• Inicio Sugerir Modificar

Juegos secretos


Cartel de Juegos secretos

La vida de un grupo de personas se entrecruzan de forma sorprendente y posiblemente peligrosa en parques, piscinas y calles de su pequeña comunidad.

     Título original: Little children
     Año: 2006
     Duración: 130 min.
     Nacionalidad: EE.UU.
     Género: Drama.
     Fecha de estreno: 09/02/2007
     Calificación: Mayores de 13 años
     Distribuidora: Tri Pictures, S.A.

 
Nominaciones:
Oscar. Mejor actriz 2007
Oscar. Mejor actor de reparto 2007

Comentario

En 2001, tras completar En la habitación, intenté comprar los derechos de Vía revolucionaria, la novela de Richard Yates. Sin embargo, no los conseguí debido a complicaciones con la sucesión. Lo que me había atraído del libro eran sus dos protagonistas, Frank y April Wheeler. No están dispuestos a renunciar a sus sueños, a las promesas incumplidas de su juventud. No son capaces de centrarse en los sueños de sus hijos y basan su identidad en su posición con respecto a los demás. Son duros en sus juicios y al final son víctimas de su propia dureza.

En 2003 leí el manuscrito de la nueva novela de Tom Perrotta, Little Children. Me entusiasmó su parecido con Vía revolucionaria. Sin embargo, mientras el libro de Yates te deja destrozado emocionalmente, con el escritor como un Dios iracundo e implacable, Little Children es más bien un melodrama satírico y Perrotta no juzga tan duramente a sus personajes. Los describe con empatía y humor, y el hilo conductor es la idea de la madre, el matriarcado que conecta todas las relaciones en la sociedad.

A principios de 2004 me reuní con Tom para hablar de la posibilidad de adaptar la novela. Había cosas que quería cambiar en la película, sobre todo el hecho de saber a ciencia cierta lo que el delincuente sexual, Ronnie había hecho o no para que le encarcelaran. Quería que Ronnie fuera como un personaje de los Hermanos Grimm, el troll debajo del puente o el gigante Grendel de Beowulf. Serviría como coartada o distracción para los otros personajes, una herramienta que utilizan para racionalizar sus miedos y deseos sin analizarse a sí mismos.

Los personajes luchan por su identidad desde el principio. Esta batalla provoca un hambre que son incapaces de saciar y la violencia y el miedo lo dominan todo. Vemos cómo se avergüenzan de sí mismos cuando la gente empieza a señalar con el dedo. Con esta idea en la mente Tom y yo empezamos a trabajar juntos.

CANAL COMPRAS