• Inicio Sugerir Modificar

No es país para viejos


Cartel de No es país para viejos

Llewelyn Moss encuentra una camioneta rodeada por varios hombres muertos. En la parte trasera hay un cargamento de heroína y dos millones de dólares. Cuando Moss coge el dinero, provoca una reacción en cadena de violencia, que la ley, representada por el desilusionado sheriff Bell, no consigue detener. Mientras Moss intenta huir de sus perseguidores, especialmente del misterioso cerebro de la operación que se juega las vidas de otros a cara o cruz, la película pone al descubierto la delincuencia en Estados Unidos y amplía su significado hasta incluir temas tan antiguos como la Biblia y tan contemporáneos y sangrientos como los titulares de esta mañana.

     Título original: No country for old men
     Año: 2007
     Duración: 122 min.
     Nacionalidad: EE.UU.
     Género: Drama.
     Fecha de estreno: 08/02/2008
     Distribuidora: Paramount Spain

 
Premios:
Oscar. Mejor película 2008
Oscar. Mejor director 2008
Oscar. Mejor actor de reparto 2008

Comentario

El autor Cormac McCarthy, disidente literario que ha alcanzado el nivel de leyenda moderna, ya era muy conocido por sus extraordinarias historias con el cambiante Oeste estadounidense de telón de fondo cuando publicó No es país para viejos en 2003. La novela, una de sus historias más viscerales, se convirtió en un éxito instantáneo. Es una dura historia llena de suspense y de humor acerca de la huida de un hombre honrado que encuentra 2,4 millones de dólares en la zona fronteriza de Texas. También medita acerca del bien y del mal en el moderno Oeste, que se ha convertido en una tierra más violenta y anárquica que la mítica frontera de antaño.

La historia se basa en algunos de los temas más evocadores que Cormac McCarthy ha explorado en diez novelas que ya se consideran clásicas: el final del estilo de vida del Lejano Oeste; el último enfrentamiento del honor y de la justicia contra un mundo roto; la lucha del hombre con fuerzas siniestras; la oscura comedia de violencia de los tiempos modernos; el encuentro entre la tentación, la supervivencia y el sacrificio, y para completar la mezcla, un toque de amor y un resquicio de esperanza en medio de la oscuridad.

Los complejos personajes y temas simbólicos típicos del novelista pueblan No es país para viejos, y era obvio que Joel y Ethan Coen deberían recurrir a sus dotes para transformar el poder de la palabra escrita en imágenes brillantes y diálogos concisos. Es difícil encontrar a dos cineastas más capaces de llevar con éxito a la gran pantalla el humor desolador y la austeridad de los personajes de Cormac McCarthy. Se dieron a conocer con la comedia negra Sangre fácil, a la que siguieron algunas de las películas contemporáneas más ingeniosas: Arizona baby, Muerte entre las flores, Barton Fink, la oscarizada Fargo, El hombre que nunca estuvo allí y O Brother, entre otras. En esta película, los hermanos Coen han sabido unir la voz compleja, matizada, a menudo humorística y de varias lecturas de Cormac McCarthy con su particular visión. El resultado es una película increíblemente convincente llena de acción.

CANAL COMPRAS