• Inicio Sugerir Modificar

¡Peligro!, menores sueltos


Cartel de ¡Peligro!, menores sueltos

Es Nochebuena. Una espesa niebla ha provocado el cierre del aeropuerto y amenaza con arruinar las vacaciones de los pasajeros que se han quedado en tierra. Aislados por la nieve de camino a casa de su padre, dos “Menores Sueltos”, alias MS, Spencer y su hermana pequeña, Katherine, son

llevados a la sala de menores perdidos del aeropuerto, una celda de reclusión para decenas de chicos abandonados y sin padres de todo el país.

Atrapado en el fuego cruzado de proyectiles de tortitas y cartones de zumo y desesperado por huir, Spencer intenta escapar hacia la libertad junto con otros cuatro MS, que no podrían ser más diferentes por mucho que lo hubieran intentado: la mimada niña rica Grace; la masculina Donna, que vive en un parque de caravanas; el brillante estudiante Charlie y el obseso de los comics

Timothy Wellington, alias “Beef".

Con el gruñón director del Departamento de Relaciones con los Pasajeros, Oliver Porter, su pelota ayudante Zach Van Bourke y todos los guardias de seguridad del aeropuerto pisándoles los talones, este grupo de MS de procedencias tan diversas aprenden a dejar a un lado sus diferencias y ayudarse entre ellos para escapar de las garras de las autoridades aeroportuarias.

Mientras tanto, Katherine y los otros MS han sido llevados a un hotel cercano a esperar a que termine la tormenta. Decidido a reunirse con su hermana pequeña y a satisfacer su visión infantil de la llegada de Santa Claus la mañana de navidad, Spencer consigue la ayuda de su pandilla de MS. Trabajando juntos como una inesperada familia, burlan a Oliver y su cuadrilla y los dejan atrás. Cayendo en picado por los toboganes de las maletas, revolviendo entre el equipaje no reclamado y haciendo piragüismo por una colina cubierta de nieve, convierten la Navidad en el aeropuerto en un pandemónium vacacional y, de

paso, demuestran que en vacaciones no importa dónde estés, sino con quién estés.

     Título original: Unaccompanied minors
     Año: 2006
     Duración: 90 min.
     Nacionalidad: EE.UU.
     Género: Comedia.
     Fecha de estreno: 15/12/2006
     Calificación: Todos los públicos
     Distribuidora: Warner Sogefilms, S.A.

 

Comentario

"Creo que no me equivoco si digo que la mayoría de la gente teme a los viajes en vacaciones", señala el director Paul Feig. "Si algo sale mal, los adultos pueden arreglar la situación cancelando sus vuelos, reservando habitación en un hotel o alquilando un coche. Pero, ¿qué ocurre si estás atrapado en un aeropuerto y eres un menor? ¿Qué harías si los empleados del aeropuerto te encerraran en una habitación con otros chicos y te dijeran que te tenías que quedar allí toda la noche?"

El guión de ¡Peligro! Menores Sueltos está basado en la historia de Susan Burton Babysitting, que se emite en el programa de la cadena Chicago Public Radio This American Life, ganador de un premio Peabody.

"Escuché por la radio una historia sobre dos hermanas que se quedan atrapadas en un aeropuerto mientras viajaban de casa de uno de sus padres a la casa del otro", recuerda el productor Michael Aguilar. "Me llamó la atención como idea para una película porque conjugaba aventura y diversión y tenía un núcleo emocional, así que me reuní con los guionistas Jacob Meszaros y Mya Stark para crear un grupo de personajes jóvenes que se quedan atrapados en un aeropuerto en Navidad sin sus familias y crean una pequeña familia improvisada".

Junto con Aguilar, su colega la productora Lauren Shuler Donner estuvo buscando al director adecuado para realizar su proyecto. Hace unos años, Paul Feig mostró su destreza contando historias de aventuras adolescentes con la serie de televisión Freaks and Geeks, alabada por la crítica.

