• Inicio Sugerir Modificar

De profundis


Cartel de De profundis

Había una vez una casa en el medio del mar, donde una mujer esperaba tocando un violonchelo melancólico… Aguardaba a su amado, un pintor que siempre quiso ser marinero para navegar entre las medusas, las estrellas de mar y los peces de mil colores que soñaba en sus cuadros. Su fascinación le llevó a emprender un viaje en el que descubrir la emocionante belleza y los misterios de las profundidades, pero tras el que ninguno de los dos sabía si algún día podrían volver a encontrarse…

     Título original: De profundis
     Año: 2006
     Duración: 75 min.
     Nacionalidad: España
     Género: Animación. Drama
     Fecha de estreno: 19/01/2007
     Calificación: Todos los públicos
     Distribuidora: Alta Films, S.A.

 

Comentario

Los campos de la narrativa y la imagen en los que he ido trabajando a lo largo de mi carrera han ido entretejiéndose e interrelacionándose sucesivamente. Así, de la pintura y la escritura, mis primeras actividades, surgió el puente hacia el cómic. Los nexos que este medio ha ido estableciendo a lo largo del último tercio del siglo XX con otras formas de expresión (el cine, el diseño, la moda, la novela, la animación...) posibilitó mi participación en diferentes proyectos, algunos de ellos de dibujos animados. Estos proyectos se encontraron siempre dentro de los "estándares" del medio, producciones colectivas destinadas a un gran público infantil.

Pero las posibilidades expresivas del lenguaje de la animación y sus técnicas son, obviamente, independientes de los usos predominantes que en cada momento se pueda hacer de ellas. Y, llegados a este punto, era inevitable que varias ideas acabasen tentando mi ambición creativa.

¿Es posible la realización de un trabajo "de autor" dentro de un medio con los condicionantes comerciales de la animación (más allá de los cortometrajes)? ¿Podría contar una historia "adulta", como las que habitualmente han conformado mi producción artística? ¿Podría conservar el trazo y la textura de los originales? ¿Podría, para mantener el sentido estricto de "obra de autor", resolver técnicamente la producción sin necesidad de una estructura "industrial"? ¿Se podría llegar a incorporar la música y el sonido más allá del sentido utilitario y subordinado tradicional de la banda sonora?

Soy consciente de que algunos de estos asuntos -tal vez todos- han sido ya resueltos, plenamente o en parte. Pero el mismo hecho de que así sea abre las puertas a la posibilidad de la expresión personal y artística, individualizada, y, por tanto, a que cada respuesta dada por artistas diferentes tenga valor en si misma. Como cada cuadro, cada poema, cada música.

DE PROFUNDIS es el intento de respuesta, artísticamente individualizada, de un creador de historias e imágenes y un músico a todos estos interrogantes. Las imágenes, todas y cada una, están concebidas desde un punto de vista pictórico. La composición, la textura, el trabajo cromático, la pincelada, el trazo personal, se imponen como elementos predominantes del contenido visual. La narración, la secuenciación, la historia contada, tienen ambición poética, sin renunciar a su esencia narrativa. Pretenden componer, junto con la música y el sonido, un poema visual y sinfónico.

En cuanto a la técnica de animación, resulta indudable que, en su aplastante mayoría, las producciones de los últimos años persiguen de forma entusiasta (especialmente a partir de la irrupción de las técnicas de 3D) el "engaño visual", la convicción del espectador de que aquello que está viendo es real. ¿Quién puede resistir esa perfección hiperrealista en volúmenes, texturas, luces, etc.?

DE PROFUNDIS no quiere convencer; sino sugerir. No pretende imponer su realidad al espectador a través del prodigio técnico, sino que quiere conseguir su complicidad sentimental y estética. Pretende transmitir, ante todo, sensaciones, e invitar al espectador a la contemplación pausada.

No hay diálogos, no hay palabras. Sólo imágenes, sonidos y música. Una música que se va componiendo dibujo a dibujo, secuencia a secuencia, en absoluta simbiosis, simultánea, no a posteriori, una vez acabado el trabajo visual. Esta forma de trabajo proporciona un nivel de interrelación máximo entre los componentes visual y sonoro.

La música de DE PROFUNDIS tiene, en este sentido, un carácter sinfónico, unitario, no fragmentario. Y lo que en una producción estándar se consideraría banda de efectos sonoros, cobra aquí valor simbólico específico, más allá de su valor naturalista, incorporándose al espacio musical casi como un componente más de la orquesta.

Un viaje al fondo del mar. Un sueño en imágenes. Una historia de amor. Un poema animado...