• Inicio Sugerir Modificar

Control


Cartel de Control

Basada en las memorias Touching from a Distance, de Deborah Curtis, la película de Anton Corbijn se convierte en un excelente retrato de la historia de Joy Division y de su líder Ian Curtis.

Corbijn narra la historia de Joy Division como cualquier fan podría esperar. Pero Control no es sólo eso, va mucho más allá. Corbijn nos presenta una bella película sobre las catastróficas consecuencias del amor y del arrepentimiento, y de la salvación que todos buscamos en el arte.

Surgidos tras la exitosa irrupción del punk de los Sex Pistols, Joy Division, con su sonido oscuro, representaban la versión minimalista del nuevo sonido emergente. Sus integrantes no tardaron en convertirse en héroes de culto, en parte gracias a su atormentado líder, Ian Curtis (interpretado por un brillante Sam Riley).

Corbijn hace un magnífico trabajo recreando la música y los directos de la banda, acercándonos toda su esencia. Gran parte del mérito se debe a los tres actores que interpretaron a los otros tres miembros de Joy Division.

Eran ellos los que tocaban todos los instrumentos, captando perfectamente la fuerza y la presencia de la banda, que trasladaba a sus directos y a sus discos el sonido propio de una crisis existencial.

A través de Control, también somos testigos de su compleja relación matrimonial con Deborah Curtis (Samantha Morthon) y asistimos a una estética manifestación de su dolor, tanto físico como emocional. Corbijn evoca el dolor y el aislamiento de Curtis con honestidad y sutileza. Como fotógrafo que es, Corbijn hace cada plano con un realismo total, en blanco y negro, como si se tratara de una foto perteneciente a un album que el público nunca debería ver, haciendo así el dolor de Curtis más evidente y su suicidio mucho más trágico.

Es difícil no comparar el suicidio de Kurt Cobain con el de Curtis, pero mientras siempre se ha hablado de que el suicidio del líder de Nirvana fue debido a la enorme presión que sentía, debido a su status de estrella del rock, el de Curttis, tal y como nos la cuenta Corbijn, fue debido a un dolor tan grande por el que nadie podría pasar.

     Título original: Control
     Año: 2007
     Duración: 121 min.
     Nacionalidad: Reino Unido
     Género: Biografía. Drama
     Fecha de estreno: 08/04/2009
     Calificación: Mayores de 13 años
     Distribuidora: Avalon Productions S.L.

 

Comentario

Al igual que ocurre con otras muchas películas, para encontrar la semilla de Control hay que remontarse 10 años, a una visita a una librería, en la que el productor Orian Williams compró Touching From a Distance, la narración biográfica de Deborah Curtis sobre la breve vida de su marido, Ian Curtis, el enigmático vocalista de Joy Division.

El libro arranca en Macclesfield, una pequeña ciudad a las afueras de Manchester, durante la adolescencia de Ian Curtis. Todos los acontecimientos son narrados siempre desde la perspectiva de Deborah Curtis, quien narra con todo detalle su relación y matrimonio con Ian, a la vez que recuerda la historia de Joy Division. Aunque sólo grabaron dos albums de estudio, en 3 años, fueron los líderes del movimiento post-punk que influenció a bandas como The Smiths, U2 e incluso grupos actuales como The Killers, Bloc Party o The Editors.

La mayor intriga del libro es la perspicacia con la que se adentra en el alma

torturada del vocalista de Joy Division. Poco a poco, vamos viendo las diferentes

capas de su grave depresión, el sentimiento de culpabilidad y su débil salud, que le llevaron a suicidarse a los 23 años. “Me compré el libro en 1997, cuando se editó en Estados Unidos”, recuerda Williams. “Lo tuve en el coche durante un par de días, y un productor amigo mío, al verlo me dijo “ qué haces con este libro? ¡Sería una película increíble! Al ser los dos grandes seguidores de Joy Division, de repente lo vieron claro. Williams, que en ese momento estaba ocupado con la producción de Shadow of the Vampire, protagonizada por John Malkovich y Willem Dafoe, le dio el libro a su amigo, para que investigara y viera todas sus posibilidades.

“Había estado oculto y no pensaba en él, ni siquiera lo había leído”, dice Williams

(de Touching From a Distance). “Lo puse en una estantería. Un par de semanas

después, un amigo mío director, al ver el libro me preguntó, “¿Qué estás haciendo con este libro?”

CANAL COMPRAS