• Inicio Sugerir Modificar

El niño pez


Cartel de El niño pez

Lala, una adolescente que vive en el barrio más exclusivo de Buenos Aires, está enamorada de la Guayi, la mucama paraguaya de 20 años que trabaja en su casa. Sueñan con irse a vivir juntas a Paraguay, a orillas del lago Ypoá. El asesinato del padre de Lala apura sus planes. Este es el punto de partida que apura la huída en la ruta que une el norte de Buenos Aires con Paraguay. Mientras Lala espera a su amante en Ypoá, reconstruyendo su pasado (el misterio de su embarazo y la leyenda de un niño pez que guía a los ahogados hasta el fondo del lago), la Guayi es detenida en un instituto de menores. Ella también esconde un crimen en su pasado.

     Título original: El niño pez
     Año: 2009
     Duración: 96 min.
     Nacionalidad: Argentina, España, Francia
     Género: Drama.
     Fecha de estreno: 24/04/2009
     Calificación: Mayores de 13 años
     Distribuidora: Wanda Films

 

Comentario

Desde la primera publicación en el 2004 de El niño pez estoy tentada de transformar la novela en una película. En esa época era una escritora que escribía novelas y guiones para otros directores. No me imaginaba que mi primera novela se iba a transformar en mi segunda película. Pero mientras editaba XXY empecé a escribir la adaptación que un año después finalmente encontró los productores, el equipo y los actores que estaban tan entusiasmados como yo con la leyenda del mitay pyra.

Las protagonistas de El niño pez son dos adolescentes que esconden más de un secreto: lo que una de ellas hizo en un pasado, lo que planean hacer en un futuro y el romance secreto que las une. Filmada en condiciones similares a XXY, tanto formales como estéticas, en 16 mm, en una geografía que me intriga desde hace años (Paraguay) esta historia que se alimenta del cruce de géneros no es más que una excusa para contar una historia como un estallido. No por capricho: porque el mundo estalla en pedazos para las dos protagonistas de El niño pez. Y lo único que importa, más que la trama -infinitamente más que el tema- es el recorrido emocional que ellas hacen.

Con XXY tuve la suerte de recibir tanto el apoyo de la crítica como el del público. Mi desafío más grande con El niño pez era encontrar un ritmo en la narración que pudiera hilvanar esos cruces de géneros. Una tensión que estuviera presente de principio a fin contagiando el clima de huída, de angustia y de confusión de la protagonista. Y conseguir ese clima sin abusar de las palabras y del peligro de caer en lo literario.