• Inicio Sugerir Modificar

Astérix en los Juegos Olímpicos


Cartel de Astérix en los Juegos Olímpicos

En el pequeño pueblo de los irreductibles galos no sólo se persigue a los romanos y los jabalíes. También se persigue al amor... Alafólix, joven guerrero intrépido y romántico está enamorado de la sublime princesa griega Irina.

No retrocediendo ante ninguna locura, Alafólix ha osado desafiar a Brutus, el cruelísimo hijo de César quien también compite por el favor de la Princesa Irina. De esta forma los dos competirán en los Juegos Olímpicos por la mano de la bella Irina.

Una formalidad para los galos: Astérix, Obélix, y Alafólix, cargados de la famosa poción mágica de Panorámix compiten y vuelven a competir e irán pasando todas las pruebas para dar una buena lección a César! Nuestros héroes se encaminan a Grecia con la moral muy alta para participar y sobre todo ganar. Pero una vez llegan al estadio todo se complica: el reglamento olímpico prohíbe todo tipo de poción! Nuestros amigos tendrán que medirse a atletas extremadamente preparados sin la magia de Panoramix.

Pero sobre todos ellos tendrán que enfrentarse a Brutus tenedor de todas las posibilidades para ganar los Juegos Olímpicos, la mano de la princesa Irina y el mismísimo trono de su padre. La inteligencia de Astérix, la fuerza de Obélix, y la intuición de Idéfix no serán suficientes para subir al fogoso Alafólix a los más alto del podium...

     Título original: Astérix aux Jeux Olympiques
     Año: 2008
     Duración: 119 min.
     Nacionalidad: Francia, Alemania, España
     Género: Aventuras.
     Fecha de estreno: 08/02/2008
     Calificación: Todos los públicos
     Distribuidora: Tri Pictures, S.A.

 

Comentario

Todo empieza como un sueño infantil. Es verdad que hace ya mucho tiempo que Thomas Langmann soñaba con llevar él mismo a "Astérix" a la pantalla. En realidad, a él se debe la transposición al cine de las aventuras del pequeño Galo. Gran admirador desde siempre de los álbumes de Goscinny y Uderzo y totalmente convencido del éxito que tendría una adaptación en carne y hueso, hizo creer, hace quince años, que seguía las órdenes de su padre, Claude Berri, el hombre-faro del cine francés, para sentar las bases del proyecto y con la complicidad de la hija del dibujante de Astérix, Sylvie Uderzo, organizó el encuentro entre los dos hombres. Ya sabemos cómo sigue la historia: "Astérix y Obélix contra César", dirigida por Claude Zidi en 1999, con 9 millones de entradas vendidas en Francia. "Astérix y Obélix: Misión Cleopatra", dirigida por Alain Chabat en 2002, con casi 15 millones de espectadores franceses. Al concluir el tercer proyecto, "Astérix en Hispania", Thomas Langmann decidió lanzarse por sí mismo al asalto del monumento Astérix con su empresa, La Petite Reine, y contando siempre con el apoyo de Pathé.

No tardó mucho en elegir el álbum que quería adaptar: "Astérix en los Juegos Olímpicos". "Porque es la aventura de Astérix más visual y más espectacular y por tanto, la más cinematográfica", nos explica. "Por otro lado, el argumento ofrece la posibilidad de contar con actores de diferentes nacionalidades, lo que facilita la búsqueda de socios extranjeros y sobre todo europeos". Además, ve en la historia la materia prima ideal para hacer una película que sea a la vez una comedia, un espectacular péplum, al estilo de clásicos como Ben Hur y Espartaco, y un film de acción y aventura.