• Inicio Sugerir Modificar

La dalia negra


Cartel de La dalia negra

Dos detectives ex boxeadores - Lee Blanchard y Bucky Bleichert -son los encargados de investigar la muerte de la ambiciosa Betty Ann Short, actriz de películas de serie B conocida como "La Dalia Negra", en un ataque tan espeluznante que se prohibió la publicación de las imágenes del asesinato.

Mientras la creciente preocupación de Blanchard por la investigación pone en peligro su relación con Kay, su compañero Bleichert se siente atraído por la enigmática Madeleine Linscott, perteneciente a una de las familias más destacadas de la ciudad que por casualidad tiene un vínculo sospechoso con la víctima.

     Título original: The Black Dahlia
     Año: 2006
     Duración: 120 min.
     Nacionalidad: EE.UU., Bulgaria
     Género: Intriga.
     Fecha de estreno: 20/10/2006
     Calificación: Mayores de 18 años
     Distribuidora: Tri Pictures, S.A.

 

Comentario

Elizabeth "Betty" Short nació el 29 de julio de 1924 en Hyde Park (Massachussets). Al igual que muchas otras aspirantes a actriz en la época dorada de la posguerra, perseguía un sueño: triunfar en Hollywood. A los 19 años se dirigió a Los Angeles (California), pasando antes por la casa de su padre en Santa Bárbara.

Su historia en la ciudad se parece a la de muchas otras ingenuas jóvenes. Se presentó a varias pruebas, vivió durante un tiempo en los apartamentos Chancellor Arms y se dice que frecuentaba clubes nocturnos como el Pig & Whistle en Hollywood Boulevard, el Café Formosa en Santa Monica Boulevard y el Hotel Biltmore en Grand Avenue. Fue en este mismo hotel donde, el 9 de enero de 1947, Betty supuestamente había quedado con un amigo. Fue la última vez que se la vio con vida.

Debido a su pelo negro, la costumbre de vestirse de negro, llevar una flor prendida del pelo y al estreno en 1946 de la película La dalia azul - protagonizada por Alan Ladd y Verónica Lake - adquirió el apodo de La dalia negra que la perseguiría incluso después de su muerte. Su truculenta historia fascinaba a la gente porque parecía algo sacado directamente de una novela de Raymond Chandler o Dashiell Hammett. Y la verdad es que la mayoría de las personas que se vieron implicadas en el caso llegaron a obsesionarse con salvar o destrozar la reputación de la Dalia.

El espeluznante asesinato de la joven cautivó a Hollywood y al país entero en 1947. La capital del entretenimiento estaba llena de mafiosos, corruptos ejecutivos de del mundo del cine, policías comprados y gente muy dispuesta a aprovecharse de una joven...y de los jugosos detalles de su muerte. Durante meses, tanto el L.A. Examiner, el Los Angeles Times como cualquier periodicucho llenaron sus portadas de titulares acerca de Betty, desde "¿Quién mató a Betty Short?" a "Bolso y zapatos negros: La Dalia arrasa". Su historia se convertiría en una leyenda de Hollywood y llenaría la imaginación de un chico para toda su vida.

Betty entró en la mente del novelista James Ellroy cuando aún era niño. Tenía solo 11 años cuando su padre le regaló la antología de crímenes titulada The Badge y le fascinó el resumen de Jack Webb sobre la malograda Elizabeth Short. Su madre - Joan Hilliker - había sido estrangulada pocos meses antes en un brutal ataque aún sin resolver y la incapacidad de Ellroy de llorar su muerte se convirtió en una obsesión con la Dalia.

Al igual que muchos otros antes y después, seguiría la historia de este icono de Hollywood durante largos años. Recuerda que iba a la Biblioteca Central, donde vería el microfilme sobre el caso, y se hartaría de una ciudad de Los Angeles ya desaparecida: "Viajaba en el tiempo de 1959 a 1947" explica el autor. "Convertía la actual Los Angeles en la de entonces. Empecé a vivir en una ciudad dual en la que he permanecido desde entonces".