Shuler Donner declara: "Estábamos encantados de que Paul respondiera tan bien al material. Tiene una forma de expresarse y un estilo únicos y sabe cómo combinar la comedia física con elementos conmovedores. Además, nadie entiende las angustias preadolescentes tan bien como él".

Tras aparecer personalmente en This American Life, Feig comenta: "Me sentí atraído por este proyecto por muchas razones. Siempre intento contar historias sobre familias o sobre gente que establece lazos afectivos. En esta historia hay cinco chicos de familias distintas unidos por el hecho de que son en su mayor parte hijos de padres divorciados y, durante las vacaciones de Navidad, viajan de casa de uno de los padres a casa del otro. Me encanta el concepto de personas extrañas que están obligadas a unirse y descubren que tienen cosas en común. Al mismo tiempo, deseaba hacer una comedia divertida, física, al viejo estilo, como aquellas con las que crecí. Sólo quería intentarlo y capturar ese estilo de comedia divertido y payaso".

LOS NIÑOS PERMANECEN EN LA PANTALLA

Tras establecer el núcleo de la historia en un grupo de niños que se juntan y le dan la vuelta a una situación desafortunada, los realizadores dirigieron su atención al casting. "El casting supone el 90 por ciento del trabajo", afirma Feig. "Si el casting ha salido bien, todo lo que hay que hacer es asegurarse de que los ángulos de cámara son los correctos, mantener a los actores bien encaminados y estar pendiente de ellos si las cosas les vienen grandes o se descentran. Pero, en definitiva, el casting es lo más importante". Para una película con tantos actores jóvenes, Feig pidió ayuda a la directora de casting Allison Jones, que ganó un Emmy al mejor casting de serie cómica por su trabajo en Freaks and Geeks. Jones fue posteriormente nominada a los Emmy por su trabajo en Curb Your Enthusiasm y Arrested Development. "Lanzamos nuestras redes tanto sobre actores profesionales como sobre recién llegados. Buscaba chicos que tuvieran personalidad propia y la confianza suficiente para ser ellos mismos", destaca Feig.

Shuler Donner añade: "Estoy de acuerdo con Paul. El casting es lo más importante. Hicimos la prueba a cientos de niños y conseguimos un grupo magnífico". Para el papel principal, Spencer, Feig encontró al joven desgarbado que buscaba cuando Dyllan Christopher (14 años) acudió a la prueba.

"Dyllan tiene algo que le hace muy divertido", destaca Feig. "Es un poco desgarbado porque está en esa etapa en la que quieres ser una cosa, pero en realidad eres otra muy distinta. Aun así, es lo suficientemente testarudo como para decir 'Hey, yo soy así. Voy a intentar integrarme, chicos, pero si tengo que cambiar, ¿de qué me sirve? Voy a salir ahí y hacer lo que tengo que hacer'. Me recordaba a mí mismo con esa edad, así que pensé, '¡Claro que el papel es tuyo!'"

"Spencer es un chico al que su madre presiona para que haga todo lo que ella dice; por eso, va cargando con su hermana a todos lados, lo que es muy embarazoso para él", declara Christopher. "Sin embargo, pierde a su hermana y, desde ese momento, su único objetivo es encontrarla y regalarle una buena Navidad, porque no quiere que se despierte la mañana del día de Navidad sin Santa Claus y sin regalos".

La fuente de todos los problemas de Spencer es su hermana pequeña, Katherine, interpretada por Dominique Saldaña, que hace su debut en la gran pantalla con ¡Peligro! Menores Sueltos.

"Tiene siete años, y verla seguir las instrucciones del director es muy divertido. Nunca pensarías que podría cambiar y convertirse en una persona distinta en tan poco tiempo, pero lo consigue. Es magnífica", observa Aguilar. Una cosa capta la atención de Spencer en la sala de menores perdidos: Grace, una rompecorazones precoz que aparentemente lo tiene todo, a la que interpreta Gina Mantegna. Mantegna, que es la mayor del grupo, celebró su 16 cumpleaños durante el rodaje.

