• Inicio Sugerir Modificar

Ángeles y demonios


Cartel de Ángeles y demonios

Cuando Langdon descubre evidencias del resurgimiento de una antigua hermandad secreta conocida como Illuminati - la más poderosa organización clandestina de la historia- descubre también el peligro mortal en que se encuentra la existencia de la organización más odiada por las sociedades secretas: la Iglesia Católica. Cuando Langdon comprende que el reloj de una imparable bomba de los Illuminati, se ha puesto en marcha, vuela a Roma donde une fuerzas con Vittoria Vetra, una bella y enigmática científica italiana. Ambos se embarcan en una incansable búsqueda a través de criptas selladas, peligrosas catacumbas, catedrales desiertas e incluso el corazón de la tumba más secreta de la tierra. Langdon y Vetra seguirán la pista de unos antiguos símbolos de hace 400 años, los cuales se convierten en la única esperanza de supervivencia del Vaticano.

     Título original: Angels & demons
     Año: 2009
     Duración: 138 min.
     Nacionalidad: EE.UU.
     Género: Intriga.
     Fecha de estreno: 15/05/2009
     Calificación: Mayores de 13 años
     Distribuidora: Columbia Tri-Star Films España, S.A.

 

Comentario

Después de verse inmerso en la aventura que le enfrentó a la Iglesia Católica y a dos mil años de sagrada historia religiosa, Robert Langdon vuelve a embarcarse en un nuevo caso en ÁNGELES Y DEMONIOS, aunque en esta ocasión lo hace desde el corazón del Vaticano, intentando salvar a la Iglesia de uno de sus enemigos más antiguos: los Illuminati.

"En un principio, en ÁNGELES Y DEMONIOS, la relación entre Langdon y el Vaticano es muy fría a raíz de lo sucedido en El Código Da Vinci (The Da Vinci Code)", explica Tom Hanks, que repite su papel como el extraordinario Profesor Langdon. "Él posee un gran conocimiento de los rituales y la historia de la iglesia pero no es bienvenido. Hay una lucha de poder en el seno del Vaticano, pero debido a la amenaza que pende sobre la elección papal, y a pesar de su historia con la iglesia, Langdon es el elegido para tratar de prevenirlo".

"El Vaticano es atacado en su momento más vulnerable", explica el director Ron Howard, que vuelve al mundo de Dan Brown después dirigir el éxito mundial de El Código Da Vinci (The Da Vinci Code), que en el año 2006 recaudó más de 750 millones de dólares en el mundo. "El Vaticano está en medio del proceso del cónclave, que es cuando los cardenales eligen a un nuevo Papa. Cuando se hallan bajo amenaza de muerte y con una bomba a punto de estallar, llaman a Robert Langdon, el único que tiene el conocimiento y la habilidad como para develar el misterio, entender los símbolos y tratar de evitar el desastre. No es un hombre en el que el Vaticano confíe, es el hombre que el Vaticano necesita".

En ÁNGELES Y DEMONIOS, Langdon trata de desbaratar a los Illuminati, una organización clandestina centenaria, y sus planes de terminar con el Vaticano. Para Howard, esa idea es el villano perfecto y un valioso antagonista para Robert Langdon. "Cuando leí ÁNGELES Y DEMONIOS, me quedé absorto con la idea de los Illuminati", recuerda Howard. "Se dice que esta sociedad secreta contó con hombres como Galileo y Bernini. ¿Qué ocurrió con ellos? ¿Fueron realmente eliminados? ¿Han dejado alguna vez de existir? Hay algunos que creen que los Illuminati han sobrevivido como organización y aún siguen entre nosotros, manejando nuestra vida cotidiana, la política gubernamental, empresarial y estratégica".

"En nuestra historia, los Illuminati vuelve para cobrarse una venganza que se remonta a más de cuatrocientos años", afirma el productor Brian Grazer. "Los Illuminati han secuestrado a cuatro cardenales, los favoritos entre los que se encuentra quien será nombrado Papa, y han amenazado con destruir el Vaticano y la ciudad. Las autoridades llaman a Robert Langdon, para ellos un viejo enemigo, pero que es el único que puede ayudarlos en ese momento de crisis. Sólo Langdon puede descifrar los misteriosos códigos de los Illuminati que están relacionados con los antiguos símbolos de la tierra, el aire, el fuego y el agua".

