• Inicio Sugerir Modificar

Óscar: una pasión surrealista


Cartel de Óscar: una pasión surrealista

La historia de dos vidas paralelas separadas en el espacio y en el tiempo, la del pintor español Oscar Domínguez en la capital francesa durante la primera mitad del siglo XX, y la de Ana, en el Madrid actual, una abogada a quien se le diagnostica una terrible enfermedad que le lleva a volcarse en la búsqueda de un misterioso cuadro que, según los expertos, fue la última creación del pintor antes de suicidarse. La inesperada visita de dos expertos en arte que sugieren la posibilidad de hallar un cuadro inédito del pintor surrealista Oscar Domínguez entre la herencia familiar, aporta a Ana una emocionante meta con la que llenar el tiempo de vida que le queda. Eva, su mejor amiga, y Román, su despreocupado novio, serán los personajes que acompañarán a Ana en una búsqueda marcada por el espíritu de la vanguardia. En paralelo, asistiremos a un fascinante recorrido retrospectivo por la memoria de una de las figuras clave del surrealismo, desde su infancia en Tenerife (Islas Canarias) hasta su muerte en París. En la trayectoria vital de Oscar Domínguez se descubre un personaje revolucionario, genial y creativo en todos los ámbitos de su vida, el verdadero amor por la misteriosa pianista polaca Roma y la recreación de un universo interior tan rico como caótico. Las figuras de la vanguardia artística del París de la primera mitad del siglo XX como André Bretón o Pablo Picasso tendrán un papel determinante en la trama. Domínguez, presa de la locura y aquejado de acromegalia, la enfermedad del “hombre elefante”, acabará con su vida voluntariamente en la noche de fin de año de 1957. Como nexo entre estas dos historias salpicadas de paréntesis y paralelismos que unen los dos universos, descubrimos el acecho constante del fantasma de la muerte y el objetivo común de encontrar el sentido de la vida. La locura, la pasión y la muerte son algunos de los temas que marcarán a Ana en la búsqueda de la pintura de Domínguez y serán un revulsivo para su entorno, que cambiará para siempre.

     Título original: Óscar: una pasión surrealista
     Año: 2008
     Duración: 97 min.
     Nacionalidad: España, Francia, EE.UU.
     Género: Drama. Biografía
     Fecha de estreno: 22/02/2008
     Calificación: Mayores de 18 años
     Distribuidora: Aurum Producciones S.A.

 

Comentario

Llevar al cine la vida de un pintor maldito se ha convertido en todo un ejercicio de desenterrar, de un modo revelador, un mito olvidado del Surrealismo francés, el pintor español, natural de Canarias, Óscar Domínguez, coetáneo de Picasso. Como guionista y director de 'Óscar. Una pasión surrealista', he querido redescubrir la vida atormentada de un artista dotado de un gran talento que permanecía proscrito tras quitarse la vida, hace medio siglo, bajo los efectos de una grave enfermedad que había desfigurado su cuerpo, el mal del "hombre elefante".

'Óscar. Una pasión surrealista' es una película instalada en la edad de oro del arte del siglo XX, cuya máxima expresión, el Surrealismo, se resume con certera descarnadura en la vida y la obra -incomprensible la una sin la otra- de este español radicado en París que alcanzó la cima del arte junto a Picasso, Dalí y Miró, y que, recordado por una existencia excedida hasta el suicidio, resurge ahora con fuerza, en el centenario de su nacimiento.

Con esta descarnada historia he pretendido que la película apasione, conmueva y despierte admiración hacia el pintor bohemio condenado a autodestruirse como la culminación de una vida desenfrenada y demencial. Pocas veces en la historia del arte, la biografía de un pintor respondió tan fielmente a sus predicamentos artísticos y filosóficos. Óscar Domínguez era un hombre libertino que se consideraba un monstruo a causa de la enfermedad deformante que padecía. Su vida fue una aventura universal donde el arte es producto del amor y la soledad, pero también del sexo y la violencia, antes, durante y después de la ocupación nazi de París.

Para adentrarme en esta biografía he elegido el camino de la narración de vidas paralelas, la del pintor Óscar Domínguez en Canarias y en la capital francesa durante la primera mitad del siglo XX, y la de Ana, una abogada en el Madrid actual a la que se le diagnostica una enfermedad terminal, y que se vuelca en la búsqueda entre los recuerdos familiares de un misterioso cuadro de este artista, como un último estímulo de vida apasionante.

Óscar Domínguez, desahuciado por los efectos del alcohol, las depresiones y la galopante acromegalia que abultaba su cuerpo, vivió dos guerras, la española y la mundial, y su propia vida fue un conflicto permanente, en el seno del movimiento surrealista y fuera de él, cuando el pintor rompe finalmente con sus correligionarios para salir en defensa de su mejor amigo, el poeta Paul Éluard. Sufre así inmerecidamente el desdén de los popes oficiales del arte cuando París era la capital de la cultura mundial.

Picasso y Domínguez vivieron una estrechísima relación que los convirtió en cómplices innovadores. Óscar inventó las decalcomanías y creó obras que hoy, una vez desposeída su figura de todo el secretismo con que la crítica la postergó, alcanzan una cotización que jamás habría imaginado aquel artista canario manirroto y arruinado que, harto de su irredentismo y desmesura, decidió quitarse la vida el 31 de diciembre de 1957, cortándose las venas, para no aguarles la fiesta a sus amigos, que lo esperaron en vano la noche de ese último fin de año. Esta película es un homenaje a uno de los iconos de la generación de artistas más brillantes del siglo XX: el surrealista que predicaba con el ejemplo de su propia vida hasta sus últimas consecuencias, Óscar Domínguez.