"Gina tiene esa energía radiante típica de los adolescentes. Es la chica de la que todos los chicos se enamoran en el instituto, y eso que no es la típica rubia modelo Barbie, que a mí me aburre muchísimo", dice Feig. "A mis amigos y a mí nos interesaban más las chicas diferentes y divertidas, y ella es justo eso". Con relación a su personaje en la película, Mantegna declara: "Grace es la típica chica de 14 años que parece que tiene treinta. Es un poco madura y siempre está coqueteando con los chicos a la primera oportunidad que se le presenta. Luego, su carácter sufre un cambio al final de la historia, lo que hizo interesante el interpretarla". Mientras Spencer observa a Grace y Katherine esquivar cartones de zumo, a ellos se acerca un MS con un ordenador llamado Charlie, que está haciendo una encuesta sobre el tema "razones para volar solo en esta época del año". Con sólo 13 años, Tyler James Williams, conocido por su papel protagonista en el éxito de la televisión Everybody Hates Chris, fue elegido para interpretar a este apasionado de los datos destinado a la Ivy League. Shuler Donner recuerda: "Un día, mientras conducía camino a casa, vi un cartel de

Everybody Hates Chris, e inmediatamente supe que Tyler James Williams era nuestro Charlie". "Tyler es divertidísimo", puntualiza Feig. "Es un alma de Dios. Ha sido capaz de captar la esencia de este chico que pasa todo el tiempo con los adultos. Quiere tener amigos de su edad, pero sus preferencias e intereses son de adulto". "Charlie es extremadamente inteligente y va a su aire. No está escolarizado y va vestido como en los 60. Recibirá algunos palos, pero aun así seguirá viendo la botella medio llena", declara Williams.

La amplia red que lanzaron los realizadores se extendió hasta Nueva York en el este y hasta Vancouver en el norte. Quinn Shephard, nacida en Nueva Jersey, interpreta el papel de Donna, una joven un tanto masculina, con lengua afilada y que pega muy duro.

"Quinn tiene una energía natural asombrosa", comenta Feig. "Es fresca, real y llena de personalidad. La cámara la adora. Procede de Jersey e interpreta muy bien el duro pero a la vez adorable papel de Donna". "Creo que Donna quiere aislarse de los demás porque se crió con unos padres que nunca fueron cariñosos con ella, y por eso creo que tiene esta actitud tan dura", explica Shephard sobre su personaje.

Nacido en British Columbia (Canadá), Brett Kelly interpreta a Timothy "Beef" Wellington, un preadolescente de voz suave con una imaginación muy activa. Kelly es recordado por su maravilloso e inocente papel de "El chico" en la comedia Bad Santa, junto a Billy Bob Thornton. "Era seguidor de Brett desde Bad Santa. Creo que estuvo graciosísimo", confiesa

Feig. "Lo que me encanta de Brett es que le da un toque personal a todo lo que hace y siempre resulta muy divertido. Es un chico muy seguro de sí mismo". "El mote de mi personaje es 'Beef'. Creo que lo llaman así porque es más grandote", declara Kelly. "Es el típico chico tímido y tranquilo, pero una vez que sale y algo le motiva, vuelve y se hace un poco más sociable… o algo así".

ADULTOS SUELTOS

El papel de líder de la autoridad aeroportuaria lo ostenta el explotado e infravalorado director del Departamento de Relaciones con los Pasajeros Oliver Porter, interpretado por el monologuista y satírico político Lewis Black. "Soporto mucha ansiedad, frustración, dolor y náusea", bromea Black al responder a la pregunta de por qué creía que los realizadores querían que interpretara el papel de Oliver. "No tengo una actitud o un carácter muy familiar. Soy el antifamilia. Mi personaje no tiene familia. Está divorciado. Vive sólo. Es infeliz. Me imagino que, por todo ello, dijeron 'Lewis es nuestro hombre'".

