• Inicio Sugerir Modificar

Campanilla y el gran rescate


Cartel de Campanilla y el gran rescate

Alrededor de 1880, en un día de verano, un niño inglés se adentra en lo más profundo del bosque para hacer dibujos de la naturaleza. De repente, ¡ve una pequeña hada! La criatura se esconde, pero finalmente se anima a salir a la luz cuando el niño la convence dulcemente. El pequeño y el hada se tocan las manos, haciendo que éste se tambalee y que ella regrese rápidamente a su escondite. Lleno de entusiasmo, el niño vuelve a su aldea y le cuenta a un amigo acerca de su descubrimiento.

La noticia circula rápido por la aldea y, al atardecer, decenas de cazadores de hadas acuden al bosque. El niño intenta detenerlos, pero - en medio del tumulto - deja caer su farol y desata un incendio que destruye el lugar. Las hadas huyen de allí para nunca regresar.

La mañana siguiente, la gente del pueblo observa los restos del bosque y culpan al pequeño de su destrucción. El padre del niño se enfada con él por haber dicho que vio algo imposible y le recuerda: "¡Las hadas no existen!"

Veinte años más tarde, el bosque se ha recuperado y las hadas están de regreso para llevar el verano a Tierra Firme. Mientras que las hadas se instalan, CAMPANILLA explora una casa que parece estar abandonada, en busca de objetos perdidos. Al encontrarla, VIDIA amenaza con contarles a todos que Campanilla ha roto la regla más importante del campamento de verano: acercarse a los seres humanos. El hecho de que Campanilla no considere riesgosa su conducta enfurece a Vidia, quien cree que la imprudencia de Campanilla pondrá en riesgo a todas las hadas.

Cuando Campanilla y Vidia regresan al campamento, un padre y su pequeña hija arriban a la casa vacía. La pequeña LIZZY, de 8 años, está fascinada con el paisaje campestre, y le suplica a su padre que se una a ella en una fiesta de té al aire libre. Sobrepasado por su trabajo como científico, el DR. GRIFFITHS se niega sin prestarle demasiada atención. Lizzy, entonces, anuncia su propio proyecto: un "hogar de hadas" casero, fabricado con mucha creatividad a partir de retazos encontrados por la casa. Mientras Lizzy se dirige a instalar su hogar en un descampado cercano, Dr. Griffiths le recuerda que no debe creer en cosas que no puede ver.

Esa noche, en el campamento de las hadas, el Ministro del Verano se muestra tan preocupado como Vidia por la imprudencia de Campanilla, recordándoles a todos que los humanos son peligrosos y que Campanilla debe mantenerse lejos de ellos. Al final, el Ministro simplemente le hace una advertencia a Campanilla, confirmando la creencia de Vidia de que Campanilla siempre se sale con la suya.

Mientras tanto, el Dr. Griffiths trabaja hasta tarde en su oficina. Lizzy se dirige sola a su cama, sabiendo que su padre está demasiado ocupado como para leerle un cuento antes de dormir.

A la mañana siguiente, mientras Campanilla busca objetos perdidos en la pradera junto a su ratón amigo llamado QUESO, descubre el hogar de hadas de Lizzy. Siempre curiosa, Campanilla ingresa para investigar. Rápidamente aparece Vidia, recordándole la regla de oro de la Ministra. Campanilla desestima la advertencia de Vidia, demostrándole que ese lugar es demasiado pequeño para los humanos y que parece ser perfectamente seguro. Enfadada, Vidia golpea fuertemente la puerta del hogar y deja a Campanilla encerrada adentro. Distraída por el entorno tan fascinante, Campanilla le presta poca atención a Vidia. De repente, ve que Lizzy se acerca e intenta abrir la puerta de la casa con desesperación, pero el pasador está roto. Vidia y Queso logran esconderse a último momento. Campanilla no logra hacer lo mismo. Lizzy mira hacia el interior de la casa y descubre... ¡a Campanilla!

Lizzy recoge a la pequeña casa en sus manos y corre hacia su propio hogar. Se dirige a la oficina de su padre, ansiosa por compartir el gran descubrimiento con él, pero advierte que su padre entomólogo ha pegado mariposas en las paredes. Con temor a que haga lo mismo con su hada, Lizzy cambia de idea y decide mantenerse en silencio.

Arriba, en la privacidad de su cuarto, Lizzy intenta comunicarse con el hada, pero las palabras de Campanilla suenan como pequeños cascabeles a los oídos humanos. Lizzy le asegura a Campanilla que se divertirán mucho juntas, pero ella está tan asustada por el encierro que no se convence. El Sr. Twitches, el gato de Lizzy, observa a Campanilla de manera amenazante.

Mientras Campanilla se esfuerza por orientarse en su encierro, Vidia regresa rápidamente al campamento para pedir ayuda. Llega justo antes de que se desate una feroz tormenta de verano. En el campamento, Vidia advierte que Queso ya les ha contado a todos acerca del problema de Campanilla y que el Ministro del Verano se ha ido a inspeccionar otros campamentos. Cuando Vidia reconoce que Campanilla quedó encerrada por su culpa, las otras hadas - especialmente Rosetta - se enfadan mucho. Temiendo que la captura de Campanilla termine trágicamente, Vidia organiza rápidamente un equipo de rescate y le ordena al grupo que construya un bote. Si no pueden volar bajo la lluvia, navegarán hasta la casa humana. Al zarpar el bote, Clank y Bobble quedan accidentalmente fuera.

