• Inicio Sugerir Modificar

La línea recta


Cartel de La línea recta

Noelia aún no ha cumplido los treinta años. Vive en un barrio periférico de Barcelona. De noche, trabaja en una gasolinera. De día, reparte publicidad por los portales. No tiene tiempo libre. Noelia deja su trabajo nocturno. Abandona la casa que comparte con Rosa. Nunca se despide de nadie. No deja pistas ni huellas. No busca ni tiene amigos. Noelia es un personaje anónimo. Una más entre los miles de jóvenes de una gran ciudad. A su alrededor, Rosa, Lucas, Nico, el jefe... Todos con sus pequeños conflictos, sus pequeñas ilusiones, luchando por sobrevivir día a día. "La línea recta" es una historia urbana en la que la protagonista, Noelia, se comporta como la propia ciudad en la que habita, crece y avanza en una línea recta imaginaria que le lleva de un trabajo a otro, de una vivienda a otra, sin rumbo fijo, sin detenerse, sin descansar, sin saber a dónde va.

     Título original: La línea recta
     Año: 2006
     Duración: 95 min.
     Nacionalidad: España
     Género: Drama.
     Fecha de estreno: 27/04/2007
     Calificación: Mayores de 13 años
     Distribuidora: Sherlock Films S.L.

 

Comentario

"La línea recta" es una película abierta basada en el seguimiento de un personaje, en los pequeños detalles de la cotidianidad y en el paso del tiempo, a través de una mirada que observa a cierta distancia a Noelia, la protagonista, en su entorno laboral y vital durante un breve periodo de tiempo, que oscila en torno a un mes. Noelia se desenvuelve en un contexto donde las interrelaciones con los compañeros de trabajo, con la mujer con la que comparte casa, con los portales donde reparte publicidad, sirven de marco para elaborar un relato sin tramas y sin la utilización de los recursos propios de la ficción convencional. No hay un comienzo ni un final, no hay arcos de transformación en los personajes. La vida de Noelia trascurre por la pantalla sin más, con sus momentos altos y bajos, sus pequeñas sorpresas y sus grandes dosis de cotidianidad.

He tratado de reducir los recursos expresivos de la ficción a su mínima expresión. Se trata de que los personajes aparezcan en la pantalla con la máxima naturalidad huyendo de interpretaciones marcadas por pautas dramáticas. Durante el rodaje hemos combinado técnicas propias del cine de ficción con otras del cine documental. Las voces y las situaciones que se producen en los portales son reales, obtenidas de grabaciones sonoras ocultas. La estructura de la película se basa en la interrelación de los personajes con su entorno y en la sucesión de unas imágenes aparentemente planas y sin gran carga dramática. Personalmente, he intentado que mi mirada sea lo más transparente posible, tratando de ceder todo el protagonismo a los personajes y al espectador, que es quien debe de completar la película con su propia mirada.