• Inicio Sugerir Modificar

El ultimátum de Bourne


Cartel de El ultimátum de Bourne

Bourne es un hombre sin país y sin pasado. Después de ser sometido a un brutal entrenamiento del que no recuerda nada por personas a las que no consigue identificar, se convirtió en una sofisticada arma humana, y ahora se ha convertido en el objetivo más escurridizo de la CIA. Desde que le encontraron flotando en el mar Mediterráneo italiano hace varios años, inició una búsqueda desesperada para saber quién es y quién le enseñó a matar.

Cuando su novia Marie fue asesinada, a Bourne le pudo la sed de venganza. Cuando la aplacó, sólo deseaba desaparecer para siempre y olvidar la vida que le habían robado. Pero el titular de un periódico londinense que especula sobre la posibilidad de que siga vivo acaba con sus esperanzas, convirtiéndole de nuevo en un objetivo.

Treadstone, el programa de operaciones ultrasecretas que creó a este superasesino, ya no existe. Ha sido absorbido por el programa Blackbriar, del Departamento de Defensa, que ha lanzado a la calle una nueva generación de asesinos profesionales a disposición del Gobierno y cuya existencia es desconocida. Para ellos, Bourne representa un malfuncionamiento valorado en 30 millones de dólares que debe ser eliminado; para él, ellos son el único eslabón que le une a una vida que se ha esforzado en olvidar.

Bourne ha llegado al final del camino. Esta vez no le bastarán las promesas vacías de sus antiguos amos; tampoco se detendrá al matar a los que le persiguen sin tregua. No le queda nada que perder y se servirá de todo lo que le han enseñado, de todos sus instintos para llegar hasta sus creadores y acabar de una vez por todas.

     Título original: The Bourne ultimatum
     Año: 2007
     Duración: 111 min.
     Nacionalidad: EE.UU.
     Género: Acción. Drama
     Fecha de estreno: 14/08/2007
     Calificación: Mayores de 13 años
     Distribuidora: Universal Pictures Spain S.L.

 

Comentario

Durante los últimos cinco años, numerosos espectadores han seguido ansiosamente el peligroso viaje de Jason Bourne. Después del estreno de El caso Bourne en 2002, el público se quedó maravillado por la osada estructura que colocaba a la película en una nueva categoría posmilenio dentro del género de espías. "La gente se quedaba sorprendida por la frescura de la película", recuerda el productor Frank Marshall. "No era una película de acción a la usanza. Creo que no esperaban que la historia fuera contada de ese modo, ni que fuera rodara con tanta precisión, ni que Matt Damon estuviera tan espléndido".

Para dirigir la segunda entrega, El mito de Bourne, los productores optaron por Paul Greengrass, un realizador inglés reconocido a nivel internacional por el público y la crítica por sus documentales y largometrajes como Domingo sangriento/Bloody Sunday y Omagh. A pesar de ser una película de gran presupuesto, el realizador quiso mantener su estilo de rodaje cámara en mano, de iluminación y de montaje rápido. El mito de Bourne fue muy aclamada y Peter Travers, de la revista Rolling Stone, dijo: "Si no recuerda lo que significa disfrutar viendo una película rodada por todo el planeta, con enfrentamientos y acción insuperable, realizada con humor, estilo e inteligencia, no se pierda El mito de Bourne".

Paul Greengrass alcanzó la cúspide gracias a El mito de Bourne y al ser nominado a un Oscar al Mejor Director por United 93. Ahora vuelve a llevar al solitario héroe a la gran pantalla en su búsqueda de respuestas en EL ULTIMÁTUM DE BOURNE. La necesidad de cerrar el círculo fue lo que le convenció para rodar esta tercera entrega: "Bourne es un hombre de carne y hueso en un mundo real empeñado en una búsqueda mítica", dice. "Me gusta porque es una historia de oposiciones. ¿Es un asesino o le transformaron en uno? Siempre planea la sensación de que Bourne es uno de nosotros y que rehúye ser como 'ellos'. Quiere respuestas, pero no se fía de ellos. Todos son malos, el sistema es corrupto. Me lo paso muy bien describiendo todo esto con un ritmo trepidante contra un telón de fondo muy contemporáneo".

Una entrega de Bourne no sería completa sin que el oscarizado Matt Damon volviera a encarnar al protagonista. El actor se alegró de que el director quisiera hacer la tercera parte. "Paul es uno de los grandes directores actuales", dice el actor. "Es un gran narrador y su estilo es idóneo para estas películas porque carece de teatralidad. Su forma de rodar es muy honrada".

Matt Damon vuelve a imprimir la misma tranquila intensidad al personaje en busca de la verdad. "Matt nunca se equivoca", dice Paul Greengrass. "Hay algo en él que hace saber al espectador que es el bueno. Es genial a la hora de interpretar un personaje con muchas sombras. Comunica su deseo de ser bueno, sobre todo a los jóvenes. Matt y yo vemos el personaje y la película del mismo modo". En opinión del productor Frank Marshall, el actor imprime las mismas cualidades al personaje que las descritas en la clásica serie escrita por Robert Ludlum. "Matt encarna a la perfección lo que el Sr. Ludlum habría querido ver en el personaje. Por ejemplo, no tiene pinta de asesino a pesar de ser un profesional; es contemporáneo y puede volverse invisible en el mundo actual. Es exactamente lo que describió Ludlum". Al igual que los guiones de las dos primeras entregas de Bourne, la historia que Tony Gilroy escribió para EL ULTIMÁTUM DE BOURNE se aleja de la trama de las novelas de Robert Ludlum, que transcurren en plena guerra fría y que no atraerían a una generación nacida cuando ya no existía. Pero la idea de la conspiración y de un programa gubernamental descontrolado sigue siendo más que relevante. Siempre se sospechó que el autor tenía un contacto en la CIA, que alguien le contaba cosas que le ayudaban a mantener un elevado nivel de credibilidad en sus historias.

CANAL COMPRAS