Mientras tanto, en la habitación de Lizzy, la solitaria niña comparte sus secretos con Campanilla. Lizzy ha encontrado una compañera de juego perfecta y hace su mayor esfuerzo por conquistar a Campanilla. La invita a una fiesta de té, le presta los vestidos de sus muñecas, y hasta le ofrece su casa de muñecas. Por primera vez, Campanilla conoce cómo se siente ser humano y lentamente entabla una profunda amistad con la dulce niña.

El resto de las hadas, en tanto, se enfrentan a la gran tormenta para llegar a rescatar a Campanilla, desplegando sus respectivos talentos y colaborando en equipo para sortear los obstáculos que surgen en el camino. A bordo del pequeño bote, la calle mojada es un agitado río. En medio de una discusión entre Vidia y Rosetta, el bote cae por una peligrosa cascada y se rompe contra las rocas. Agradecida, Fawn es rescatada por Vidia. A pie, las hadas - junto a una Rosetta un poco reacia - aceptan seguir a Vidia bajo la tormenta.

Obligado a regresar por la tormenta, el Ministro llega al campamento y se entera acerca del problema de Campanilla de boca de Clank y Bobble. Él parece tener su propio plan para salvar a Campanilla. Mientras tanto, Vidia encabeza la expedición de las hadas, atravesando una carretera embarrada hasta llegar a la casa humana. A mitad de camino, justo cuando se acerca un auto, Rosetta queda atascada y Vidia arriesga su vida para salvarla. El resto de las hadas queda impresionado con el acto heroico de su compañera.

En la casa de los humanos, Lizzy y su padre se sientan a almorzar. Ocupado con su trabajo, el Dr. Griffiths no advierte que su hija tiene una pequeña amiga sentada a la mesa con ella. Lizzy intenta hablar del tema de las hadas, pero su padre lo evita. Cuando llega un telegrama anunciando que la fecha de entrega de su proyecto se ha adelantado para esa misma noche, el Dr. Griffiths se concentra aún más en su trabajo. Le pide a Lizzy que juegue en silencio y lo deje a solas por el resto del día. Campanilla observa callada el creciente distanciamiento entre padre e hija.

Mientras las hadas continúan su marcha bajo la tormenta, las disculpas de Rosetta por haberse enfadado con Vidia derivan en una conversación reveladora, en la que Vidia admite su sufrimiento por quedar siempre marginada. Juntas, las hadas terminan comprendiendo la importancia que tienen las actitudes y los pequeños gestos a la hora de la amistad.

En su habitación, Lizzy le confiesa a Campanilla que su deseo más grande es ser un hada, al igual que su nueva mejor amiga. Campanilla, entonces, le arroja polvillo de hada y la pequeña inmediatamente levanta vuelo. Mientras Campanilla le enseña a su amiga sobre el arte de volar, Lizzy ríe y se divierte, golpeándose contra las paredes y el techo, y volteando libros y juguetes.

Las hadas ingresan a la casa humana a través de la cocina y rápidamente son atacadas por Twitches. Sin poder volar con sus alas empapadas, hacen su mayor esfuerzo por escapar del gato. Mientras Vidia corre hacia arriba para buscar a Campanilla, Fawn utiliza su talento para los animales, en un vano intento de hacer entrar en razón a Twitches.

En la planta baja, el Dr. Griffiths intenta concentrarse en su trabajo, pero no logra ignorar el ruido que está haciendo Lizzy en su habitación. Un fuerte golpe hace que el Dr. Griffiths derrame su tinta, arruinando su ilustración científica. Frustrado, se dirige a la habitación de Lizzy.

Allí, el Dr. Griffiths se enfrenta a su hija. Sin poder contener su entusiasmo, la pequeña le cuenta que ha estado "volando". La confesión enfurece al Dr. Griffiths, pero Lizzy insiste en que las hadas son reales. Para demostrarlo, decide mostrarle a Campanilla, pero se detiene a último momento.

Justo en ese instante, aparece Vidia junto a Campanilla. Vidia está ansiosa por escapar, pero Campanilla se niega a abandonar la casa hasta reparar la relación entre Lizzy y su padre. Para ayudar a la pequeña, Campanilla se deja ver ante el Dr. Griffiths, quien se muestra asombrado y entusiasmado. La reacción convence a Campanilla de que los seres humanos no son realmente peligrosos. Justo en ese momento, Vidia mueve a Campanilla a un costado y el Dr. Griffiths termina capturando a la primera en un frasco.

Lizzy queda horrorizada. Le suplica a su padre que libere al hada, pero no consigue detenerlo. Para el Dr. Griffiths, las hadas son el gran descubrimiento del siglo que le permitirá dejar su marca en la historia de la ciencia. Dr. Griffiths corre a su auto y se dirige a Londres.