Shuler Donner añade: "Allison Jones conoce a los talentos cómicos mejor que cualquier director de casting de la ciudad. Ella y Paul nos ayudaron a conseguir un reparto cómico tan magnífico". Para Feig, conseguir a Black para el papel de némesis cascarrabias de los traviesos MS era una decisión obvia. "He sido un gran seguidor de la comedia de Lewis durante años. No podríamos haber encontrado un actor mejor que él para interpretar a una persona tan enfadada y fastidiada por los chicos".

Black añade: "Todo lo que mi personaje quería era tomarse unas vacaciones, pero no puede a causa de la niebla. Y, encima de eso, ahora tiene que tratar con cientos de niños descontrolados en su aeropuerto, y todo porque la Madre Naturaleza decidió arruinar sus vacaciones. Tengo unos momentos de ira tremendos. Grito a los chicos, lo que es divertidísimo, aunque la mitad del tiempo estoy regañando a chicos imaginarios fuera de

las cámaras. Pero hay unas cuantas escenas en las que corro detrás de ellos y les grito directamente". Hablando más en serio, pero no mucho, Black continúa diciendo: "Es muy divertido interpretar al malvado, porque en cierto modo puedes revolucionarte. Ya sabes, eres el tío espeluznante".

El subordinado de Oliver es el complaciente encargado del aeropuerto Zach Van Bourke, interpretado por Wilmer Valderrama. "Zach, el personaje de Wilmer, es algo contradictorio", advierte Aguilar. "Por una parte, quiere ayudar a su jefe, pero, por otra, siente simpatía hacia estos chicos porque es una especie de niño grande. Wilmer consiguió dotar a su personaje de una dulzura y sinceridad fabulosas".

Valderrama confiesa: "Mi personaje es elegido por Oliver para controlar a los MS, pero los chicos no respetan su autoridad y encuentran la forma de convertir su vida en un infierno fugándose de la sala de menores perdidos. Los chicos escapan y Oliver está empeñado en atraparlos usando los medios que sean necesarios. Al principio, Zach tiene miedo de Oliver orque no quiere perder su empleo, pero la experiencia de estar con los chicos le enseña a saber defenderse".

Mientras los empleados del aeropuerto y los MS juegan al ratón y al gato, el padre de Spencer y Katherine, Sam, recibe una llamada desesperada de la madre de ambos diciéndole que los chicos se han quedado en tierra. Sam, un profesor de estudios medioambientales obsesionado con el medio ambiente, está interpretado por el comediante y antiguo corresponsal de The Daily Show with Jon Stewart Rob Corddry. Sam decide recorrer cientos de kilómetros en coche a través de la tormenta de nieve para reunirse con sus hijos… en su cafetera bio-diesel, respetuosa con el medio ambiente pero más lenta que un ciclomotor. Corddry declara: "Sam es un ecologista excesivamente entusiasta resuelto a salvar el mundo, a veces en detrimento de pasar más tiempo con sus hijos. Su viaje para rescatarlos es una especie de redención no exenta de líos y payasadas".

"Rob es espectacular. Tiene una de las escenas más divertidas y sinceras de la película, en la que su coche bio-diesel explota cuando va camino de recoger a sus hijos. Su reacción te hace reír y a la vez te parte el corazón", comenta Feig. Contando con un sólido grupo de amigos y seguidores entre los actores con los que ha trabajado en éxitos de la televisión como The Office y Arrested Development, Feig y su equipo ha juntado a una gran variedad de rostros familiares para aumentar el elenco de estrellas invitadas y los cameos. La película cuenta con la participación de los alumnos Jessica Walter y Tony Hale de Arrested Development; los compañeros de reparto de The Office B.J. Novak y Mindy Kaling; Al Roker de The Today Show; Rob Riggle de The Daily Show with Jon Stewart; David Koechner de El reportero: la leyenda de Ron Burgundy; Dave Gruber Allen, alias "el camionero desnudo"; los miembros de The Kids in the Hall Kevin McDonald, Bruce McCulloch y Mark McKinney; Paget Brewster de la serie Huff, que emite la cadena Showtime; Cedric Yarbrough de Reno 911!; Kristen Wiig de Saturday Night Live; Sandra Tsing Loh, creadora de The Loh Life; Steve Bannos de Freaks and Geeks; el comediante Nick Thune y la legendaria estrella cómica Teri Garr.

