matrimonio infantil, las dotes, etc.

No tenía intención de fotografiar a las prostitutas hasta que un amigo me llevó al Barrio Rojo de Calcuta. En el momento en que puse el pie en aquel laberinto de callejones, supe que ese era el motivo por el que había ido a la India.

Pasé muchos meses intentando entrar en aquel lugar. Sabía que quería vivir con las mujeres para poder entender mejor sus vidas. Un día el dueño de un burdel me ofreció una habitación. Me llevó mucho tiempo ganarme la confianza de las mujeres. Mientras que ellas esperaban a los clientes yo esperaba con ellas. Me sentaba horas y horas a bromear, a jugar y a experimentar las emociones que existían en un mundo en que las mujeres se sentían atrapadas y obligadas a vender afecto para poder vivir y poder cuidar de sus hijos.

Los niños me aceptaron inmediatamente. Ellos no entendían muy bien lo que yo estaba haciendo allí pero estaban fascinados conmigo y con mi cámara. Les dejé usarla y les enseñé como hacer fotos. Pensé que sería estupendo poder ver el mundo a través de sus ojos. Fue entonces cuando decidí enseñarles fotografía.

En mi siguiente viaje me llevé diez cámaras y cogí a los niños que tenían más ganas de aprender. No tenía ni idea de lo que estaba haciendo pero a los niños les encantaba y se presentaban a mis clases todas las semanas. Y los resultados eran estupendos. Abandoné mi propia fotografía y empecé a trabajar con los niños a jornada completa. Supe que había algo importante que contar así que compré una cámara de video y empecé a grabar a los niños en los burdeles, en las calles y en las clases de fotografía. Nunca antes había cogido una cámara de video.

Le dije a Ross Kauffman que se viniera a Calcuta a hacer una película conmigo pero no quiso así que le mandé algunas de las cintas para que las viera, sabiendo que se enamoraría de los niños de la misma forma que yo lo había hecho. Poco tiempo después de ver el video estaba en un avión camino de Calcuta. Estaba preocupado por la historia. Le dije que esperara y que la historia surgiría por sí misma.

Y así fue.

Ross Kauffman

En el invierno del año 2000, Zana Briski, una fotógrafa de Nueva York me pidió que colaborara con ella en un proyecto sobre los hijos de las prostitutas de Calcuta. Les había estado enseñando técnicas de fotografía en los dos últimos años y decidió que sushistorias eran buenas para una película.

Acababa de dejar el montaje de documentales tras 10 años dedicándome a ello y estaba en plena transición para convertirme en cámara. Me intrigó mucho lo que Zana me estaba ofreciendo pero lo rechacé porque no quería ser un pobre cineasta en los próximos tres o cinco años.

Después Zana me envió cuatro cintas de video que había grabado en Calcuta para que ejerciera de "crítico" (ella no había hecho un video antes). En los diez primeros minutos supe que me iba a ir a Calcuta.

Estoy eternamente agradecido a Zana y a los niños por compartir sus vidas conmigo.

Ross Kauffman es el director, productor y director de fotografía, además de participar en el montaje de Los Niños del Barrio Rojo (Born into Brothels), ganadora del Oscar de la Academia en el año 2005 al Mejor Documental. Actualmente está trabajando en Project Kashmir, un documental que lleva al espectador a la zona de guerra de Kashmir y examina el conflicto desde un punto de vista emocional y social.

Los niños

"Quería ser médico. Luego quería ser artista. Ahora quiero ser fotógrafo."

Avijit

"Quiero mostrar con mis fotografías como vive la gente en esta ciudad. Quiero hacer entender a la gente cómo es el comportamiento de esta gente."

Gour

"Me da vergüenza hacer fotos fuera. La gente se burla de nosotros. Dicen: ¿De dónde habrán sacado esas cámaras?"

Kochi

"Fuimos a la playa a hacer fotos. No había visto nunca el mar. Estaba impresionado."

Manik

"Un día abrí la cámara y se me veló todo el carrete, así que no lo hice más"

Puja

"La tía Zana nos enseñó muy bien que todo está en nuestra cabeza. Nos gustaba tanto hacer fotos que nos olvidamos de hacer nuestro trabajo."

Shanti

"Cuando tengo una cámara en mis manos soy feliz. Siento que estoy aprendiendo algo y que puedo ser algo."

Suchitra

"La primera vez que utilizamos una cámara me sentí muy bien. Antes nunca habíamos tenido una oportunidad … habíamos visto a otras personas haciendo fotos y deseábamos tener nosotros también una cámara.

Tapasi

CANAL COMPRAS