Al encontrarse con el resto de las hadas en la cocina (a bordo de Twitches), Campanilla les explica rápidamente que deben detener al Dr. Twitches, antes de que exhiba a Vidia y demuestre la existencia de las hadas. Esa confirmación podría derivar en una tragedia aún mayor a la que sucedió 20 años atrás. Desesperadas por armar un plan de acción, las hadas recurren nuevamente al Ministro del Verano, quien se ha unido a ellas junto a Clank y Bobble. Él tiene un plan para detener al Dr. Griffiths, pero primero debe encontrarlo... y la lluvia no tiene intenciones de detenerse. Campanilla sonríe y mira a Lizzy.

Las hadas reúnen su polvillo de hada y lo arrojan sobre Lizzy. Utilizándola para bloquear la lluvia, se ubican en los bolsillos de la pequeña y vuelan hasta encontrar al Dr. Griffiths.

Mientras el Dr. Griffiths se dirige al Museo Británico, Vidia se esfuerza por escapar del frasco. Detrás de ellos, Lizzy atraviesa la campiña y se acerca a Londres. Lizzy y las hadas llegan justo cuando el Dr. Griffiths está subiendo los escalones del museo. Campanilla intenta bloquearle el paso, mientras Lizzy hace un esfuerzo por convencerlo de que no avance con su decisión. De repente, el Ministro del Verano se ubica frente al Dr. Griffiths y extiende su mano. Él se muestra sorprendido por su presencia. Se tocan, y el Dr. Griffiths se ve transportado automáticamente al encuentro inicial entre ellos, cuando era un pequeño niño dibujando en el bosque.

A pesar de que el Ministro insiste en que el doctor libere a Vidia, él se resiste a dejar pasar esta única oportunidad para ser reconocido. Lizzy toma su mano y le recuerda lo que su fallecida madre repetía siempre: lo que otros piensan no es tan importante como lo que la propia familia piensa. El Dr. Griffiths sonríe y se une a Lizzy en la liberación de Vidia.

De regreso en el campamento de verano, cuentan con entusiasmo la gran historia del rescate. Campanilla y Vidia, sin embargo, no se unen en el jolgorio. Se han ido junto a Lizzy y el Dr. Griffiths a festejar en la pradera con una gran fiesta de té.

     Título original: Tinker Bell and the great fairy rescue
     Año: 2010
     Duración: 95 min.
     Nacionalidad: EE.UU.
     Género: Animación.
     Fecha de estreno: 03/09/2010
     Calificación: Todos los públicos
     Distribuidora: Walt Disney Studios Motion Pictures Spain

 

Comentario

Una experiencia mágica en la que el mundo de los seres humanos y el mundo de las hadas finalmente se encuentran en la nueva película de Walt Disney Pictures: CAMPANILLA Y EL GRAN RESCATE. En la tercera aventura mágica de la saga de Hadas de Disney, uno de los personajes más entrañables de la historia del cine animado llega volando al público de todo el mundo para presentar su nueva aventura animada que se estrenará el 3 de septiembre de 2010 en CINES.

En 2008, CAMPANILLA abrió las puertas del mundo encantado de la Tierra de las Hadas a los espectadores de todo el mundo, presentándoles toda una nueva galería de animados personajes. Mucho antes de que Peter Pan llegara a ese lugar encantado, las aventuras de Campanilla en la Tierra de las Hadas continuaron en CAMPANILLA Y EL TESORO PERDIDO. Ahora, en CAMPANILLA Y EL GRAN RESCATE, dos mundos diferentes se encuentran cuando una solitaria chiquilla hace realidad su sueño más esperado… ¡conocer a un hada!

Años antes de conocer a Wendy y a los niños perdidos, Campanilla conoce a Lizzy, una chiquilla que cree firmemente en el poder del polvillo y la tierra mágica de las hadas. Durante la visita de verano de las hadas a Tierra Firme, a las praderas de flores de Inglaterra, dos mundos muy diferentes se unen por primera vez y Campanilla desarrolla un vínculo especial con una curiosa niña que necesita una amiga. Mientras las demás hadas amigas de Campanilla emprenden una audaz misión en su rescate, Campanilla decide arriesgarse, poniendo su propia seguridad y el futuro del mundo de las hadas en peligro.

Una película llena de fantasía y emoción, CAMPANILLA Y EL GRAN RESCATE trae mágica diversión para toda la familia. De la mano de los aclamados narradores de Walt Disney Pictures y con la producción ejecutiva del dos veces galardonado con el premio de la Academia® John Lasseter, el director creativo de Pixar y Disney Animation Studios, llega a la pantalla esta asombrosa película que explora el tema de la amistad y el poder de la fe con los personajes más queridos del público: las fabulosas hadas.

CAMPANILLA Y EL GRAN RESCATE está dirigida por Bradley Raymond (Campanilla, El rey león 3: Hakuna matata) y producida por Helen Kalafatic (Sponge Bob Square Pants), con DisneyToon Studios.

Detrás de la inspiradora banda sonora de CAMPANILLA Y EL GRAN RESCATE se encuentra el compositor Joel McNeely (Holes, Heffalump Movie, Young Indiana Jones). La magia de su música resuena a lo largo de toda la película, junto con un trío de canciones interpretadas por la aclamada cantante irlandesa de música folk Cara Dillon, la cantante y compositora Holly Brook y la estrella en ascenso de la exitosa serie de Disney Channel "Los hechiceros de Waverly Place": Bridgit Mendler.

