• Inicio Sugerir Modificar

La buena nueva


Cartel de La buena nueva

Miguel es nombrado párroco de un pueblo socialista coincidiendo con la sublevación de 1936. Desde el inicio de la guerra, el bando nacional ocupa el pueblo y pronto se suceden los fusilamientos. En su lucha por defender a los represaliados, Miguel se enfrenta a la jerarquía eclesiástica y militar, poniendo en juego su propia vida.

Basada en una historia real, la película recoge con fidelidad histórica el apoyo de la Iglesia Católica al levantamiento contra la República, bautizado como "Santa Cruzada". A lo largo de tres años de Guerra Civil, Miguel siente como el propio clero se aleja del Evangelio al amparar la represión de los sublevados contra la población civil. El protagonista encarna la fuerza de las propias convicciones y la coherencia personal, en una llamada apasionada y atemporal contra la injusticia.

Miguel encuentra refugio en su amistad con la maestra del pueblo, cuyo marido ha sido asesinado al inicio de la contienda. La relación con Margari supone el contrapunto al desencanto del joven párroco y su único apoyo en un camino que debe recorrer solo.

     Título original: La buena nueva
     Año: 2008
     Duración: 105 min.
     Nacionalidad: España
     Género: Drama.
     Fecha de estreno: 14/11/2008
     Calificación: Mayores de 13 años
     Distribuidora: Golem Distribucion, S.L.

 

Comentario

La buena nueva es una historia de amor, guerra y religión. La película incorpora una temática inédita: el papel de la Iglesia en la Guerra Civil, tomando como

punto de referencia las vivencias y el punto de vista de un sacerdote joven.

Miguel, nuestro protagonista, es destinado como párroco en un pueblo de izquierdas en julio de 1936. Es testigo de la represión que tiene lugar en la retaguardia, y reacciona situándose del lado de los más desfavorecidos, enfrentándose al poder. El carácter valiente del joven sacerdote nos empuja a sentirnos identificados con su actitud y sus ideas. La buena nueva se convierte así en una historia universal, como es la lucha por mantenerse fiel a los propios ideales, aunque ello implique un gran sacrificio personal.

La buena nueva es una película de ficción, pero está basada en hechos reales, que son parte de las vicisitudes de un familiar mío, que vivió una situación parecida a la que se narra en la película. Es una historia que conocí de niña y que me impresionó mucho, por el misterio que rodeaban a los temas relacionados con ese período, y por el modo en que se me acercaban las mujeres de mi

pueblo, con un enorme agradecimiento hacia ese cura, al que yo no conocí personalmente. Por otra parte, la línea argumental principal de la película gira en torno a la recuperación de la memoria histórica, desde un punto de vista humano y emocionante. Mi intención no es apuntar a los culpables, sino rendir un recuerdo sanador y poético a los que perdieron la guerra. La buena nueva está basada en la realidad y nos hemos esmerado en respetar la fidelidad histórica

en la ambientación y en los acontecimientos que se recrean a lo largo de la película. Pero a la vez es pura ficción, ya que hemos añadido muchas situaciones, acciones y personajes que no existieron. Dicen de mis películas que, aunque tratan temas delicados, consiguen crear un ambiente de esperanza. Espero que La buena nueva continúe esta tendencia. En mis películas siempre parece estar presente la lucha entre la libertad individual y el compromiso social. Y es cierto que es un tema que me importa mucho: la posibilidad del individuo de volar solo sin alejarse demasiado de los demás. Es posible que estos elementos estén presentes en mi trabajo, porque, al final, las pasiones humanas son eternas y siempre estamos contando historias en las que el amor y el odio ocupan un lugar fundamental. He querido hacer un largometraje bien construido, sólido y lleno de emoción, que lleve a los espectadores a reflexionar sobre los seres humanos y sobre nuestra historia reciente.