• Inicio Sugerir Modificar

La ventana


Cartel de La ventana

Es un día muy especial para Antonio. Después de una larga ausencia, su hijo, que ya casi es un extraño, viene a visitarle. Todo debe ser perfecto. Habrá un brindis con un champán exquisito, un abrazo, cálidas palabras que podrán llenar la distancia entre ellos…Pero antes, Antonio debe esperar. Postrado en la cama, consigue ver a través de su ventana el paisaje de la Patagonia; la luz y la vida; el pasado y el presente, mientras vislumbra el futuro. Decidido, sale secretamente de su casa, sin ser visto, para dar, quizá, el último paseo por sus campos, respirando el aire, pisando e inhalando el olor de la tierra que fue su vida.

     Título original: La ventana
     Año: 2008
     Duración: 85 min.
     Nacionalidad: Argentina, España
     Género: Drama.
     Fecha de estreno: 04/12/2009
     Calificación: Todos los públicos
     Distribuidora: Nirvana Films

 

Comentario

Al comienzo de los 60,cuando como espectador adolescente pasaba los tardes en los cines de funciones continuadas tuve un encuentro inesperado con una película extraña, totalmente distinta a las películas de aventuras de las que era aficionado. Se llamaba Cuando Huye el Día (después supe que el título original era Las Fresas Salvajes), de Ingmar Bergman, un director sueco del que comenzaba a hablarse en Buenos Aires. Ese film fue una bisagra en mi vida como espectador. A partir de ella comenzó de a poco a interesarme otro cine, el cine "para mayores". Comencé a ver los films de Bergman, a descubrir a Visconti, a Fellini, a Losey, a Buñuel, a Truffau, a Resnais, a Godard, a todos los maestros que me formaron como espectador. Las Fresas Salvajes la habré visto quince o veinte veces. En esa época no había video y la perseguía obsesivamente a través de la cinemateca y los ciclos de revisión.

Después desapareció de mi vida y la recordaba como el gran amor de la adolescencia. Pero el año pasado, cuando terminé de escribir el guión de La Ventana, volvió otra vez inesperadamente a mi mente la necesidad de verla. Ya era mas fácil localizar un DVD a través de Internet y eso hice. Verla fue como reencontrarse con un viejo familiar. La película seguía conservando la intensidad original, pero la sorpresa fue que el guión que estaba escribiendo, era en muchos sentidos y sin saberlo, una remake involuntaria de de la película de Bergman.

De alguna forma el espíritu de Fresas Salvajes permaneció en mi latente por más de cuarenta años.

El retorno a la infancia en el final de la vida, la lejanía de los afectos, la irremediable soledad final son aspectos que constituyen la columna vertebral de aquella obra maestra y que yo trato tímidamente de reflejar en La Ventana...

CANAL COMPRAS