CAMPANILLA Y EL GRAN RESCATE es la tercera entrega de una ininterrumpida saga de películas de las hadas de Disney. Como parte de una iniciativa corporativa, The Walt Disney Company realizará distintas actividades relacionadas con las hadas, que abarcará divisiones tan diversas y de amplio alcance como Disney Consumer Products, Disney Publishing, Disney Interactive Studios, Disney on Ice, Parks and Resorts y Disney Online.

LA HISTORIA:

Las hadas llegan a la campiña inglesa para traer el verano a Tierra Firme. En su primera visita prolongada a Tierra Firme, la entusiasta y curiosa Campanilla se aleja del Campamento de las hadas detrás del primer automóvil que ve en su vida. Fascinada por el funcionamiento de esta ruidosa máquina, Campanilla se une en el viaje a la pequeña Lizzy (de nueve años de edad) y a su padre, y vuela a su lado hasta la casa de la campiña donde ambos pasarán juntos el verano.

Lizzy es una niña buena y curiosa, que adora las muñecas, las fiestas de té y pasar tiempo en el campo. Es una ferviente creyente en las hadas y sueña con conocer a un hada de verdad. Lizzy fue criada a solas por su padre y, si bien comparte con él su entusiasmo de explorador, desafortunadamente el Dr. Griffiths no cree en las hadas y pasa demasiado tiempo trabajando en sus ilustraciones científicas y dedica poco tiempo a su hija.

Vidia repara en la fascinación que los seres humanos y su 'máquina a motor' despiertan en Campanilla y le recuerda que las hadas deben mantenerse alejadas de los seres humanos. Pero en su camino de regreso al Campamento de las hadas, Campanilla descubre la diminuta casa de hadas que Lizzy ha construido en la pradera e ingresa en ella. Antes de que Vidia pueda advertirle salir de allí, aparece la pequeña Lizzy, quien toma su casa de hadas y se aleja corriendo con la aterrada Campanilla atrapada dentro.

La solitaria niña y Campanilla lentamente comienzan a hacerse amigas mientras comparten sus respectivos mundos. Mientras tanto, Vidia regresa a toda prisa al Campamento de las hadas y anuncia a todos que Campanilla corre peligro. Las hadas amigas de Campanilla rápidamente emprenden una audaz misión de rescate en medio de una feroz tormenta de verano. Y mientras la valiente tropa de hadas combate los obstáculos que se presentan en su camino, Campanilla debe enfrentar nuevos desafíos, entre ellos al malévolo gato obeso de Lizzy, el Sr. Twitches; mientras intenta poner fin a la distancia que reina entre la niña y su padre. Poniendo en riesgo su propia seguridad, Campanilla usa su polvillo de hadas para recomponer las cosas entre los seres humanos, pero cuando el Dr. Griffiths descubre al hada, queda extasiado por el impacto que tendrá su descubrimiento en la comunidad científica.

Ahora las hadas y hasta la misma Lizzy deberán emprender un dramático vuelo a la ciudad de Londres para salvar el futuro de las hadas antes de que la comunidad científica -y el mundo entero- descubra su existencia.

UNA PRODUCCIÓN INSPIRADA

"En la película Peter Pan, Campanilla ya era un personaje completamente desarrollado", señala Bradley Raymond, el guionista y director de la película. "Por ello, cuando comenzamos a elaborar la historia para la primera película de 'Campanilla' con Jeff Howard, mi co-guionista, decidimos contar la historia de su origen. Desde entonces, el equipo ha trabajado en el arco del personaje que abarca varias películas, para que el público pueda compartir el desarrollo de Campanilla hasta convertirse en esta maravillosa hada que todos aprendimos a querer".

"Walt Disney creó unos personajes y un mundo maravilloso en Peter Pan", continúa Raymond. "Y aunque Campanilla proviene de un mundo mágico y remoto, es uno de los personajes de la historia del cine más cercanos y con quien podemos identificarnos más fácilmente".

Raymond se inspiró en el primer encuentro de los niños Darling con Peter Pan y Campanilla narrado por el dramaturgo y escritor J.M.Barrie. "Adoro las historias de gente común que vive experiencias extraordinarias", declara. "Cuando era pequeño, soñaba con poder ver al ratón Pérez entrar en mi habitación. Y de esto se trata la historia. Una pequeña niña llamada Lizzy conoce a Campanilla y descubre que la magia existe de verdad. Y aprende todo sobre el mundo de la Tierra de las Hadas. Descubre que cuando Campanilla habla, parece que tintineara un cascabel. ¡Y hasta llegamos a escuchar la famosa frase: 'Piensa en cosas felices', tal como fue pronunciada por primera vez!"

Cuando la amiga de Campanilla, Vidia, cae en la cuenta de que la curiosidad irrefrenable de Campanilla la ha vuelto en meter en problemas, reúne a las demás hadas para acudir en su ayuda. La misión de rescate se convierte en una emocionante aventura en la que las diminutas hadas emplean toda su astucia y talento para superar toda clase de obstáculos, tanto naturales como humanos.

"Como las hadas no pueden volar en la lluvia, nuestra hábil pandilla construye un bote y viaja por tierra", cuenta Raymond. "Tenemos este gran sentido de escala mientras las diminutas hadas deben hacer frente a toda clase de peligros: desde un automóvil que se les viene encima, un gran salto de agua hasta un huraño gato".

