• Inicio Sugerir Modificar

El erizo


Cartel de El erizo

EL ERIZO es la historia de un encuentro inesperado entre algunos de los habitantes de un inmueble de la calle Eugène Manuel, en París: Paloma Josse, una niña de once años tremendamente inteligente y con un plan secreto; Renée Michel, portera discreta y solitaria que bajo su apariencia de inculta y arisca oculta en realidad una personalidad inteligente y cultivada, y el enigmático señor Kakuro Ozu, un japonés que acaba de mudarse al edificio...

     Título original: Le hérisson
     Año: 2009
     Duración: 100 min.
     Nacionalidad: Francia
     Género: Comedia.
     Fecha de estreno: 11/12/2009
     Distribuidora: Alta Films, S.A.

 

Comentario

La historia de un insólito encuentro en un inmueble burgués de París entre Renée, una portera discreta, arisca y solitaria; Paloma, una niña muy inteligente con un plan secreto, y Kakuro Ozu, un rico y enigmático japonés, me emocionó por lo absurdo de los prejuicios, la magia de los encuentros improbables... Además, ese edificio, pero en más burgués, me recordó a aquel en el que me crié. De pequeña, me fascinaba la superposición de vidas tan distintas, debido al azar. Pero el punto de partida fueron, sobre todo, Paloma y Renée, con las que me identifico por completo. Esta mujer huraña que se metamorfosea al encontrar a alguien que la entiende... y esta niña retraída, seria y llena de certezas, que, al conocer a Renée y a Kakuro, comprende que la vida es mucho más compleja y sorprendente de lo que ella creía. Es una historia con todos los ingredientes de un cuento de hadas, y yo he intentado rodarla en este sentido. Renée es Cenicienta; Paloma, el hada, y Kakuro, el príncipe. La historia de amor entre Kakuro y Renée tiene algo de encanto anticuado: el regalo, la invitación, el restaurante, el paseo por la calle... Cuando Renée recibe el chal que le ofrece Kakuro, se siente tan emocionada como una adolescente ante su primera cita. Estos tres personajes son realistas, pero al mismo tiempo pasados de moda, intemporales y fuera de lo común. Yo me propuse crear en torno a ellos un universo que estuviera en consonancia con ellos.

Yo no quería nada de lujo deslumbrante, con dorados y mucho mármol, sino una atmósfera más enigmática, más sombría, más agobiante y pasada de moda. La historia tenía que concentrarse en el edificio, como en una inmensa pecera, pero al situar la película en un contexto realista quise deslizar en EL ERIZO elementos oníricos, fantásticos y poéticos. Algunos libros son más literarios que otros, y La elegancia del erizo lo es, y mucho. La apuesta de la adaptación era, por tanto, hacer cinematográfico lo que era literario. En el libro, Paloma escribe un diario; en la película, filma y dibuja, porque yo no quería recurrir en exceso a una voz en off clásica. La cámara de Paloma tenía que ser el soporte de esa voz. Para Renée, destaqué el mutismo del personaje, quise que se sobrentendiera su delicadeza, más que hacerla audible. La película, al igual que el libro, es una permanente alternancia entre el punto de vista de Paloma y el de Renée. Había que encontrar un equilibrio, sin destacar a ningún personaje por encima del otro...

CANAL COMPRAS