MONTANDO EL DECORADO

Además del reparto, uno de los pilares de la película es el propio aeropuerto. El diseñador de producción Aaron Osborne advierte: "Queríamos que el aeropuerto fuese una parte integral de la historia. Al principio de la película, el aeropuerto tiene un aspecto frío e insensible, y queríamos mostrar cómo estos chicos se comportan en un ambiente tan desagradable. Naturalmente, los niños son sólo eso, niños, y al final le transmiten mucha calidez al edificio". Feig había pensado en un espacio grande, moderno y abierto, con techos altos y grandes ventanas que diesen la sensación de estar realmente perdido en un laberinto de pasillos y pasos elevados. "Paul buscaba algo que se pareciese a un entramado arquitectónico", recuerda Osborne. "Estaba usando como modelo la arquitectura de los años 60 del aeropuerto O'Hare de Chicago e hicimos lo posible por reproducirla".

Curiosamente, Osborne encontró ese aeropuerto del medio oeste frío y cubierto de nieve no

en el medio oeste, sino en Salt Lake City, Utah; y no en un aeropuerto, sino en una biblioteca, un estadio deportivo, un palacio de congresos y un centro de transportes del servicio postal. "Fue difícil encontrar un único espacio que se adaptara a todas nuestras necesidades, y que estuviese disponible para unos cuantos meses de preparación y dos meses de rodaje. Al final, reconstruimos edificios separados para crear el aeropuerto. La biblioteca pública de Salt Lake City es una pieza de arquitectura maravillosa que se convirtió en el paseo principal del aeropuerto en la película. Después, convertimos el estadio deportivo Delta Center en nuestra fría sala de menores perdidos, hecha de hormigón", explica Osborne. El palacio de congresos Salt Palace fue otra localización clave, con entramados que soportan los altos techos de cristal, y que dan la apariencia de un moderno aeropuerto. Para la escena del tobogán de las maletas, en la que unos cuantos MS se lanzan por él, Osborne revela: "Paul se inspiró sobre todo en el sistema de transporte de equipaje del aeropuerto de Denver, que es famoso por destrozar todas las maletas que pasan por él. Al final, construimos un montón de tramos y usamos un centro de transportes del servicio postal. Creo que conseguimos una secuencia asombrosa de la que estamos verdaderamente orgullosos, pues una gran parte del trabajo del equipo se dedicó a ello".

Si Osborne ayudó a contar la historia a través del decorado, la diseñadora de vestuario Lisa Tomczeszyn trabajó codo con codo con el director para ilustrar los antecedentes de cada uno de los personajes de la película. "Paul quería que todo pareciera real, muy real. Siempre estaba mencionando recuerdos de su niñez, pero, por desgracia, debido a ello, sus referencias visuales eran mucho más de los 70 que de 2006", dice Tomczesyn riendo.

"Creamos un estilo para cada uno de los personajes que resaltara su personalidad y su procedencia. Para Spencer, Paul quería que fuera vestido como de Kmart, lo que conseguimos a medias", continúa diciendo Tomczesyn. "El problema era que Paul creía que muchas de las prendas que Kmart y Target venden son todavía muy cool. Por tanto, confié en las tradicionales prendas de American Apparel, lo que resulta curioso, porque American Apparel es lo más cool de entre lo cool, pero a Spencer le dan el aspecto del típico empollón".