De hecho, Ellroy no escribiría La dalia negra - su séptima novela y la primera de su cuarteto sobre Los Angeles - hasta 1987, tras acumular experiencia con obras como Réquiem por Brown, Sangre en la luna y La colina de los suicidas. El autor señala que tenía que prepararse para la vida en Los Angeles de 1947.

Para Ellroy, la Dalia no descansaría al terminar el libro. Escribió a continuación la novela Mis rincones oscuros, una memoria del asesinato de su madre en 1958. "Tuve que emprender un viaje muy largo con Elizabeth Short antes de que pudiera llegar a escribir sobre mi madre", explica el autor. "Elizabeth Short siempre fue la sustituta en la ficción de mi madre. Y mi madre y ella metamorfosearon. Fue una mezcla muy potente. Durante mucho parte del tiempo fueron en mi mente una sola persona".

El guionista Josh Friedman recibió de los productores Rudy Cohen y Moshe Diamant el encargo de adaptar las más de 300 páginas de la novela de Ellroy para el director David Fincher, que en 1997 iba a dirigir el proyecto inicial. Director y guionista trabajaron juntos durante varios años, alternando con otros proyectos.

Al final Fincher abandonó y, según Friedman, "Brian De Palma entró y fue como una locomotora. A instancia de Brian y Art Linson (productor), efectuamos unos cambios significativos en el guión y se puede decir que estábamos preparados para comenzar".

Con respecto a la novela original, el guionista afirma que no la ve como una novela de género sino de ficción histórica: "Me encantó la forma de contarla de su autor porque tiene un talento único para entrelazar historias distintas. Seguí su estructura y me mantuve fiel a la actitud de sus personajes".

"James crea un mundo negro y su forma de contar las historias es muy compleja", constata el director Brian De Palma. "Tiene un lenguaje muy rico y Josh supo calcular muy bien lo que se podía o no hacer con la obra. Vivió y respiró el material oscuro y complejo de Ellroy durante una década y nunca optó por el camino fácil. Y después Art y yo trabajamos con él durante casi un año para llegar al guión que buscábamos".

De Palma reconoce que no sólo quería contar la historia de la Dalia sino también explorar el mundo de Los Angeles de 1947, el mundo de esos personajes profundamente afectados por el crimen. Le gusto especialmente la interpretación de Friedman del triángulo entre Bucky, Lee y Kay: "Hay una historia entre Bucky y Lee que arranca con los disturbios conocidos como los Zoot Suit Riots y que culmina cuando Bucky amaña un combate de boxeo con el fin de conseguir dinero para ingresar a su padre en una residencia".

Conocido por sus giros y golpes inesperados en la trama, a De Palma también le gustó el hecho de que todos los personajes mintieran: "En cualquier escena dramática donde crees que alguien revela algo, es muy probable que confiesen exactamente lo contrario de lo que dijeron antes. Todos están comprometidos y vemos cómo Bucky desciende a un infierno del que no consigue escapar".

Con un guión aceptable y financiación de la venta de los derechos en el extranjero, el director y los productores empezaron a buscar un socio en el mercado estadounidense. Tras una reunión con Marc Shmuger, entonces vicepresidente y actualmente presidente de Universal Pictures, llegaron a un acuerdo sobre los derechos domésticos.

En opinión del productor Art Linson, "las películas 'oscuras' son tradicionalmente difíciles de hacer en Hollywood. Lo que distinguió ésta de un asesinato tradicional es el efecto que tuvo en todos los implicados. No es sólo un filme sobre quién lo hizo sino que trata además de la obsesión y el impacto que tuvo en los detectives y en las mujeres relacionadas con ellos. Hay pocos directores que entiendan lo que es el cine negro, pero Brian lo domina completamente y tiene el gran estilo visual que Dalia necesitaba".

Tras conseguir la financiación de la película, a los productores les quedaba otro pequeño trabajo por hacer: encontrar un grupo de actores jóvenes pero con el suficiente talento como para convencer con los diálogos de Ellroy y Friedman y encarnar convincentemente a personajes del cine negro más clásico. Aquí entran cinco jóvenes actores llamados Josh, Scarlett, Aaron, Mia y Hilary.

CANAL COMPRAS