• Inicio Sugerir Modificar

Lo que sé de Lola


Cartel de Lo que sé de Lola

Léon es un hombre solitario, que no trabaja en nada ni se relaciona con nadie. Sólo cuida a su madre enferma hasta que ella muere. Para romper su soledad, le gusta robar el correo de los vecinos, escuchar las conversaciones de la gente, seguir las idas y venidas de los viajeros en una pequeña estación de tren. Un día, Dolores, una española ruidosa, se instala en el vecindario y Léon fija en ella toda su atención. Conoce sus encuentros, sus tristezas, espía a través de los tabiques los altibajos de su suerte e interviene en su vida, mientras va consignando a lo largo de años en un cuaderno los pequeños detalles de su cotidianeidad. Sólo al final ella sabrá que alguien se convirtió en su sombra.

     Título original: Ce que je sais de Lola
     Año: 2006
     Duración: 112 min.
     Nacionalidad: Francia, España
     Género: Drama.
     Fecha de estreno: 29/09/2006
     Distribuidora: Wanda Films

 

Comentario

Léon soy yo, y Léon, como yo, es alguien que ha hecho del mundo su espectáculo, alguien que asiste fascinado a todo lo que le rodea: para mí hay siempre un misterio en la nuca de esa chica que sigo por la calle y a la que nunca abordaré, en esa conversación que espío en la barra de un bar cualquiera, o en la discusión de una pareja que vive en el piso de abajo y que escucho de madrugada a través del patio de mi casa. Hay algunos directores y escritores que necesitan que les pasen cosas para contar una historia. A mí me basta con bajar a comprar la barra de pan. Me gustan los personajes grises, los personajes tristes, los que parecen cualquiera, pero, por dentro, como León, como usted, viven tumultuosas historias de amor y deseo. Porque esta, sobre todo es una historia de amor, aunque nunca se diga te quiero.

Lo que sé de Lola quiere ser también una película sobre la mirada y el deseo. Normalmente el tiempo exacto de la mirada es algo que dicta la sociedad: "¡Niño, no mires!"; pero esta película habla de alguien que es peligroso porque mira más de la cuenta, y, al mirar más tipo del permitido, desequilibra el orden establecido. Y es, sobre todo, una película sobre el deseo, del deseo de León por Dolores, un intento de representarlo por medios cinematográficos.

Léon me parece un personaje fascinante, porque vive de forma ociosa, ocupado en cosas y rituales que sólo le incumben y definen a él mismo. No siente la necesidad de fingir todo el tiempo, ni de resultar divertido o interesar a todo el mundo, como nos suele pasar a los demás. Esta película es como un viaje espacial hacia la intimidad de un personaje opaco, imprevisible, que dispone del tiempo y del dinero para hacer lo que le dé la gana. Su razón de ser la encuentra en Dolores, esa vecina española ruidosa que un día llega a la casa del suburbio gris donde Léon habita y revoluciona su vida desde el otro lado del tabique. Lola Dueñas dice que esta es la historia de un ángel de la guarda, Léon, que cuida a un ser desvalido, Dolores, sin esperar una respuesta. Por eso, en realidad, Lo que sé de Lola es una historia de amor imposible, en la que, sin embargo, el amor no se acaba nunca, porque uno de los amantes nunca sabe de la existencia del otro.

Yo quiero que esta historia, además de a mí, le pertenezca a muchas personas. Porque yo creo en la soledad de Léon como creo en su necesidad y su dificultad de amar, como creo en la necesidad y en la dificultad de amar de toda la gente.