Tomczeszyn continúa aclarando las influencias para el vestuario de los demás MS. "Para Charlie, el niño-adulto no escolarizado, creamos un look mezcla de Fred Astaire y de un estudiante de Eton. En cuanto a Grace, la niña rica, que tiene dinero suficiente para comprar ropa de cualquier diseñador, un look chic, moderno y sin una marca definida parecía el más adecuado. Y elegimos colores y estampados más atrevidos para el vestuario de Donna, la indomable chica masculina". La apariencia de autoridad que debía tener el personal del aeropuerto se basó en una escala proporcional ordenada por categoría laboral. "Wilmer lleva un traje barato de cien dólares", dice Tomczeszyn al describir el look de los empleados del aeropuerto. "El objetivo con Wilmer era que pareciese lo más desaliñado posible. Y él estaba preparado para ello; se lo puso y era como '¡Es genial!' Por otra parte, Lewis era básicamente la versión más cara de Wilmer: vestido de forma impecable con un traje conservador y autoritario".

UNA UNIÓN LLENA DE ACCIÓN

Las dos primeras semanas de producción se dedicaron a rodar en exteriores, incluida la secuencia de la bajada en canoa por una montaña cubierta de nieve, que fue rodada por la noche en la cima de Mountain Dell/East Canyon y en la popular estación de esquí Snowbasin. Desafiando temperaturas bastante inferiores a los 0º C, producción rodó la difícil y peligrosa escena, que resultó ser una experiencia integradora para el reparto y el equipo de rodaje.

Trabajando sobre una capa de frío polvo de más de quince centímetros de espesor, el coordinador de efectos especiales David Waine y el coordinador de especialistas Peewee Piemonte se aseguraron de que los actores y los especialistas estuvieran a salvo incluso cuando ponían su integridad en peligro para darle a Feig el efecto de velocidad que él quería.

"La escena de la canoa debía resultar realista. Si los chicos están deslizándose por un terraplén de nieve, debían tener la sensación de que estaban yendo muy rápido y sin control", afirma Feig. "Para ello, David instaló un gran torno en el frontal de la canoa y la lanzó rápidamente por la montaña".

Utilizando especialistas profesionales para las escenas peligrosas de esta persecución por la colina, Piemonte organizó a casi una docena de sus mejores especialistas para que la acción pareciese auténtica y excitante.

Piemonte declara, "Le dije a mis especialistas por adelantado: 'Esta es la situación. Vais a golpearos contra el suelo y contra la nieve. Vamos a hacerlo como los buenos especialistas de antes'. Poco después, los chavales estaban deslizándose por la pendiente de una montaña helada de noche y dando tumbos sobre una canoa, un kayak, una tabla de surf, un neumático y la parte de arriba de una parrilla. Rompieron una maleta por la mitad contra un árbol y un colchón de aire contra otro. Teníamos que asegurarnos de que pareciera real y de que nadie resultara herido. Creo que todos mis chicos hicieron un gran trabajo". Para las tomas en las que los actores montaban sobre la canoa, varias cámaras fueron instaladas en ella desde varios ángulos para captar cada momento de improvisación. "Estamos deslizándonos. Nos movemos a una gran velocidad. Los demás gritan y todo eso, y yo estaba en la parte delantera de la canoa. Dimos contra un montículo de nieve, y una bola de nieve se formó en el aire. Era bonita, redonda y me golpeó en plena cara", dice Tyler James Williams riendo. "Nos empujaron muy fuerte ladera abajo, y todos gritábamos y nos reíamos. No podíamos poner caras serias", recuerda Quinn Shephard. "Era muy, muy divertido, pero hacía mucho frío. Una noche, de hecho, estuvimos a -14º C".

Otra secuencia de persecución que mantuvo ocupados a los departamentos de efectos especiales y de especialistas fue la del carrito de golf "prestado". En la película, el carrito, conducido por la MS sin permiso Donna, viaja a toda velocidad por la terminal del aeropuerto y acaba llevándose por delante las estanterías de una tienda.