"Lo que resulta más interesante en la aventura de Robert Langdon es que estimula la curiosidad y la investigación", continúa el director. "Lees el libro o ves la película, y luego sientes la necesidad de ir a la biblioteca o Internet, porque quieres entender a Bernini, Galileo y sus relaciones con el Vaticano, con el arte, la ciencia y el misterio de los Illuminati. Seas o no creyente, es un material muy interesante, y la prolífica imaginación de Dan Brown te lleva a un fascinante conjunto de pistas y a un gran misterio".

El productor John Calley agrega, "Tuve mucha suerte al descubrir los libros de Dan mucho antes de que llegaran a manos del gran público y que "El Código Da Vinci" (The Da Vinci Code) se convirtiera en un fenómeno. Creo que lo que ha creado con "El Código Da Vinci" (The Da Vinci Code) y "Ángeles y Demonios" (Angels & Demons) es una saga actual. Ambos libros tienen suspense y un ritmo trepidante y cuenta con un personaje central que es un héroe ingenioso y dinámico. Eso explica el porqué del gran éxito que ha logrado Dan y todos esperamos con gran expectativa la próxima aventura de Robert Langdon".

Para Howard, estas son las razones por las que la decisión de dirigir ÁNGELES Y DEMONIOS fue muy fácil de tomar. "Hay algo único en la creación que ha hecho Dan del personaje de Robert Langdon", explica. "Es increíblemente original, te incita a pensar y, a nivel cinematográfico, es irresistible".

ÁNGELES Y DEMONIOS es la primera película en la que Howard repite con un personaje. "Nunca quise hacer eso, porque en general me interesa explorar nuevos territorios", explica Howard. "Y ÁNGELES Y DEMONIOS me da eso, a pesar de que Robert Langdon vuelve a ser el personaje central, la película es muy diferente a El Código Da Vinci (The Da Vinci Code) y me permite ejercitar un nuevo conjunto de elementos cinematográficos. ÁNGELES Y DEMONIOS requiere un ritmo diferente, otra motivación. Es, literalmente, un thriller que es una bomba de tiempo, dentro de un misterio completamente original. Estos dos componentes me han llevado, como director, a moverme de manera totalmente diferente a la que lo hiciera en El Código Da Vinci (The Da Vinci Code)."

Además, Howard tiene otra razón para querer volver a ÁNGELES Y DEMONIOS, la oportunidad de volver a trabajar con Tom Hanks por cuarta vez. "Me encanta trabajar con Tom, y lo que ha hecho con Robert Langdon es estupendo", elogia Howard. "A medida que avanza, la conexión entre el actor y el personaje es cada vez más profunda y fuerte. La inteligencia de Tom, la curiosidad y su sentido del humor se fusionan naturalmente con el Robert Langdon que ha creado y eso hace que sea más rico y por supuesto mucho más interesante para ver".

Hanks cuenta que interpretar la mente misteriosa y brillante de Langdon es muy estimulante y es uno de los grandes atractivos del proyecto. "Es un desafío interpretar a alguien que es un experto en un campo tan desconocido. Él es capaz de realizar conexiones que nadie más ve, un símbolo puede representar diferentes puntos de vista y él es el único que puede encontrarle un sentido. Cuando trabajamos en Roma cerca de sitios que tienen tanta antigüedad, me fascinó aprender la historia de los lugares, cuál era la idea original detrás de las edificaciones, qué ocurría en Roma en ese momento, quién las había financiado, cuándo y por qué se le habían añadido diferentes elementos. Robert Langdon ve la historia como capas. Él busca la información, recoge las diferentes opiniones y conflictos, las contrasta con diferentes interpretaciones y trata de entender el porqué de la necesidad de crear esos símbolos".

Hanks explica por qué Robert Langdon encaja con la fantasía que todos tenemos de poder resolver grandes misterios. "Si eres lo suficientemente listo como para ver una pista, lo suficientemente listo como para seguirla y lo suficientemente inteligente como para darle sentido a todas las claves ocultas y finalmente descubrir que te enfrentas a una gran conspiración, pero sólo tienes un tiempo equis para resolverlo. ¿A quién no le apasiona eso?".