En su misión de rescate, cada hada deberá apelar a su propio talento para ayudar a salvar a Campanilla. "Es una aventura emocionante, colmada de acción" señala Helen Kalafatic, la productora de la película. "El trabajo en equipo refuerza la amistad entre ellas. Vidia, en especial, desarrolla una conexión más honda con las otras hadas y desempeña un papel crucial en el rescate de Campanilla".

Estar a la altura del legado del clásico Peter Pan de Disney no fue algo que los realizadores se tomaron a la ligera. El mayor reto sin duda era contar bien la historia. Raymond señala: "Si no posees una buena historia que te mantiene al filo de la butaca hasta el último minuto, ni siquiera te tomes el trabajo de realizar la película. Mi método a la hora de dirigir consiste en no perder de vista la narración de la historia. Cada aspecto del proceso debe estar al servicio de ella, de modo que en mi trabajo con cada departamento, mi prioridad es ayudar a que ése aspecto de la película cuente la historia".

A su lado, para brindar consejo a Raymond, se hallaba el maestro del arte de narrar: John Lasseter, el director creativo de Pixar y Walt Disney Animation Studios y productor ejecutivo de la franquicia Campanilla. "John era la principal persona a quien acudía en busca de consejo", cuenta Raymond. "Para mí era una gran fuente de inspiración y su influencia se ve reflejada en todas partes. John trajo a la filosofía de Pixar a nuestra división y ésta ha enriquecido enormemente nuestros proyectos. Trabajar con él fue como regresar a la escuela de cine".

"La habilidad del equipo creativo para crear personajes tan verosímiles y complejos, con tantas facetas, es también un componente esencial del éxito de la serie", destaca Kalafatic. "Recuerdo cuando de niña vi por primera vez a Campanilla. Me cautivó desde un primer momento. Es fresca, atrevida, y eso es algo con lo que los niños se sienten identificados. No desean un personaje anodino. Desean un personaje lleno de matices como ellos, y es algo que encuentran en Campanilla y las otras hadas".

Finalmente, Campanilla y su nueva amiga Lizzy descubren un vínculo que trasciende sus distintos mundos. "A Campanilla siempre le han intrigado los seres humanos", cuenta Raymond. "Y Lizzy siente adoración por las hadas. Esto es lo que en un comienzo las lleva a unirse".

Si bien Lizzy cree en la magia, su padre es un científico escéptico que no cree en lo que no puede ver. Pero ambos poseen más cosas en común de lo que creen. "Cuando encuentran una pequeña mariposa que posee manchas fuera de lo común, Lizzy cree que se las han pintado las hadas mientras que su padre cree que es una deformidad", señala Raymond. "Pero ambos la observan con la misma capacidad de asombro. Y eso nos dio la base sobre la cual cimentar su relación. Campanilla ve la fricción que existe entre ellos y, por supuesto, quiere arreglar las cosas.

"En esencia, el mensaje de la película es aprender a creer en aquellos que amamos", cuenta Raymond. "Vidia aprende a creer en Campanilla, Campanilla aprende a creer en Vidia y, sobre todo, el Dr. Griffiths aprende a creer en su hija Lizzy (con enorme ayuda de Campanilla). Creo que éste es un mensaje que todos irán a llevarse a sus hogares".

UNA AMISTAD REMONTA VUELO CON LA MÚSICA

Con fuertes personajes y una historia fascinante entre manos, Raymond estaba listo para acometer el siguiente obstáculo: infundir a la película un verdadero sentido mágico. "Creo que la mejor manera de hacerlo es crear un mundo verosímil con el que el público pueda identificarse", declara. "Para que así, en los momentos en los que la magia tiene lugar, los espectadores puedan sentir que también les está ocurriendo a ellos. Para mí el momento más mágico de la película es cuando Campanilla le enseña a Lizzy a volar".

Raymond y Kalafatic preguntaron a varias niñas de corta edad qué harían ellas si pudieran volar. Sus respuestas fueron las que determinaron dónde ambientar ese momento crucial de la película. "De manera abrumadora, las niñas contestaron que les gustaría volar en sus dormitorios", cuenta Kalafatic. "Sentían que era más seguro que volar al aire libre o en cualquier otro sitio. Curiosamente, allí también es donde aprenden a volar los niños en las películas Peter Pan y Mary Poppins".

Como la música crea el clima de una escena, para intensificar la magia de ese momento tan fundamental se incluyó una de las tres canciones originales de la película: "Come Flying with Me", interpretada por la premiada cantante irlandesa Cara Dillon. Mientras Lizzy emprende torpemente su primer vuelo, Campanilla la observa mientras la alienta y anima. "La canción nos habla sobre creer en uno mismo", cuenta Kalafatic. "Creer tanto en ti mismo que hasta puedes volar; creer tanto en ti mismo que puedas hacer realidad todos tus sueños. En esa escena, parece que Lizzy y Campanilla se lo estuvieran cantando la una a la otra. La letra reza: 'Toma mi mano y vuela', y Lizzy en efecto hace eso con Campanilla. La toma de la mano y vuela".

