• Inicio Sugerir Modificar

El club de los suicidas


Cartel de El club de los suicidas

Un grupo de hombres y mujeres se conocen en una terapia de la seguridad social para suicidas. Lo único que tienen en común es que todos han intentado matarse por diferentes motivos y que todos han fracasado.

El rumbo de sus vidas dará un giro radical cuando caiga en sus manos una vieja edición de la novela El club de los suicidas, de Robert Louis Stevenson. La luz se hace para ellos. Y deciden emular a los héroes del relato, creando su propio club secreto. Sólo que en lugar de en el Londres del siglo XIX, estamos en Madrid en pleno año 2006. Y en vez de una mansión entre la niebla, nuestros protagonistas montan su club en un destartalado almacén chino de un "todo a cien".

El objetivo del club es matarse los unos a los otros. Pero dentro de un orden, claro. Se reúnen una noche a la semana. Y juegan a las cartas. El que gana debe morir. Y el que pierde debe matarle en el plazo de siete días. Entonces será cuando descubran que, si matarse a uno mismo es complicado, matar al prójimo es aún más difícil. Antonio, protagonista de nuestra película, se convierte en involuntario maestro de ceremonias del club y debe poner orden para que la cosa funcione, y para que todos vayan matándose dentro del plazo acordado.

Durante este desesperado intento por acabar con sus vidas, Antonio conocerá a sus compañeros de "juego": Ana (atractiva compulsiva ciclotímica que trabaja de reponedora en la Fnac), Manuel (ludópata que ha creado su propia ONG para ayudarse a sí mismo) y Javi (solitario empedernido que trabaja en un "burguer" de la zona).

     Título original: El club de los suicidas
     Año: 2007
     Duración: 110 min.
     Nacionalidad: España
     Género: Comedia.
     Fecha de estreno: 24/08/2007
     Distribuidora: Alta Films, S.A.

 

Comentario

Los protagonistas

Estamos ante una comedia negra. También ante una película divertida y con momentos ácidos y corrosivos. Pero, por encima de cualquier otra cosa, estamos ante una película de personajes. Y, por tanto, ante una película de actores. Fernando Tejero, Lucía Jiménez, Luis Callejo, Juanma Cifuentes, Cristina Alcázar, Clara Lago y el resto de los actores y actrices del filme son el alma de la película. Y gracias a ellos conseguimos acercarnos al verdadero tema de la historia: ¿por qué merece la pena levantarte cada mañana y seguir adelante? O, como dirían los Monty Python, auténticos maestros de la comedia negra: ¿quiénes somos, adónde vamos, de dónde venimos?

El tema

Dicen que cada treinta segundos alguien se suicida en alguna parte del mundo. Por suerte, cada treinta segundos también hay alguien que se ríe, que se enamora, que salta de alegría, o que simplemente se siente bien. Acerca de eso habla esta película: un puñado de seres humanos que están al borde del abismo. Que se preguntan qué hacer con sus vidas. Y que a lo largo de la historia encuentran algo a lo que agarrarse.

Lo que vemos

Visualmente, la película tiene una apuesta muy clara tanto desde el punto de vista fotográfico como artístico: crear un entorno urbano, reconocible y muy próximo. Madrid, hoy. El corazón de esta historia está en los barrios del centro de la ciudad, lugares que todos conocemos y que nos resultan familiares. Todo rodado con una cámara y una iluminación muy naturalistas que se van a poner siempre al servicio de los actores y de lo que se está contando. Desde el storyboard plano a plano de toda la película hasta el montaje final, la cámara será un testigo invisible, un retrato cómplice de los personajes que habitan el filme.

La comedia

EL CLUB DE LOS SUICIDAS es una comedia, que intenta tender algunos puentes, que quiere ser una película conciliadora y que plantea algunas cuestiones sencillas pero importantes acerca de la vida y la muerte, acerca del amor, acerca de lo que puede llegar a hacer alguien a quien se le rompe el corazón de la noche a la mañana. Pero también, y esto es esencial, es una película que busca que la gente se ría y que pase un rato divertido. Y es que ya se sabe que el humor es una cosa muy seria.