• Inicio Sugerir Modificar

Las 13 rosas


Cartel de Las 13 rosas

1 de abril de 1939. Con la entrada en Madrid de las tropas de Franco termina la guerra civil española. Temiendo la sangrienta represión que se avecinaba, muchos republicanos huyen del país, pero otros no pueden o no quieren. Como las jóvenes muchachas protagonistas de esta historia real. Franco promete que solamente serán castigados los que tengan las manos manchadas de sangre. Y ninguna de esas chicas las tiene. Como Carmen, por ejemplo, de 16 años, que militaba en las Juventudes Socialistas pero nunca tuvo un arma. Y el caso de Blanca Brisac, hija de un judío francés, es más evidente todavía. Es católica, votante de la derecha, madre de un hijo y que ha acudido a ayudar económicamente a un músico, militante comunista, compañero de orquesta de su marido. Las detuvieron al mes de acabar la guerra. Sufrieron duros interrogatorios policiales y finalmente fueron trasladadas a la cárcel de Ventas. A las 13 detenidas, a las que sus compañeras bautizaron como "las menores" por su corta edad, las incluyen en la misma causa bajo la acusación de ayuda a la rebelión y haber planeado un atentado contra Franco, un atentado irreal pero que daba base a la acusación. Todo muy abstracto, sin pruebas. Ellas y sus familiares estaban tranquilos, a lo máximo les caerían unos cuantos años de cárcel. Pero unos días antes de que se celebre el juicio se produce un atentado contra un militar franquista en el que mueren tres personas. Nada tienen que ver con ello las 13 jóvenes porque estaban en la cárcel cuando ocurrió todo. Pero se fraguó una venganza y el Tribunal Militar las condena a muerte y en menos de 48 horas son fusiladas.

     Título original: Las 13 rosas
     Año: 2007
     Duración: 124 min.
     Nacionalidad: España, Italia
     Género: Drama.
     Fecha de estreno: 19/10/2007
     Calificación: Mayores de 13 años
     Distribuidora: Alta Films, S.A.

 
Premios:
Goya. Mejor fotografía 2008
Goya. Mejor música original 2008
Goya. Mejor interpretación masculina de reparto 2008
Goya. Mejor diseño de vestuario 2008
Nominaciones:
Goya. Mejor película 2008
Goya. Mejor dirección 2008
Goya. Mejor guión original 2008
Goya. Mejor dirección de producción 2008
Goya. Mejor montaje 2008
Goya. Mejor dirección artística 2008
Goya. Mejor maquillaje y peluquería 2008
Goya. Mejor sonido 2008
Goya. Mejor efectos especiales 2008
Goya. Mejor actriz revelación 2008

Comentario

¿POR QUÉ HACER UNA PELÍCULA CUANDO SE PUEDE LEER UN LIBRO DE HISTORIA?.

Muchas veces hemos oído discutir sobre si una película se debe limitar a proporcionar diversión al espectador, o ser un vehículo de información para el público de grandes ideas y contenidos sociales. Es una controversia tan vieja como inútil. Todas las películas terminarán expresando, lo quieran o no, sus ideas, su visión de la realidad, con una riqueza y complejidad que variará de cero a cien, pero que estará presente en todos los casos. El hecho de que el cero sea más frecuente no invalida el razonamiento. Al fin y al cabo hacer una película es reinventar la vida, arreglarla desde nuestro punto de vista como un objeto estético, y en ese objeto estarán colocadas, como uno de los adornos principales, nuestras ideas, ideas que podrán variar con el tiempo, pero que si eran sinceras entonces, tendrán una validez permanente como parte del objeto. Otra discusión parecida se produce a propósito de las primeras intenciones que deben guiar a los autores a la hora de imaginar dicha película. Aquí la discusión si tiene más sentido, y viene muy bien a propósito de nuestro proyecto sobre "LAS 13 ROSAS". ¿Deberá nuestra historia ser primordialmente la denuncia de un hecho histórico, de un terrible, arbitrario y cruel acto de venganza ejercido por unos vencedores arrogantes sobre trece muchachas inocentes, o más bien deberemos esperar que, en todo caso, la denuncia caiga por su peso al reinventar y hacer vivir en la pantalla los últimos días de las chicas, con su juventud recién estrenada, sus proyectos e ilusiones, sus primeros amores, su idealismo combativo y su valor cívico y personal? Dicho de otra manera: ¿vamos a centrar la película en los hechos históricos, o en los personajes? Sin duda, la segunda opción es la buena. En primer lugar porque la película es un continuo de una duración limitada. La complejidad del suceso y todas sus derivaciones son más propias para ser tratadas por un investigador en forma escrita, o, en todo caso en un documental fílmico. La película se servirá de los hechos reales como una ayuda para comprender algo que, si no hubiera pasado, nos resultaría difícil imaginar. Por mucho que nos esforzáramos, en dos horas es imposible hablar de todo lo que rodeó aquel suceso. Pero sobre todo porque el campo de acción del cine es el de los sentimientos del espectador, mucho más que el de su ilustración.