• Inicio Sugerir Modificar

No me pidas que te bese porque te besaré


Cartel de No me pidas que te bese porque te besaré

Albert está a cinco días de casarse con su novia Helena. Pero a falta de esos pocos días, Albert no está seguro de si la quiere. Los días van pasando y para evitar tener que hablar con ella, se apunta a un curso de guitarra con chicos especiales (chicos con retraso mental), que le acabarán explicando un truco para saber si quieres o no quieres a la persona que está a tu lado.

     Título original: No me pidas que te bese porque te besaré
     Año: 2008
     Duración: 111 min.
     Nacionalidad: España
     Género: Comedia.
     Fecha de estreno: 03/10/2008
     Calificación: Todos los públicos
     Distribuidora: On Picture

 

Comentario

Siempre he creído que el cine puede cambiar cosas. A mí me ha cambiado la vida muchas veces. El cine muchas veces crea tópico. Cuando escribí "Planta 4ª" intenté luchar contra el tópico de que el cáncer siempre tenía que ser el niño sin pelo, con quimioterapia, triste y muriendo. Expliqué entonces mi realidad, yo tuve cáncer de los 14 a los 24, perdí una pierna y un pulmón y fui feliz. La realidad la plasmé en esa película y sin duda lo más bonito no fue el éxito en taquilla, ni los premios, sino que las visitas en los hospitales aumentaron un 65 %, y que la gente quería ver a los niños con cáncer porque ya no los miraba con tristeza.

En "Va a ser que nadie es perfecto" hice lo mismo con los ciegos, cojos y sordos. Yo, como cojo, estaba harto de los estereotipos, con el rollo de la pierna de madera, con los mismos chistes, con ser siempre personaje secundario. Tengo muchos amigos ciegos y sordos y les ocurría lo mismo. El cine ha creado el tópico de las "minusvalías", las ha tipificado. "Va a ser que nadie es perfecto" intentaba explicar cómo somos en realidad, qué nos une con los enteros y qué nos separa. Cuál es la realidad y que los que tenemos una minusvalía poseemos algo de más, no tenemos algo de menos. Ahora, con "No me pidas que te bese porque te besaré" deseaba hablar de las mal llamadas minusvalías psíquicas (yo prefiero llamarles especiales, pues al estar con ellos te hacen sentir especial y muy afortunado). Me encantaría que la película cambiara la visión sobre los especiales de mucha gente, ayudara a que por fin se les viera de manera real, todo con buen humor, como ellos mismos se lo toman.

Para mí, esta película es un pequeño homenaje a los especiales, la gente que más adoro, la que realmente no forma parte de este mundo, la gente que no encaja pero que consiguen hacernos entender por qué el resto de personas estamos aquí. Además ha sido apasionante poder dirigir por primera vez y también hacer de actor (mi gran pasión). Realmente un rodaje de fábula acompañado de grandes amigos y disfrutando a tope.