• Inicio Sugerir Modificar

La aventura de los Águilas


Cartel de La aventura de los Águilas

Patrick y su unidad de exploradores, los Águilas, están de vacaciones en el valle de Chamonix. Atraídos por el riesgo y los juegos peligrosos, los chicos consiguen desatar la ira de su monitor, que les envía a una excursión de tres días como castigo. Su misión consiste en escalar la cumbre del Brevent, justo enfrente del Mont Blanc. ¡2.500 metros de altura! En sus mochilas cargan una común inexperiencia en montañismo, una cierta imprudencia, numerosas diferencias entre ellos, historias sobre chicas, la carta de una novia, una carta de un

hermano que lucha en el frente,…

Al atardecer, después de un largo día de camino, los chicos descubren que el refugio de montaña donde han sido enviados no existe. En busca de un lugar donde acampar, la montaña les mostrará su cara más oscura y siniestra. Mientras intentan encontrar una forma de salir, el grupo se separa… y uno de los chicos cae a los gélidos rápidos. Marullaz, un gendarme, sale a buscarles con una patrulla de rescate, trabajando contrarreloj para salvar la vida de los chicos.

     Título original: Les Aiguilles Rouges
     Año: 2006
     Duración: 93 min.
     Nacionalidad: Francia
     Género: Drama.
     Fecha de estreno: 28/12/2007
     Distribuidora: Baditri, S.L.

 

Comentario

Antes de Las Águilas Rojas, no había dirigido una película ¡desde hacía 23 años! En 1983, Ça va faire mal fue un fracaso comercial y por ello, fue una época en la que me interesé más por el vídeo.

Como llevaba a un coleccionista dentro del alma, empecé a comprar derechos de películas y me lancé al oficio de editor. De vez en cuando, intentaba escribir un guión, iniciar algún proyecto, pero mi actividad empresarial me tenía completamente absorbido. A medida que pasaban los años, más difícil me resultaba. Hace poco, me dije a mí mismo que si no volvía a hacer cine

hoy, nunca volvería a hacerlo. Siempre he llevado a un niño en mí que se negaba a morir. Por eso cogí el toro por los cuernos. Decidí dirigir y producir, a pesar de todo, esta aventura propia que viví a la edad de 15 años y que me había marcado profundamente. Escribí el primer borrador del guión pensando en que sería bastante fácil contar una historia sobre niños. Podía provocar un bonito encuentro con el público y además, ya había producido con satisfacción La

meilleure façon de marcher, de Claude Millar, con Patrick Dewaere y Patrick Bouchitey (que no es exactamente una película de niños, pero que se desarrolla en un centro de vacaciones).

Pensaba tener la ocasión de hacer una película de pequeño presupuesto – ¡me equivocaba totalmente! – pero fue la forma en que la idea nació. A mis cincuenta años, tenía ganas de utilizar mi pasado para escribir guiones… Durante mi primera carrera de cineasta, había intentado hacer distintos géneros cinematográficos.

CANAL COMPRAS