La música prepara el terreno para otra secuencia conmovedora de la película en la que Lizzy y Campanilla aprenden mutuamente la una del mundo de la otra al son de la canción "How to Believe", compuesta por Adam Iscove. "Adam era uno de los miembros de nuestro equipo de producción", cuenta Kalafatic. "Pero además es músico, y le pidió a Brad que escuchara una de sus canciones. Brad realmente le dio la oportunidad de brillar".

Raymond colocó el CD de Iscove en su automóvil y lo escuchó repetidas veces de regreso a su hogar. "Para cuando había llegado, la música me había cautivado por completo", refiere. "Brett Swaim, quien se encuentra a cargo de nuestro departamento de música, lo defendió por mí. Casi lo utilizamos en Campanilla y el tesoro perdido, pero yo sabía que esta canción debía estar en esta película. Era una de esas cosas que tienen su propio momento".

Raymond supo que la escena perfecta para esta inspiradora composición era la escena en la que Campanilla y Lizzy conectan entre sí mientras crean la guía de campo de hadas. "Y fue tan hermosa y emocionante que decidimos incluirla también como el tema de los créditos finales".

La actriz y cantante de diecisiete años de edad Bridgit Mendler grabó la canción para la secuencia de los créditos. Un ejemplo más de la larga tradición de Disney como promotor de extraordinarios jóvenes talentos, Mendler saltó a la fama en la serie de Disney Channel "Los hechiceros de Waverly Place". Actualmente, se encuentra protagonizando la nueva exitosa serie de la cadena "Buena suerte Charlie".

"Fue la combinación perfecta", señala el director. "Bridgit la canta de un modo tan hermoso. Me siento tan feliz cada vez que escucho esta canción, porque sabía que ésta era la película apropiada para ella y el aporte de Bridgit es magnífico".

EL CÍRCULO DE HADAS SE AGRANDA

En su versión original en inglés, CAMPANILLA Y EL GRAN RESCATE reúne al reparto de hadas original de las dos primeras películas, pero además introduce dos voces nuevas e inconfundibles al grupo: un consagrado actor de cine y teatro y un encantador debutante.

Mae Whitman, cuyo rostro todo televidente de las aclamadas series "In Treatment" y "Parenthood" sabrá reconocer de inmediato, se vuelve a meter en los diminutos zapatos de Campanilla. "Mae es Campanilla", declara Raymond. "Fue algo que supimos desde el primer momento que escuchamos su voz. Exhibe ese costado irritable pero también esa dulce inocencia que caracteriza a Campanilla".

Tras realizar su tercera película, la actriz ha comenzado a pensar en su personaje como en una vieja amiga. "Campanilla es única", señala Whitman. "Su personalidad la ha convertido en un verdadero ícono. Todas las hadas poseen un talento especial, pero Campanilla es impredecible, rebelde, y siempre ha sido así. Campanilla no es perfecta; es muy temperamental y mandona, pero también es curiosa y leal. Yo adoro todos estos distintos elementos complejos en ella".

Una de las tareas de las hadas artesanas es arreglar todo lo que necesita reparación. Para las hadas artesanas, remendar cosas tangibles como un carro o una tetera de bellota es sencillo. "Campanilla ha montado numerosas máquinas geniales para el Campamento de las hadas", cuenta Whitman. "Pero comienza a aburrirse un poco porque ha ajustado todo tan bien que funciona a la perfección. Campanilla lleva su talento a un nivel completamente diferente cuando decide reparar la relación de Lizzy con su padre".

Como suele suceder con los mejores amigos, cada una de las hadas amigas de Campanilla encarna una cualidad que la obliga a madurar. "Campanillaer aprende algo de cada una de ellas", explica Raymond. "Por ejemplo, Vidia suele hacerla enfadar y sacar afuera su carácter irritable".

Vidia, el hada veloz, cuya voz interpreta Pamela Adlon, es un hada activa y de pocas pulgas, lo cual refleja su talento orientado a la acción. "Entre otras cosas, las hadas de vuelo veloz hacen soplar los vientos y polinizan las flores", cuenta Adlon. "Vidia constituye una parte importante del ciclo de las estaciones. Es atrevida y un poco sarcástica y su voz refleja eso".

La larga rivalidad entre Campanilla y Vidia, que acaba por poner a ambas en peligro, se basa más en sus similitudes que en sus diferencias. "Uno podría llamar a Campanilla y Vidia "amiguenemigas", pero no en un sentido negativo", señala Kalafatic. "Vidia no baja fácilmente la guardia. Es una persona competitiva. Muy segura de sí misma. Campanilla, que es la mejor hada artesana que existe, también posee varios de estos rasgos".

Adlon, quien comenzó su carrera profesional como actriz a los nueve años, está agradecida de haber encontrado un hogar en Disney. "Ser convocada para interpretar a Vidia fue una oportunidad maravillosa", manifiesta. "Tengo tres hijas, y esto es algo que me enorgullece poder compartir con ellas. La serie se centra en Campanilla antes de que ella conozca a Peter Pan. Campanillaer es un personaje divertido, fuerte. No se trata de su unión con un niño duende. Se trata de ella misma".

Cuando los creadores de CAMPANILLA Y EL GRAN RESCATE buscaban un hada amiga que equilibrara la desenvoltura e independencia de su heroína, recurrieron a Silvermist, el hada del agua, cuya voz interpreta Lucy Liu. Una de las mejores amigas de Campanillaer, Silvermist vuelca el rocío sobre las telas de araña, controla el agua, y puede oler cuando está por cambiar el tiempo.