Shephard admite: "Cuando leí el guión por primera vez pensé: 'Es una locura. ¿Cómo van a conseguirlo? ¿Cómo vamos a causar tantos destrozos sin cargarnos el decorado?'". Waine explica que el carrito de golf estaba equipado con controles de radio manejados por su equipo. "Colocamos actuadores lineales sobre el carrito de golf para el freno y el acelerador, y otro para la dirección. Luego, usamos placas de circuitos de servo y un

sistema de control remoto que nos permitió manejarlo desde fuera". Durante las largas horas, las frías noches y las agotadoras acrobacias, el reparto y el equipo de rodaje se las arreglaron para sacar tiempo y formar una pequeña familia. Los jóvenes actores compaginaron los deberes del rodaje con sus clases y sacaron el máximo provecho de los dos meses que pasaron juntos. "Lo pasamos muy bien porque todos somos más o menos de la misma edad. Es más divertido rodearte de gente que tiene tu misma edad y con la que puedes hablar. Eso fue lo que más me gustó de rodar esta película", dice Brett Kelly.

Shephard también disfrutó de la oportunidad de trabajar con un reparto de actores de edad parecida a la suya. "Tenía muchas ganas de hacer esta película porque pensaba: '¿Qué puede ser más divertido que rodar una película con un montón de chicos y con tanto descontrol?'"

"Conectamos muy bien", reconoce Dyllan Christopher. "Nos compenetramos perfectamente y lo pasamos genial".

Al ser la mayor del grupo, Gina Mantegna se mostró reacia en un principio a alternar con sus compañeros de reparto, más jóvenes que ella, pero también disfrutó del buen rollo que hubo entre ellos. "Al principio, pensaba: 'Chicos, sois realmente jóvenes'", bromea Mantegna. "Yo tengo 16 y ellos 10, 11 y 14. Pero llegamos a conocernos bien y fue muy divertido".

No ajeno a lo divertido que es rodar con compañeros de reparto adolescentes, Wilmer Valderrama compaginó su actividad de ocho años en la serie Aquellos maravillosos 70 con el rodaje de ¡Peligro! Menores Sueltos. "Introduje el ritual de "la palabra del día" de Aquellos maravillosos 70 en el rodaje, pero no puedo decirte ninguna de las palabras porque son súper secretas. Lo pasamos muy bien, y estos chicos formaron un grupo fantástico. Al final del rodaje, los consideraba casi como mis hermanos y hermanas pequeñas. Lo genial del caso es que, al igual que sus personajes en la película, el reparto se

convirtió en una especie de familia".

"Cuando juntas a todos estos jóvenes actores tan imaginativos, llenos de talento y amantes de la diversión, no puedes evitar que su energía te contagie. Hubo muy buenas vibraciones durante el rodaje. Y, al igual que los personajes que interpretan, los chicos empezaron siendo unos desconocidos y terminaron siendo buenos amigos unidos por esta experiencia única", dice Lauren Shuler Donner.

En busca de la palabra perfecta para describir la mezcla de acción, comedia y elementos emotivos de la película, Tyler James Williams reflexiona: "Cuando combinas comedia y drama obtienes "dramedia". Pero, ¿cómo se llama la unión de comedia, drama y acción? ¿"Dramediacción"? ¿"Dramadacción"? Sí, esa es la palabra". "Creo que esta película es lo que se llama una "película para sentirse bien", que normalmente me dan grima", bromea Lewis Black. "Pero eso es lo que es… una película para sentirse bien".

Feig concluye: "Las vacaciones, en la mayoría de los casos, tienden a ser más estresantes de lo que deberían. Claramente, los chicos tienen este problema resuelto porque no dejan que nada se interponga en su camino a la hora de pasarlo bien".

CANAL COMPRAS