• Inicio Sugerir Modificar

The good heart (El buen corazón)


Cartel de The good heart (El buen corazón)

Lucas es un joven de buen corazón que vive en una caja de cartón debajo del puente de Brooklyn. Sin perspectivas para el futuro, intenta suicidarse, pero su intento acaba fallando, como todas las cosas que ha intentado en su vida... Mientras se recupera en el hospital, tiene que compartir la habitación con Jacques, un malhumorado propietario de un bar, de carácter colérico y estilo de vida nada saludable, que acaba de sufrir su quinto infarto.

Decidido a que su bar siga funcionando, y consciente de que sus días están contados, Jacques toma a Lucas bajo su maltrecha ala y lo instruye en las reglas decididamente misteriosas por las que él se rige. Lamentablemente para Lucas, el método pedagógico preferido de Jacques consiste en gritar, despotricar y tirar cosas. Algunas de sus estrictas normas incluyen no tener nuevos clientes, no confraternizar con ellos y, la más importante, nada de mujeres. Su amistad se ve puesta a prueba cuando la aturullada April entra en el bar y Lucas insiste en que tienen que ayudarla.

     Título original: The good heart (El buen corazón)
     Año: 2009
     Duración: 95 min.
     Nacionalidad: Islandia, Francia, Dinamarca
     Género: Drama.
     Fecha de estreno: 04/06/2010
     Distribuidora: Alta Films, S.A.

 

Comentario

Cuando me preguntan cuál es el papel y la posición del cine en Islandia, en relación con otros productos culturales que exportamos como la música, respondo que mi situación es un poco especial porque soy director y músico al mismo tiempo y para mí. Para escuchar música de verdad hay que seguir el mismo procedimiento que con el cine: ir a una sala, sentarse y ver la película desde el principio hasta el final. Por eso la música y el cine tienen tantas cosas en común, porque tienen el mismo objetivo: despertar sensaciones, escalofríos. Y ése es mi objetivo: hacer una película que sea tan potente emocionalmente como un fragmento musical.

El cine nacional islandés es muy reciente, con sólo dos generaciones de cineastas. La primera generación es la de los pioneros, que tuvieron que inventarse todo y hacer películas en un país en el que es imposible filmar cualquier cosa. Para conseguir sus fines, tenían que vender las casas de sus madres... Era un proceso doloroso, porque la pasión del cine implicaba hacer grandes sacrificios personales. Yo pertenezco a la segunda generación, que ya tiene tras de sí una verdadera industria, lo que me permite no tener que vender la casa de mis padres... Todos los directores de los comienzos facilitaron el surgimiento y pervivencia de la industria islandesa, y entre ellos figura Fridrik Thor Fridriksson, que en 1991 filmó Börn náttúrunnar (Children of Nature), candidata a los Oscar, y que constituye un hito para el cine islandés. Actualmente, Islandia cuenta con cuatro o cinco directores con una carrera internacional, pero todo esto es muy reciente. Antes, una película podía llegar a tener un 60% de los espectadores del país, pero más allá de las fronteras nadie la veía. En estos últimos años, está sucediendo lo contrario: por ejemplo, Nói albínói ha sido un éxito internacional, pero en Islandia se la ha clasificado como de arte y ensayo y no ha tenido ningún eco. Pero yo pertenezco a una generación que puede comunicarse con el mundo entero, así que puedo permitirme ser poco conocido en mi país...

CANAL COMPRAS