• Inicio Sugerir Modificar

Diarios de la calle


Cartel de Diarios de la calle

A sus 23 años, todavía con aspecto de estudiante, la idealista Erin Gruwell parece dispuesta a comerse el mundo el día que entra en el high school Wilson para estrenarse como profesora. Pero su clase lo único que espera es sobrevivir un día más; son un grupo multiétnico de adolescentes de los más variados orígenes, afroamericanos, latinos, asiáticos, delincuentes juveniles, pandilleros y estudiantes de barrios pobres. Lo único que parecen tener en común es el odio que se profesan entre sí y la intuición de que el sistema educativo se está limitando a almacenarlos en cualquier lugar antes de que tengan edad para desaparecer. Erin se empeña día tras día en ganarse a sus estudiantes pese a su obstinado rechazo a toda forma de participación en las clases.

Pero la realidad del ghetto no tarda en imponerse. Una pandillera latina de su clase presencia un tiroteo originado por cuestiones raciales; otro día la profesora intercepta una desagradable caricatura racista. Erin aprovecha esos incidentes y los convierte en dinamicos elementos de aprendizaje. Así se produce una transformación en el aula: los alumnos empiezan a escuchar y Erin se libera de sus idealistas prejuicios y acepta oir las historias que le cuentan los chicos sobre las malas calles en las que deben sobrevivir a una guerra no declarada. Erin empieza a conectar con los miembros de su clase. Les trae discos de música urbana y libros surgidos de otro tipo de ghetto, como "El diario de Ana Frank", y con esas simples herramientas les abre los ojos a la experiencia de la lucha de quienes han sufrido la intolerancia fuera de las comunidades a las que los chicos pertenecen.

Sabiendo que cada uno de sus estudiantes tiene una historia que contar, Erin les anima a que escriban un diario con sus pensamientos y experiencias. Tras compartirlo con los demás, cada alumno ve que sus compañeros viven una situación similar a la suya; y comprenden por primera vez que hay más horizontes en la vida que esperar a llegar vivo a los 18. Los diarios de los chicos dejan de ser deberes de clase y se convierten en un instrumento de afirmación vital; y el contacto con sus estudiantes afecta a Erin mucho más profundamente de lo que ella hubiera podido imaginar.

     Título original: Freedom writers
     Año: 2007
     Duración: 127 min.
     Nacionalidad: EE.UU.
     Género: Drama.
     Fecha de estreno: 11/05/2007
     Calificación: Mayores de 13 años
     Distribuidora: Universal Pictures Spain S.L.

 

Comentario

La ganadora de dos Oscars Hilary Swank encarna el personaje de Erin Gruwell. "Las historias reales tienen una especial resonancia para mí", dice la actriz que ganó su primera estatuilla en el papel de Brandon Teena en la película basada en una historia real Los chicos no lloran. "Me conmovió la humanidad del guión. Sentí en lo más íntimo de mí la necesidad de participar en el proyecto de contar esta historia. Luego descubrí que era la actriz que la propia Erin deseaba que llevara su historia a la pantalla, y me sentí honrada. Le mandé a Erin un e-mail en el que desnudé mi alma. Quería conocerla, hablar con ella y decirle lo importante que me parecía su historia".

Dice Erin Gruwell: "Me parece que no existe tarea más noble que la de enseñar. Trabajar con chicos que no han tenido los mejores maestros, ni los mejores elementos de estudio, ni los mejores colegios. Quería enseñar a un grupo realmente diverso, que se hubiera visto afectado por los disturbios raciales, que fuera una genuina mezcla de razas y culturas y niveles sociales. En principio, el high school Wilson me pareció el lugar ideal: en él se mezclaban niños bien y otros que vivían en la más abyecta pobreza, acogía todas las razas conocidas bajo el sol, y sus estudiantes podían acabar en Harvard o en la cárcel".

Una tragedia que sacudió a algunos de sus estudiantes hizo que Gruwell se planteara la forma de dirigirse a ellos en términos que se relacionasen con su experiencia vital. Les hizo leer "El diario de Ana Frank" y descubrió que muchos se identificaban con los retos a los que se enfrentó la autora, que se crió en una zona de guerra.

Pero lo que les cambió la vida fue la siguiente tarea que les encomendó Gruwell: les pidió que registraran en un diario sus experiencias, emociones, problemas y triunfos. Dice el director Richard LaGravenese: "Los chicos aprendieron a manejar la pluma en vez de un arma. Y la escritura les salvó. Erin les pidió que describieran sus batallas cotidianas y eso les permitió compartir su vida con los demás, algo que nadie les había pedido anteriormente. Ana Frank les enseñó lo que era tener 13 años y vivir en época de guerra, y cómo el hecho de escribir le ayudó a sobrellevar su situación. Y luego Erin les enseñó a aplicar esa lección a sus propias vidas".

Los productores de DIARIOS DE LA CALLE son Stacey Sher, Michael Shamberg y Danny DeVito, que anteriormente habían producido la película nominada para el Oscar Erin Brockovich. Dice Stacey Sher: "Erin Gruwell es una heroína surgida de la vida cotidiana. Tenía miedo pero comprendió que debía hacer algo, que no podía darles la espalda a aquellos chicos. Y lo que hizo fue darles los intrumentos para que se ayudaran a sí mismos".

CANAL COMPRAS