Hanks también estaba encantado de volver a formar equipo con el director Ron Howard. ÁNGELES Y DEMONIOS es la cuarta colaboración de ambos, la más reciente ha sido El Código Da Vinci (The Da Vinci Code). "No existe nada que pueda perturbar a Ron", afirma el actor. "Ni tan siquiera rodar frente al Panteón de Roma con cientos de turistas. Ron halló unos pequeños callejones traseros para rodar durante las tempranas horas de la tarde cuando hacía mucho calor, nos rodeaba una gran multitud de curiosos, pero él estaba tan concentrado que no sabía que toda esa gente estaba allí. Siempre que se enfrenta a una toma complicada, encuentra la forma de hacerla y transmite confianza. Ron ha hecho un trabajo impresionante a lo largo de su carrera y continúa haciendo películas cada vez más complejas, aunque él hace que todo parezca fácil. Como cineasta, cada vez se arriesga más, asumiendo más desafíos que cuando tenía mucho menos que perder. Su voluntad, su deseo de hacer las películas de la manera que él las hace, requiere de todos los demás el mismo compromiso".

Junto a Hanks están algunos de los mejores y más brillantes actores del panorama internacional. Según Brian Grazer, poder atraer a un gran reparto era una de las prioridades de los realizadores. "Un reparto internacional aumenta la proyección del filme", explica Grazer. "Hace que sea mucho más accesible en el mercado internacional. Además, contar con un material tan rico y con la oportunidad de trabajar con Tom, es un gran atractivo para cualquier actor. Se lo hemos propuesto a los mejores actores que, por supuesto, encajaran artísticamente con la película, y en cada caso hemos podido obtener nuestra primera opción".

"El reparto aportó una energía cinética", afirma Hanks. "Ewan McGregor brinda una gran sinceridad al Camarlengo, Stellan Skarsgård hace un retrato temible como jefe de la Guardia Suiza y Armin Mueller-Stahl le da sabiduría, benevolencia y moral al cardenal. Ayelet Zurer no pronunciaba ni una línea de su diálogo a menos que supiera exactamente las explicaciones científicas que las respaldaban. Todos y cada uno trabajaron con las mismas expectativas, la misma dedicación, cosa que hizo del rodaje una experiencia muy intensa".

A lo largo de esta aventura, Langdon se une en su búsqueda a una científica italiana de la CERN, interpretada por Ayelet Zurer.

El CERN (Centro Europeo para la Investigación Nuclear) es el laboratorio más grande de física del mundo. Con base en Suiza, el CERN ha puesto en marcha durante la producción el acelerador de partículas más grande del planeta, el gran colisionador de hadrones (LHC) . Los resultados que se obtengan de estos experimentos se espera cambien nuestra visión del universo en el que vivimos. Investigarán la razón de la preferencia de la naturaleza por la materia en lugar de la antimateria y buscarán la prueba de la existencia de la materia desde el principio de los tiempos. En ÁNGELES Y DEMONIOS, el trabajo de Vetra en el CERN gira en torno a una pequeña cápsula de antimateria que ha sido robada y se convierte en el arma de destrucción masiva más avanzada con la que es amenazada la esencia de la Iglesia Católica, el Vaticano.

Zurer preparó su papel no sólo leyendo todo tipo de experimentos llevados a cabo por los aceleradores de partículas como los que se realizan en el CERN (y mirando vídeos en YouTube del LHC), sino que además leyó el libro de Bill Bryson, "Una breve historia de casi todo" (A Short History of Nearly Everything) recomendado por Tom Hanks. De hecho, varios miembros del equipo se apasionaron con el libro y comparaban notas de capítulos como "El universo de Einstein" (Einstein's Universe), "El poderoso átomo" (The Mighty Atom) y "La visión singular de Darwin" (Darwin's Singular Notion).

En cuanto a su personaje, Zurer destaca, "Vittoria me interesó porque ella representa a una generación de mujeres muy preparadas en campos profesionales donde aún predomina el hombre. Y al mismo tiempo no ha dejado de lado su sensibilidad por su carrera. Es una mujer reflexiva que no pierde el control con facilidad".

