• Inicio Sugerir Modificar

Michael Clayton


Cartel de Michael Clayton

Michael Clayton trabaja para un famoso bufete de Nueva York, aunque no ejerce de abogado. Su especialidad es arreglar las cosas de la manera más limpia y rápida posible. No es ni policía ni abogado, sino la perfecta mezcla entre ambos: el perro guardián, el compañero fiel que siempre obedece y nunca pregunta. La vida de Michael se tambalea cuando su mejor amigo dentro del bufete, Arthur Edens, que durante seis años ha defendido los intereses de Agtek, una importante multinacional agro-química, descubre que un producto de la compañía ha provocado la intoxicación de cientos de granjeros. El comportamiento de Arthur hará peligrar la estabilidad y los intereses tanto del bufete como de la poderosa multinacional. Michael se ve atrapado entre la lealtad a su amigo y el cumplimiento de su deber.

     Título original: Michael Clayton
     Año: 2007
     Duración: 119 min.
     Nacionalidad: EE.UU.
     Género: Drama.
     Fecha de estreno: 16/11/2007
     Calificación: Mayores de 13 años
     Distribuidora: Deaplaneta S.L.

 
Premios:
Oscar. Mejor actriz de reparto 2008
Nominaciones:
Oscar. Mejor película 2008
Oscar. Mejor actor 2008
Oscar. Mejor director 2008
Oscar. Mejor actor de reparto 2008

Comentario

"No hace falta analizar muy a fondo mis guiones anteriores para ver que estoy obsesionado con el entorno profesional y la vida laboral. Me interesa ver a qué se dedica la gente, cuánto ganan y cómo lo hacen; me fascinan los dilemas, los deseos y las decisiones", dice el guionista-director Tony Gilroy.

Su fuente de inspiración principal para "Michael Clayton" fueron las visitas que hizo a los bufetes de abogados de Nueva York durante la época en la que estaba preparando el guión de "Pactar con el diablo". Según Gilroy, "Mientras paseaba por esas gigantescas oficinas legales neoyorquinas, me iba dando cuenta de todo lo que pasa entre bambalinas. ¡Es sorprendente! Todos los bufetes tienen enormes departamentos administrativos que trabajan a todo trapo las veinticuatro horas al día para mantenerles a flote".

Gilroy apunta, "Oí hablar de un bufete que se vio envuelto en un gigantesco litigio que duró prácticamente una década. Finalmente parecía que el caso estaba resuelto y que el bufete se había impuesto. La suma que se debatía era de más de mil millones de dólares. Dos días antes de la firma definitiva, a las cuatro de la mañana, un asociado que todavía no era socio del bufete encontró un documento que la empresa había 'olvidado' incluir. Era un documento muy peliagudo con el que se hubiera dado un vuelco al caso. El documento nunca vio la luz, y el asociado fue ascendido a socio del bufete en un tiempo record".

"Otro caso de los años setenta, Anderson contra General Motors, surgió cuando los coches de GM empezaron a arder tras accidentes nimios. Un grupo de personas cuyos familiares habían sufrido "muertes por incineración" decidieron demandar a la empresa, y en 1999, cuando se resolvió finalmente el caso, recibieron una indemnización de 4.900 millones de dólares. En esta ocasión, el caso dio un giro tras el descubrimiento de la prueba definitiva, un documento que GM y sus abogados llevaban veinte años intentando esconder. Era un documento bien simple, un informe de dos páginas escrito por un ingeniero de GM llamado Edward Ivey titulado Análisis de daños relacionados con los incendios alimentados con gasolina. Simplemente analizaba los costes y beneficios de la producción. GM sabía que sus coches estallaban y la nota del Sr. Ivey era un cálculo directo de si era más barato cambiar la línea de montaje o indemnizar a los afectados. Decidieron que les salía más rentable indemnizar a las familias.

CANAL COMPRAS