• Inicio Sugerir Modificar

El último justo


Cartel de El último justo

Teo es un joven fotógrafo de guerra que se ve implicado en un asesinato cuando regresa a casa. Convertido en sospechoso por la policía y perseguido por unos desconocidos que intentarán matarle, Teo se ve obligado a huir. Al tratar de averiguar quién le acosa y por qué, descubre que todo guarda relación con la fecha de su nacimiento y con una secta milenaria que cree en la existencia de 36 elegidos: los 36 Hombres Justos.

Pero, ¿quiénes son los Hombres Justos? ¿Por qué alguien se ha propuesto matarlos a todos? ¿Qué tienen que ver con Teo? Las respuestas pueden cambiar el destino de Teo... y el de toda la humanidad.

     Título original: El último justo
     Año: 2007
     Duración: 102 min.
     Nacionalidad: España, México
     Género: Intriga.
     Fecha de estreno: 29/02/2008
     Calificación: Mayores de 18 años
     Distribuidora: Filmax Group - Telegroup

 

Comentario

Tanto el thriller como el fantástico son géneros que pueden alardear de tener un glorioso pasado y aún un vigoroso presente; pero son, además, dos géneros que permiten su combinación de forma orgánica, sin excesivas estridencias ni piruetas estilísticas. Felices ejemplos de esta conjunción son clásicos como La invasión de los ladrones de cuerpos (Don Siegel 1956) -que narraba nada menos que una invasión extraterrestre desde los códigos del cine negro-, o Blade runner (Ridley Scott 1982), protagonizada por una figura clave del universo thriller: un desencantado detective de la policía. Podría decirse que, de algún modo, ambos géneros son como dos hermanos traviesos que comparten armario y que, de vez en cuando, deciden ponerse las ropas del otro para sembrar la inquietud, el temor o el suspense entre sus vecinos.

Esta unión es una de las coordenadas claves que ilumina El último Justo. La historia conjuga una trama en torno a un misterio esotérico -impregnado de un halo fantástico-, con el oscuro viaje iniciático de Teo, el anónimo protagonista que, en lucha contra su aparente destino, intenta averiguar qué se esconde tras unos enigmáticos asesinatos rituales que parecen tenerlo a él como último y funesto objetivo. Teo acabará descubriendo algo trascendental que parece convertirle en el inconsciente vértice de una conspiración que se remonta al inicio de nuestra era y que podría precipitar su fin... o no.

El último Justo nace inequívocamente como película de género, pero está dirigida -por esa combinación de géneros a la que aludíamos al principio- no sólo a los incondicionales del fantástico sino también a los amantes del thriller y de la intriga más clásica. Una película que no pretende ser definitiva en ningún caso, pero que sí aspira a hacer pasar un buen rato al espectador -aunque sea, paradójicamente, por habérselo hecho pasar mal en su butaca-. Si además de este aspecto puramente lúdico, El último Justo provoca alguna pequeña reflexión sobre ciertos aspectos de nuestra conducta más atávica, el film habrá cumplido sobradamente sus pretensiones. Una película fantástica en la que no ocurre nada que infrinja las inmutables leyes de la realidad, en la que no hay nada sobrenatural; una película en la que cualquiera de nosotros pueda identificarse con el protagonista, viviendo así una pesadilla del todo real y posible, de la que, por el momento, puede que sólo el azar nos haya mantenido alejados. Pero, por cuanto tiempo…