"Es un hada dulce y bondadosa", señala Liu. "A veces puede ser un poquito bobalicona y no capta las bromas que se hacen, pero eso la hace sencillamente más adorable".

Pero bajo esa apariencia apacible, Silvermist oculta una honda reserva de fuerza y lealtad. "Con su voz, Lucy dota de una suave inocencia al personaje" destaca Kalafatic. "Pero cuando lo necesita, sabe cómo sacar afuera su coraje y valentía. En la película, su poder sobre el agua la ayuda a remediar la situación".

Trabajar en un medio que apela a los niños posee una importancia especial para Liu. "Mi ahijada está obsesionada con Campanilla", señala la actriz. "No creo que se de cuenta exactamente de que esa es mi voz, pero sabe que de algún modo estoy vinculada con Silvermist, como si fuéramos amigas del alma, o algo así. Y me agrada saber que dentro de muchísimos años, podrá mostrarles esto a sus hijos".

Raven-Symoné da voz a Iridessa, la más talentosa de las hadas de la luz y la perfeccionista por excelencia. La meticulosidad de Iridessa y el carácter impulsivo de Campanilla se complementan a la perfección y logran sacar afuera lo mejor de cada una. "Iridessa sencillamente desea que todo sea perfecto", cuenta Raymond. "Raven-Symoné captura muy bien esa tensión que se oculta debajo de la aparente calma de Iridessa. Le fastidia que algo salga mal, y Raven lo encarna a la perfección".

Las hadas de la luz traen luz al mundo. Mantienen el arco iris brillante y luminoso, y se aseguran de que cada flor reciba la luz necesaria. "Iridessa sabe lo que hace", señala Symoné. "Pero sin el aliento de Campanilla, jamás se atrevería a tomar riesgos. Ella por su parte, ayuda a Campanilla a comprender que a veces es bueno ser más prudente.

"Nunca pensé que formaría parte de la franquicia de Campanilla", declara la actriz. "La primera vez que me propusieron el papel, me enviaron un libro troquelado. Quedé fascinada de inmediato. No leí una sola línea del guión. No pregunté quién iba a dirigirla. Sencillamente supe que cada niña del mundo entero iba a adorar esta historia".

A la hora de seleccionar a la pequeña amante de las hadas, Lizzy, los productores vieron a miles de niñas antes de escoger a la pequeña de 13 años de edad, Lauren Mote. Mote, quien comenzó a actuar cuando tenía tres años, ya había dado vida al personaje principal de la serie "Matilda" de la radio BBC e interpretado la obra Olivier en el west end londinense. Ahora ella misma cree estar viviendo en un cuento de hadas, con un papel protagónico en su primera película cinematográfica.

"La voz de Lauren posee una cualidad de estrella de cine difícil de explicar", explica Raymond. "Además es una actriz increíble, y supo captar ese sentido de arrobamiento que siente Lizzy al hablar con Campanilla. El personaje experimenta varios momentos emotivos en la película y ella supo transmitir muy bien ese registro".

Cuando se le preguntó si creía en las hadas, Mote se apresuró a responder: "¡Por supuesto que sí! Creo que las hadas están siempre ayudándonos en pequeñas cosas de las que ni siquiera nos enteramos, como el ángel de la guarda".

La joven actriz describe a su personaje de la siguiente manera "Lizzy es una niña de nueve años que adora a las hadas. Pero su padre es un científico que no cree que éstas sean reales mientras ella intenta por todos los medios convencerlo de lo contrario. Creo que no son muy unidos porque él está demasiado enfocado en su trabajo y no puede dejar de lado su mente científica".

"Campanilla ayuda a Lizzy al enseñarle a confiar más en sí misma", añade Mote. "El mensaje más importante de esta película, para mí, es siempre confiar en lo que uno cree. Lizzy cree en las hadas y si bien su padre siempre está echándole por tierra sus fantasías, ella se mantiene fiel a éstas y al final, esto acaba por ser recompensado. La película nos muestra que, a veces, en las relaciones entre padres e hijos puede ser difícil comprender la perspectiva de la otra persona. ¡Sin duda a mí muchas veces me es difícil comprender el punto de vista de mi madre!"

Mote cree saber por qué Campanilla siempre ha sido la favorita del público de toda edad. "Creo que tanto jóvenes como adultos adoran a Campanilla porque ella es tal cual es", señala. "No está realmente atenta a lo que piensan los demás y eso puede ser bastante divertido. Sé que mis amigos adorarán esta película, porque tiene un final feliz, como todas las grandes películas, y posee personajes maravillosos".

El otro nuevo miembro del reparto original en inglés es Michael Sheen, quien protagonizó las películas nominadas a los premios de la Academia® Frost/Nixon y The Queen, y más recientemente prestó su voz al Conejo blanco en la película de Tim Burton Alicia en el País de las Maravillas. Para su papel del Dr. Griffiths, el reconcentrado padre de Lizzy, Sheen se encontró frente a la difícil tarea de convertir al distante padre en un personaje que despertara cierta simpatía en el público.