"Todos los que forman el equipo de Ron se conocen desde hace años y han trabajado en gran cantidad de proyectos juntos. Se comportan como las abejas de una colmena", continúa la actriz. "Tienen códigos de comunicación abreviados, como si fuera otro lenguaje, que no pude entender hasta pasado un tiempo. Eran rápidos, divertidos, intensos pero a la vez relajados. Fue muy emocionante para mí. Ron solía decirme, 'Relájate, no te apresures, baja la voz', él me ayudó a mantenerme en la dirección correcta. Tenía muy claro que quería que Vittoria fuera muy fuerte, inteligente y frontal, pero a la vez emocional con las cosas que le afectaban. Creo que ella se siente muy responsable por todo lo que ocurre".

Zurer tuvo la libertad de decidir cómo iba a trabajar el acento italiano de Vittoria Vetra. "Decidí que fuera un acento más neutro, internacional, y no simplemente el típico inglés con acento italiano", cuenta la actriz. "En muchas ocasiones me sorprendí lo bien que entró en mí el italiano, se adaptó a mi cuerpo con mucha facilidad. Me sentí muy cómoda. Tal vez resultó tan natural porque soy mediterránea… pero lo cierto es que me encantó".

En ausencia de un Papa y hasta que el nuevo Papa sea elegido, el poder del Vaticano reside en su mano derecha, el Camarlengo. En ÁNGELES Y DEMONIOS esta figura clave es interpretada por Ewan McGregor.

"El Camarlengo es un secretario, pero cuando el Papa muere, él es la cabeza visible del estado del Vaticano y tiene bastante poder", apunta McGregor. "Es un personaje fantástico para interpretar porque le suceden muchas cosas".

"El Camarlengo ama verdaderamente a la Iglesia y el sentido de permanencia que lleva consigo, la fuerza de la historia con mayúscula", continúa McGregor. "Y ahora, aquello que ama se ve amenazado en el momento de mayor debilidad. Él se ve a sí mismo como el hombre que hará lo que sea necesario para salvar a la Iglesia y todo lo que ella representa de los Illuminati".

El actor no sólo fue tentado por la riqueza de su personaje sino también por tener la oportunidad de trabajar con Ron Howard.

"Soy un gran fan de Ron Howard, lo había encontrado en algunas ocasiones sociales cuando estuvo rodando El Código Da Vinci (The Da Vinci Code) en Londres" cuenta McGregor. "Nos encontramos en un restaurante que a ambos nos gusta ir a comer el domingo. Es estupendo trabajar con un director que no solamente es bueno en la técnica de la realización sino que también es de gran ayuda en lo que a la interpretación y a la emoción de la escena se refiere. Creo que el hecho de que él también haya sido actor es lo que lo hace tan buen director".

El contrapunto del Camarlengo en el Vaticano es el dignificado y silencioso cardenal Strauss, interpretado por el veterano actor Armin Mueller-Stahl. El cardenal Strauss, un experto en las turbulentas aguas de la política del Vaticano, sabe y ve más de lo que deja entrever. De hecho, la impasibilidad del cardenal Strauss encaja con la actitud que Mueller-Stahl tiene frente a la interpretación.

"Strauss está siempre observando y analizando qué es lo que tienes que hacer para entender el paso siguiente. No da mucha información acerca de lo que piensa o de quién sospecha, y para mí, ese también es el secreto de la actuación", elabora Mueller-Stahl. "Tú tienes un rostro. Y bajo ese hay otro rostro y es éste segundo el que es importante dar vida sin mostrarlo. La idea no es mostrarlo todo, hay que revelarlo. Tiene que ser entendido por el público, pero no puede ser obvio".

Para investigar en su personaje, Mueller-Stahl ha leído mucho acerca del Papa actual, y tal vez, parte de su personaje haya sido modelado por el pontífice de la vida real. "He leído un poco acerca de Joseph Ratzinger, antes de que fuera elegido Papa, cuando era cardenal", aclara el actor.

Mueller-Stahl también utilizó algunos de sus propios recuerdos. "Conocí a Juan Pablo II cuando fue cardenal en Cracovia", cuenta el actor. "Pero eso fue hace mucho, mucho tiempo".

Junto al cardenal Strauss, y protegiéndolo a él y al Colegio Cardenalicio, está el Comandante Richter, que es el Comandante Principal de la Guardia Suiza, interpretado por Stellan Skarsgård. La Guardia Suiza ha estado defendiendo el Vaticano desde el 22 de enero de 1506 y Richter, el venerable líder de esta imponente y majestuosa fuerza, personifica todo lo que esto significa: la máxima dedicación, respeto y fidelidad a la Santa Sede. Aunque a medida que la investigación avanza él también puede convertirse en sospechoso.

