• Inicio Sugerir Modificar

V.O.S. (Versión original subtitulada)


Cartel de V.O.S. (Versión original subtitulada)

Un juego entre dos parejas, entre cuatro personajes. Cuatro miradas sobre una misma historia. Cuatro maneras de vivirla. Una comedia centrada en las relaciones personales, el amor y la amistad. Y, por encima de todo, era una historia sobre la gran mentira que significa contar historias en la frontera que separa la ficción de la realidad.

     Título original: V.O.S. (Versión original subtitulada)
     Año: 2009
     Duración: 87 min.
     Nacionalidad: España
     Género: Comedia.
     Fecha de estreno: 10/07/2009
     Calificación: Todos los públicos
     Distribuidora: Alta Films, S.A.

 

Comentario

Asistí al estreno de V.O.S. (Versión Original Subtitulada) de Carol López a finales del mes de abril del 2005 en el Teatre Lliure de Barcelona. Hace ahora cuatro años. El escenario era cuadrado, de madera, tenía cuatro muebles y todos nos sentamos a su alrededor. Salieron los actores. Les oías respirar y les podías tocar. Cuando terminó la función tardé en levantarme mientras pensaba en cómo se podría adaptar al cine lo que yo había visto, sin perder del todo su magia.

Pasados unos meses, seguía pensando en ella como si se tratara de una mujer. Me di cuenta de que quería adaptar esta historia y hacer una película. Ante todo se trataba de una comedia y siempre había querido hacer una. Creo que se hacen pocas y que hacen falta más. Era una comedia sobre el amor y sobre la amistad. Era ácida, cotidiana, inteligente, romántica. Un juego entre dos parejas, entre cuatro personajes. Y por encima de todo, era una historia sobre la gran mentira que significa contar historias. La historia de un novelista que escribe la obra que vemos… y nos manipula.

V.O.S. había nacido en el teatro y en el teatro todo es posible. Se juega sin reglas. Todo está permitido. Ése es su secreto y por eso me enamoré de ella. Pensé que el cine ha perdido, en parte, esa libertad y anoté para no olvidarme dos frases en mi libreta:

Hay que mirar a los ojos al espectador, como desde un escenario. Hay que mentirle todo el rato… y hay que decírselo.