"Escuchando distintas voces para dar vida al Dr. Griffiths, de inmediato me cautivó la calidez de Michael", señala Raymond. "Dota de una ternura al padre de Lizzy que es crucial para la historia. Uno debe realmente desear que Lizzy y su padre logren unirse para que la historia funcione".

"Michael es un profesional consumado", agrega Kalafatic. "Abordó su personaje desde todas sus distintas facetas. Cuando le parecía que los parlamentos no se ajustaban exactamente a la forma de expresarse del Dr. Griffiths, Brad y él intercambiaban ideas y buscaban la forma más apropiada".

Como tantas otras personas, Sheen creció con la película Peter Pan de Disney. La historia además guarda una reminiscencia especial para él como actor. "Cuando tenía 14 años, intervine en una producción teatral de Peter Pan en el grupo de teatro joven local", recuerda. "Yo interpreté a uno de los niños perdidos. Siempre me sentí muy cercano a dicha historia y la he compartido con mi hija. Formar parte de esta tradición posee un sabor mágico y romántico".

En la versión doblada al español para Latinoamérica, la actriz y cantante mexicana Carla Medina y el conductor del Zapping Zone de Disney Channel Roger González sumaron sus voces como Vidia y Terence, respectivamente. También las actrices mexicanas Dominika Paleta (como la narradora) e Irán Castillo (interpretación de las canciones) forman parte del elenco vocal de la versión que se verá en los cines de la región.

ENTRE ROSAS INGLESAS Y RETRATOS DE HADAS

CAMPANILLA Y EL GRAN RESCATE está ambientada hacia fines de siglo pasado en la frondosa campiña inglesa de los alrededores de Londres. El verano se aproxima y las hadas han llegado al Campamento de las hadas, donde las esperan días agitados durante los cuales deben ocuparse de los preparativos de la temporada venidera: como pintar las alas de las mariposas, recoger fresas y tejer coronas de rosas.

El director de arte de la película, Fred Warter, realizó una exhaustiva investigación, pasó tiempo en la ciudad de Londres y en la campiña inglesa, familiarizándose también con el período histórico para asegurarse de que el escenario fuera mágico pero, al mismo tiempo, fiel a la época. "Fred creó un ambiente realista que conservaba el aspecto de la película Peter Pan", cuenta Raymond. "Yo deseaba que este mundo fuera lo más verosímil posible, de modo que los espectadores puedan vivir la magia en un ambiente con el cual pueden identificarse".

El mundo encantado de la película está cargado de visuales inspiradoras mientras vemos a las hadas ocupadas en pintar las rayas de las abejas y lograr hacer que los delicados pimpollos se abran en flor. "El mundo de las hadas no cambia sólo porque se encuentran en Tierra Firme", señala Raymond. "La paleta de colores se mantiene igual. Sus prendas cambian porque es verano y cada cambio de estación trae consigo un cambio de vestuario, pero éste se ajusta perfectamente al mundo de las hadas".

La película está colmada de imaginativos toques visuales mientras vemos cómo las hadas rediseñan los objetos de Tierra Firme para su propio uso; pero en lo que a ingenio respecta, la construcción del bote de rescate fabricado por las hadas artesanas Clank y Bobble no tiene parangón. Con su casco de corteza de árbol, su mástil de totora y sus resistentes velas hechas con hojas, la nave fue brillantemente imaginada y diseñada por los talentosos animadores de la película.

Pero, en ocasiones, no son los artistas más avezados los que se necesitan. El dormitorio de Lizzy en la casita de campo está empapelado con sus imaginativos dibujos e impresiones sobre la vida de las hadas: una hermosa contribución a la película realizada por 21 artistas nóveles. "Cuando uno de nuestros magníficos animadores intenta dibujar como un niño de nueve años, el público lo nota de inmediato", señala Raymond. "Y eso hubiera hecho menos creíble nuestro mundo. De modo que decidimos que los dibujos de Lizzy los realizaran niñas de su misma edad. Lo cual no solamente lo hace mucho más tierno, sino que además hace que el mundo que creamos parezca mucho más real".

Una de las invenciones más encantadoras de la película es la 'guía de campo de hadas' de Lizzy. Inspirada por las minuciosas crónicas que escribe su padre en su trabajo, Lizzy decide crear un registro igual de meticuloso sobre el mundo de las hadas. Con la ayuda de Campanilla, diseña un libro lleno de información sobre La tierra de las hadas, su historia y sus habitantes. Campanilla y Lizzy consolidan su amistad mientras recopilan su hermoso volumen ilustrado. "¡Imagina contar con un hada de verdad que te suministra toda la información sobre La tierra de las hadas!", remarca Raymond. "Ése es uno de los muchos deseos que se hace realidad en esta historia y que creo que el público disfrutará enormemente".

Finalmente, los realizadores sienten que todos los elementos se ensamblaron maravillosamente para hacer de CAMPANILLA Y EL GRAN RESCATE una valiosa contribución al legado de Campanilla. "Nuestra meta en todo momento fue hacer la mejor película posible, y fue un lujo trabajar para un estudio con el mismo objetivo en mente. Las películas animadas son quizá la clase de películas donde la colaboración del equipo juega un papel más importante y este equipo dio todo de sí para hacer de ésta una película inolvidable".

CANAL COMPRAS