"Como jefe de seguridad del Vaticano, con cuatro cardenales secuestrados y una bomba a punto de estallar, Richter se halla en problemas, pero él es un personaje frío", explica Skarsgård. "Es una persona muy controlada y en varios puntos de la historia no sabemos si podemos confiar en él".

"Richter, por supuesto, desprecia a Langdon," continúa Skarsgård. "Él es un hombre del Vaticano, muy devoto y sabe la historia que hay detrás entre Langdon y el Vaticano, por lo que Richter no acepta de muy buena gana la ayuda del profesor. Ambos tratan de resolver el crimen, pero hay una pica constante entre ellos por el mutuo sentimiento de desconfianza y escepticismo que uno provoca en el otro".

Richter, naturalmente, trabaja muy de cerca con el Camarlengo a lo largo de la investigación. En una secuencia particularmente intensa entre ambos personajes, Ron Howard posicionó las cámaras de tal manera que estas pudieran captar los planos cortos y los contraplanos de ambos actores simultáneamente, esto permitió que Skarsgård y McGregor pudieran relacionarse con el otro de una manera más orgánica.

"Ron entiende qué es lo que mueve a los actores", continúa Skarsgård. "Sabe cuándo y cómo quitar la presión y también sabe qué es lo que puede pedir, lo que quiere de cada escena y cómo quiere llegar al resultado. Jamás hablamos del personaje, nuestras conversaciones durante los ensayos fueron acerca de las escenas y de hacia dónde nos dirigíamos con ellas".

El Vaticano, además de ser el corazón de la Iglesia Católica es un estado dentro de Italia. Y mientras que la Guardia Suiza protege al Papa y a su Colegio Cardenalicio, la Gendarmería se ocupa de todo lo demás dentro de las murallas del Vaticano. Cuando los cardenales son secuestrados en ÁNGELES Y DEMONIOS, se desata una pesadilla de jurisdicciones que enfrenta al Comandante Richter, interpretado por Skarsgård, y al Inspector de la Gendarmería Ernesto Olivetti, interpretado por el actor italiano Pierfrancesco Favino. "Olivetti llama a Langdon después de que un físico-sacerdote da la nota en el CERN", cuenta Favino. "Él entiende inmediatamente que no son capaces de salir airosos sin ayuda y llama a Langdon, el único hombre que sabe el significado de los símbolos. Esto lo coloca en una delicada situación con Richter, por lo ocurrido entre Langdon y el Vaticano. Richter no confía en Langdon en lo más mínimo. Olivetti sabe que es Richter, básicamente, quien está a cargo de la situación, porque la Guardia Suiza es la responsable de la protección de los cardenales, y traer a Langdon es la única carta de triunfo de Olivetti en la investigación".

"Tuve un par de claves para mi personaje", recuerda Favino. "Sabía que tenía que estar casado, así que Olivetti lleva una alianza de matrimonio, a pesar de que eso nunca se menciona en la película. Aunque las reglas de la Gendarmería no son tan estrictas como las de la Guardia Suiza, también sabía que Olivetti tenia que ser católico, como ellos. Me fue de mucha ayuda pensar en él como un hombre que tenía una familia esperándolo en casa".

El último personaje que cierra el reparto es el sombrío Mr. Gray, llevado a la pantalla por el actor danés Nikolaj Lie Kaas. Kaas fue atraído por la acción que tenía el papel. "Él es el arma en la mano", cuenta. "Lleva adelante toda la acción del filme, todo lo que ocurre en la película pasa por la trama que él ejecuta. Me encanta hacer acción, es genial volver a ser niño otra vez".

En cuanto al acento del personaje, Kaas explica que tomó en cuenta una sugerencia del director. "Siempre hago acento ruso o eslavo", cuenta, "pero Ron me sugirió que utilizara mi propio acento danés. Incluso, en una escena, cuando hablo con uno de los cardenales muertos, lo hago en danés. La idea se le ocurrió a Ron y a uno de los guionistas y a mi pareció fantástica".

CANAL COMPRAS