• Inicio Sugerir Modificar

Once


Cartel de Once

Glen Hansard es un cantante y compositor que interpreta sus canciones por

las calles de Dublín, cuando no está trabajando en la tienda de su padre. Durante el día, para ganar algún dinero extra, interpreta conocidos temas para los transeúntes, pero por las noches, toca sus propios temas en los que habla de cómo le dejó su novia.

Su talento no pasa desapercibido a Marketa Irglova, quien da vida a una inmigrante checa que vende flores en la calle para sacar adelante a su hija

y a su madre. También ella se está recuperando de un “fracaso amoroso” y, para sentirse un poco mejor, escribe canciones sobre el tema, pero a diferencia de Glen, nunca las interpreta en público. Glen y Marketa, acaban de improviso haciendo un dueto en una tienda de música y será entonces cuando descubran que algo les une. Al no haberse recuperado todavía de sus respectivas rupturas, dudan sobre si luchar por iniciar una relación entre ellos. Mientras toman una decisión que cambie sus vidas, ambos se concentran en escribir nuevos temas y

grabar algo, para intentar abrirse camino profesionalmente en el mundo de la música.

     Título original: Once
     Año: 2005
     Duración: 85 min.
     Nacionalidad: Irlanda
     Género: Drama. Musical
     Fecha de estreno: 31/10/2007
     Calificación: Todos los públicos
     Distribuidora: Avalon Productions S.L.

 

Comentario

Las conversaciones sobre este proyecto comenzaron en 2005, durante un concierto de The Frames en Dublín. Como director con un pasado musical,

siempre he querido hacer una película que, sin ser un “musical” tradicional

(como los de los años 40), utilizara numerosas canciones para contar una

historia moderna, una historia de amor.

Al principio barajé varios proyectos pero los abandoné rápidamente, por

considerarlos demasiado ambiciosos. Quería encontrar una historia, de trama sencilla, que me permitiera usar canciones de una forma que el público moderno aceptara. Finalmente, opté por la idea de un músico callejero en las calles de Dublín; una persona que al no tener nada, no tiene nada para perder. Desarrollé una sencilla historia de amor, le pedí a Glen Hansard (el cantante de The Frames) que escribiera varias canciones - que terminaron formando un tandem con la historia emergente. Durante los meses siguientes, Glen y yo intercambiamos ideas - una línea de diálogo aquí, una canción ahí. Ambos nos alimentamos del trabajo del otro. Cuando llevábamos 60 páginas ya habíamos compuesto 10 temas originales.

Mi intención era hacer una película original, casi como un álbum visual, pero

ante todo quería contar una historia de amor, moderna y realista. Estamos en un mundo donde una canción de tres minutos equivale a diez páginas de guión; donde los personajes comunican más a través de canciones que hablando. Desde luego, esto no quiere decir que la historia no tenga una estructura de tres actos, sólo que ésta es un poco más oblicua que en muchas otras películas - y las canciones son la llave para descubrirla.

CANAL COMPRAS