• Inicio Sugerir Modificar

Suspiros del corazón


Cartel de Suspiros del corazón

A Fernando Valbuena de Montijos, joven empresario español afincado en Buenos Aires, una revistucha de fotonovelas titulada Suspiros del Corazón le acierta el horóscopo de forma sorprendente. A punto de tomar una importante decisión de negocios, Fernando querrá conocer su horóscopo del mes siguiente. Para ello, acabará transformándose en actor de fotonovelas. El destino le hará conocer a la joven Fraty, y cambiará su vida para siempre. Suspiros del corazón es una comedia romántico-absurda en torno a las utopías, las predicciones astrales, el dinero y el amor.

     Título original: Suspiros del corazón
     Año: 2006
     Duración: 92 min.
     Nacionalidad: Argentina, España
     Género: Comedia.
     Fecha de estreno: 06/07/2007
     Calificación: Todos los públicos
     Distribuidora: Sherlock Films S.L.

 

Comentario

Suspiros del Corazón es un capricho. El capricho de acometer una obra que toca temas "pasados de moda". La trama se desarrolla en un contexto de fantasía, con un planteamiento pretendidamente naif, si cabe hasta cursi. Algo así como una fábula, con la obviedad que ésta conlleva.

Vivimos inmersos en un sistema competitivo que fomenta y estimula el pulular de seres codiciosos, encumbrados como "triunfadores", hipermediatizados, aplaudidos y deseados. Todo aquello que no "triunfa", todo aquello que no esté "de moda" es simplemente desechable, no tiene "valor". Suspiros del corazón se propone, con cierta nostalgia, rescatar sentimientos devaluados, ideales trasnochados, sueños de justicia románticos e impracticables. Incursiona, desde la ironía, en una discreta crítica de los tan cacareados valores de "crecimiento económico", "desarrollo", "progreso" en un mundo moderno e insolidario. Suspiros del corazón apuesta por valores "pasados de moda". Dicen que está pasado de moda tocar temas pasados de moda. Sin duda la moda está en decretar lo que está de moda y lo que deja de estarlo. Ante tanta moda y tanto pase de moda, sólo queda pasar de modas y ser uno mismo. Lo bueno de las modas es que pronto pasan de moda.

Suspiros del Corazón acude al rescate de un género obsoleto como es la fotonovela. Un formato dirigido a los sectores menos cultos de la población, con contenidos de nula ambición intelectual: melodramas, historietas romanticonas y horóscopos que despertarían falsos sueños en las empleadas domesticas. Poco, o nada destacable, permanece hoy en día de un género precursor de la telenovela, de los culebrones y de la tendencia postmoderna del llamado mal gusto, rebautizada como "kitsch". Sin embargo, cierto tipo minoritario de fotonovela se propuso jugar un papel cultural y social, como fue la revista Idilio, editada por la mítica Editora Abril de Buenos Aires.

Eran años en que América acogía a obreros, artesanos, artistas, intelectuales y diletantes que huían de las violencias políticas de Europa. Años en que la divulgación de la cultura y de las ideas era objetivo prioritario de todo hombre o mujer de pensamiento moderno. Aquellos inmigrantes que traían consigo sus ideales perseguidos y sus sueños de un mundo más justo, conciliaban su labor cotidiana con una intensa actividad política e intelectual. Muchos de ellos se desempeñaron en asociaciones culturales, compañías de teatro, pasquines de contenido variado, actividades todas ellas autogestionadas, autofinanciadas y rabiosamente independientes.

En esa época existieron en la Argentina hombres como Manolo, el Tano y Tío Sammy, humildes librepensadores europeos, con inquietudes filosóficas que, convencidos de cumplir un rol en la sociedad, adaptaron, al lenguaje de fotonovela, clásicos de la literatura y las difundieron con notable éxito entre los sectores populares. Lejos quedaba la cuestión del dinero o la fama, sólo aspiraban aportar su granito de arena para un mundo mejor.

Eran años, como todos, difíciles, confusos y violentos, pero en los que cabía la ilusión de pretender cambiar el mundo, y en los que las utopías se vislumbraban como posibles.