• Inicio Sugerir Modificar

Retrato de una obsesión


Cartel de Retrato de una obsesión

Fur comienza con una pequeña reunión de peleteros en el estudio fotográfico de la familia Arbus, donde se van a presentar los últimos diseños en peletería de Russek's, los elegantes grandes almacenes de Fifth Avenue dirigidos por el padre de Diane. Un acontecimiento estresante para Diane Arbus, que trabaja como ayudante de su marido Allan, fotógrafo de moda y publicidad. Hay que colocar las delicadas sillas doradas, asegurarse de que las modelos salgan perfectas y Diane y sus dos hijas tienen que aparecer de punta en blanco con los mejores vestidos y pieles de Russek's.

Su comportamiento será observado, no sólo por los asistentes a la presentación, sino también por los padres de Diane, Gertrude y David Nemerov. Aunque los Nemerov contratan los servicios del matrimonio Arbus para fotografiar los anuncios de los grandes almacenes, también es un modo de tratar condescendientemente a la pareja. Educaron a Diane para formar parte de su clase privilegiada y observan todo lo que hace con ojo crítico, comentando cualquier fallo o falta de protocolo. Y aunque intenta ocultarlo, Diane se siente tan incómoda en ese mundo como en las pieles de Russek's. Es una inquietud encubierta por su vida ordenada y respetable.

Esa misma noche, mientras peleteros de todo el país examinan la nueva moda, una compañía de mudanzas llega a la entrada del edificio. Diane les observa sacar muebles y otros enseres del camión y le llama la atención una extraña máscara del tamaño de una cabeza. Más tarde, cuando Diane ve por primera vez a su nuevo vecino - Lionel - el misterio aumenta. Enfundado en un abrigo, un sombrero y una bufanda, una máscara tapa su cara. Sólo se ven sus ojos, que devuelven con franqueza la mirada fascinada de Diane.

En las dos semanas siguientes Diane no deja de observar las idas y venidas de su vecino: sus pasos en la escalera, la música que sale de su ático, etc. Un visitante calvo sube corriendo las escaleras y sale notablemente cambiado. Cuando el fregadero de su casa se atasca Diane descubre que el problema se encuentra en una tubería que conecta los dos pisos, un descubrimiento que dará más pistas tentadoras sobre el vecino de arriba.

Finalmente, y con no pocos nervios, Diane se dirige a la puerta de Lionel con la cámara Rolleiflex sin estrenar que le regaló Allan hace años. Sin embargo, Diane no fotografiará a Lionel esa noche ni a la siguiente, cuando la invite a entrar. Así comienza una aventura que llevará a Diane al mundo underground que siempre la atrajo y a una relación que transformará su vida y su arte para siempre.

     Título original: Fur: An imaginary portrait of Diane Arbus
     Año: 2006
     Duración: 122 min.
     Nacionalidad: EE.UU.
     Género: Drama.
     Fecha de estreno: 04/05/2007
     Calificación: Mayores de 13 años
     Distribuidora: Tri Pictures, S.A.

 

Comentario

Al crear su retrato imaginario de la gran fotógrafa americana Diane Arbus, el director Steven Shainberg ha rodado una película, al igual que la artista y la obra que celebra, atrevida y misteriosa. Rechaza el planteamiento tradicional de las biografías mezclando la realidad y la fantasía con el fin de explorar la formación de una artista singular. Atravesamos el espejo para entrar en un mundo inventado, lleno de visiones fantásticas y personajes complejos. Ambientada en 1958, el año en que Arbus emprendió su carrera en solitario, Fur es una sorprendente combinación de cuento de hadas, estudio psicológico, película de época e historia de amor. Pero sobre todo refleja la comprensión y el amor de Shainberg por esta artista tan personal.

Mucho antes de que Arbus se convirtiera en leyenda, Steven Shainberg crecía en una casa de Nueva York empapelada con sus fotos. Arbus era amiga del tío de Shainberg, el escritor Lawrence Shainberg, que compraba sus fotografías y a veces las recibía como regalo. En esa época Arbus luchaba por vivir de su arte, que era completamente distinto de cualquier otro tipo de fotografía, especialmente sus retratos de personas ignoradas o despreciadas por la sociedad convencional. Arbus sentía fascinación y admiración por estos 'freaks', personas con anormalidades físicas o psíquicas, artistas de circo, travestis, etc.

Para Shainberg estas extrañas fotografías eran simplemente el trabajo de una amiga de su tío. "Nunca conocí a Diane", explica el director. "Pero formaba parte del mundo adulto de mis padres, un mundo misterioso e intrigante. Las imágenes jugaron un papel clave en mi educación visual. La mayoría de los padres leían cuentos a sus hijos por la noche mientras que yo, cuando me iba a la cama, pasaba por delante de la foto del Gigante Judío!", exclama, refiriéndose a la famosa fotografía del 'Gigante Judío' (de 180 kilos de peso y casi 2 metros y medio de altura) Eddie Carmel y sus padres.

CANAL COMPRAS