• Inicio Sugerir Modificar

Proyecto dos


Cartel de Proyecto dos

Madrid. Primavera de 2006. Diego Durand, 40 años, casado con Susan, de quien está profundamente enamorado y con quien tiene a su hijo Mateo, es un bioquímico que trabaja como investigador en el CSIC (Consejo Superior de Investigaciones Científicas). Su mayor pasión es la investigación, el conocimiento: él quiere saber, saber, saber... Diego lleva una vida rutinaria, tranquila: colegio niño ? laboratorio ? casa ? laboratorio ? familia... si no fuera porque los déjà-vus -esa sensación de "esto ya lo he vivido antes" que siempre ha tenido- se han intensificado muchísimo en los últimos días y tienen una fuerza y profundidad inusitadas.

Su mejor amigo es Martín, un científico burlón y descreído, que iría al infierno a recoger muestras si Diego se lo pidiese. Una noche, en compañía de Martín y por azar, Diego ve en el programa de TV, "Noche de impacto", cómo un hombre totalmente idéntico a él muere atropellado de un modo muy espectacular en un accidente de tráfico que sucede en Buenos Aires. Diego pregunta a sus padres si ellos saben quién era ese hombre. Estos, apesadumbrados, le confiesan ¡entonces! algo que ni remotamente sospechaba: él fue adoptado. Lo que los "padres " ignoraban por completo es que Diego tuviera un gemelo.

Confundido, desorientado, Diego decide intentar averiguar qué pasa. Pero entonces empieza a descubrir que toda su vida es un completo enigma: ¿Quiénes son sus padres biológicos? ¿Viven aún? ¿Por qué les dieron a él y a su hermano gemelo en adopción? ¿Quién es su mujer, quien -tras varios años de "feliz" matrimonio- parece ser que le miente y le oculta algo aparentemente trascendental para su vida? El mundo entero se le cae encima: Diego -un científico cuya principal pasión es el conocimiento- necesita imperiosamente averiguar qué está pasando. O...¿O es mejor no saber?

     Título original: Proyecto dos
     Año: 2008
     Duración: 93 min.
     Nacionalidad: España, Reino Unido
     Género: Intriga.
     Fecha de estreno: 25/04/2008
     Calificación: Mayores de 13 años
     Distribuidora: Buena Vista Internacional.

 

Comentario

... y, de repente, un día me topé con Diego Durand

Por suerte pertenezco a la última generación que disfrutó del programa doble y de algo, aún, mucho más interesante: Los cine-estudios, que ponían hasta cuatro películas distintas seguidas por el precio de una entrada. Por desgracia ya no tengo tanto tiempo para ir al cine y el panorama, para mí, no parece tan interesante como entonces. De nuevo por suerte, pero sobre todo por vocación, hace muchos años que pude dejar de lado mi carrera profesional como ingeniero y cambiarla por el "maravilloso mundo de contar historias". Hubo que elegir entre una multinacional americana o ser segundo ayudante de dirección en "El crimen de don Benito" 1 y elegí, por supuesto, lo segundo. Desde entonces inventar historias, contar historias, tratar de hacer vibrar al espectador en la línea que a mí me hicieron y me hacen vibrar las historias, se ha convertido en mi profesión pero a la vez en mi vida, en mi preocupación diaria y en mi relax diario. He participado como director, co-guionista y/o productor ejecutivo en más de 150 episodios de series para televisión, y estoy especialmente orgulloso de mi aportación en "Policías en el corazón de la calle" donde tuve la oportunidad de expresarme con un nivel de libertad creativa que difícilmente la televisión en España volverá a tener, al menos en los próximos años.

Diego Durand es una de esas ideas que nace como un trallazo en la mente durante un típico descanso que un plató de televisión te obliga de vez en cuando. Miguel Rellán me acababa de contar un secreto personal, que estoy seguro no tendrá inconveniente en difundir: le gustaba ir al Prado y plantarse delante de "Las Meninas" y esperar a que no hubiera nadie en la sala, ni siquiera celadores. Esos momentos le convertían en la única persona entre los 6.000 millones del planeta que estaba contemplando "LAS MENINAS". Recuerdo dirigirme hacia el "set de dirección" y de pronto quedarme parado ausente de la situación. -¿Guillermo? - pregunto César, el primero de dirección. - ¿Te pasa algo?.

Sí me pasaba, estaba pensando en la historia de un hombre de unos 40 años, casado, con un hijo pequeño, Diego Durand, un hombre corriente. Bueno, quizás no tanto, porque era un científico cuya principal pasión consistía en ser la única persona del mundo que sabía algo en concreto durante un tiempo. Luego lo compartía con el mundo y con la comunidad científica, pero esos días en los que sabía "algo", por pequeño que fuera, que nadie más en el mundo sabía, eran los días en los que podía desayunar con una sonrisa.

Una noche, por casualidad, descubre que tiene un hermano gemelo. Cuando pregunta a sus padres que por qué nunca le contaron que dieron a su hermano en adopción, los padres responderán, entre sollozos: "Tú eres adoptado". Su mundo empieza a desmoronarse y en la búsqueda de sus verdaderos padres aparece un nuevo dato: Su mujer, de quien está profundamente enamorado, tampoco es quien dice ser. En realidad era una... -¡Que si te pasa algo! - insistió César. De Antonio Drove : El túnel, La verdad sobre el caso Savolta.

- Ya voy, ya voy - respondí al instante, y corrí hacia los actores a explicarles la siguiente secuencia, no fueran a creer que es que no me gustaba cómo había quedado la anterior. Durante los siguientes días me sentí como Diego Durand: con la ingente alegría de haber descubierto algo único y especial, que sólo yo en el mundo sabía. Pero al igual que Diego Durand tuve que vivir el tortuoso camino de la construcción de la verdad, y fueron meses de desarrollo de escaleta y más de un año en versiones de guión.

Ahora la historia está totalmente lista para ser compartida. Creo que ha llegado el momento de trasmitir el suspense, la pasión, y el entusiasmo que sentí al crearla y el entretenimiento, la diversión y el regocijo que sentimos al desarrollarla. Estoy seguro de que "Proyecto Dos" no te dejará indiferente .Porque su estilo visual, moderno y dinámico, su ritmo ora rápido ora pausado, sirven de apoyo a una historia contemporánea, con personajes que evolucionan y deciden cosas importantes a lo largo de la película. Porque el suspense y la acción no empañan la profundidad de los personajes y ayudarán a que el espectador se pregunte: ¿qué pensaría yo si me pasase algo parecido? ¿qué sentiría?. Nos vemos en el pasillo. - Guillermo ¿ Te pasa algo? - preguntaron los actores al ver que no les decía nada durante más de cinco minutos. - Sí, pero os lo contaré dentro de un par de años -respondí con la enigmática sonrisa de la cortesía.