• Inicio Sugerir Modificar

Híncame el diente


Cartel de Híncame el diente

Becca se encuentra indecisa entre dos chicos; uno misterioso, taciturno y enfermizamente pálido, otro equilibrado y tierno. Entretanto, Becca debe sobrevivir a una cena familiar con unos vampiros (que se parecen mucho a los Black Eyed Peas), también dispuestos ¡a comérsela!

Por si no tuviera bastante con sus románticos enredos, Becca tiene que lidiar también con un padre excesivamente controlador, y como se acerca la noche del baile del instituto, tendrá que tomar algunas difíciles decisiones, para lo cual recibe ayuda de todo el mundo, ¡desde Alicia (procedente de un misterioso país de las maravillas) hasta Lady Gaga!

     Título original: Vampires suck
     Año: 2010
     Duración: 82 min.
     Nacionalidad: EE.UU.
     Género: Comedia.
     Fecha de estreno: 01/10/2010
     Calificación: Mayores de 7 años
     Distribuidora: 20Th. Century Fox Home Entertainment Epaña, S.A.

 

Comentario

Dirigida por los sarcásticos realizadores Jason Friedberg y Aaron Seltzer, llega HÍNCAME EL DIENTE, una comedia con mordiscos de verdad. Tras parodiar con éxito el género de terror (fueron dos de los guionistas de "Scary Movie"), las comedias románticas ("Date Movie"), las superproducciones de Hollywood ("Epic Movie"), las películas de catástrofes ("Disaster Movie") y el filme "300" ("Casi 300"), Friedberg y Seltzer vuelven a hacerlo. En esta ocasión, hincan sus dientes en el fenómeno cultural más popular de la actualidad: los vampiros y los hombres lobo.

La historia transcurre en Sporks, Washington, donde algo muy extraño está ocurriendo. Situada, convenientemente, en los brumosos bosques del Noroeste de Estados Unidos, Sporks es una pequeña ciudad que va haciéndose cada día va más pequeña debido a su rápido descenso de población. Los habitantes del lugar, inquietos, desconocen la causa de que últimamente se sucedan horrendas mutilaciones; la más reciente, la del pescador Sculley, cuyo cadáver fue encontrado sin nada de sangre y con múltiples señales de mordiscos en su cuello. Asimismo, también se hallan completamente ajenos a todo lo demás…, es decir, por qué no le choca a nadie algo tan extraño como que una tienda de licores local anuncie: "Oferta de 6 Botellas de Sangre Helada - Grupos A y B Positivo"; que un mendigo sostenga un cartel donde se lee: "Trabajo a cambio de sangre"; que la pizzería de Vinny anuncie la comida como: "Caliente, Reciente y Libre de Ajo"; y que en la publicidad de la clínica dental de la ciudad aparezca el dibujo de una boca sonriente, que incluye un par de colmillos.

Aparece Becca Crane (Jenn Proske), una antisocial, atormentada y solitaria chica, con cara de amargada, llena de inseguridades y con una angustia interior tan profunda que no hay mortal que pueda entender. En otras palabras, Becca es la típica adolescente americana. Acaba de dejar su hogar de Phoenix para volver a vivir en Sporks con su sobreprotector padre, Frank (Diedrich Bader). Recibida con los brazos abiertos por los chicos de su nuevo instituto, Becca se siente, lógicamente, triste e incomprendida. Pronto conocerá a la misteriosa familia Sullen, cuyos miembros son increíblemente atractivos, extremadamente reservados y muy diferentes a cualquiera que Becca haya conocido anteriormente; y por un buen motivo: los Sullens son una familia de inmortales chupasangres que han aprendido a vivir como vegetarianos en el equivalente de un vampiro.

Becca está totalmente encantada con Edward Sullen (Matt Lanter), que es un chico atractivo, melancólico y atormentado, con su peculiar pelo en cresta (pero siempre peinado a la última moda). Becca está perdidamente enamorada, siente una profunda conexión con el pálido muchacho de la gran mata de pelo y perturbador look. Edward siente lo mismo, y piensa que Becca es su alma gemela. No obstante, Edward intenta mantenerse a distancia, temiendo que tal atracción le lleve a un incontrolable arrebato alimenticio por su parte; con lo cual, por cierto, Becca dice sentirse absolutamente tranquila.

No transcurre mucho tiempo antes de que la fascinación que Becca siente por todo lo no muerto atraiga la atención de un grupo de vampiros itinerantes que no comparten los dilemas morales de los Sullens en cuanto a beber sangre humana. Becca también consigue captar la atención de Jacob White (Chris Riggi), que empieza a sufrir una extraña transformación que le induce a orinar sobre las bocas de riego, a cazar gatos callejeros y a que una cola de lobo asome por el extremo de sus pantalones.

Con HÍNCAME EL DIENTE, Friedberg y Seltzer han renunciado a su práctica habitual de caricaturizar múltiples elementos dentro de cada una de sus parodias cinematográficas, optando en su lugar por una única historia sobre vampiros en una pequeña localidad. Como dice Friedberg, "Pensamos que había tanta carne en el hueso [dentro de las películas de vampiros] que no necesitábamos salirnos del tema y parodiar otras películas, tal y como solemos hacer normalmente.

"Pasa algo realmente divertido cuando te pones a pensar en vampiros", prosigue Friedberg. "Ahora resulta que están de moda. En uno de los diálogos de nuestro guión decimos: 'En los años 80 estaba de moda la Coca-Cola; en los 90, el grunge. Ahora es la época de los vampiros'. Ciertamente, es supermoderno".

Friedberg y Seltzer son unos grandes fans del género vampírico que con tanto cariño parodian. Como dice Friedberg, "Para nosotros es lo mismo que con '300' cuando hicimos 'Casi 300, o con 'Date Movie', donde parodiábamos las comedias románticas. Hacemos una caricatura o parodia de las películas que admiramos. No las menospreciamos en absoluto".

En cuanto a la sorprendente popularidad que los vampiros tienen entre las adolescentes, Seltzer afirma, "Ellas encuentran seguridad en el género. Mantiene un cierto aspecto de pureza y no hay sexo. Es la historia de amor de Romeo y Julieta, vigente eternamente. Los vampiros son algo tabú y estable al mismo tiempo. El género parece atrevido y arriesgado, pero en realidad resulta muy seguro para las chicas que conectan con el tema. No hay ningún horror en absoluto. Por tanto, estamos haciendo una parodia sobre vampiros pero también parodiamos el mito romántico del romance prohibido".

La elección del trío protagonista supuso un largo proceso. "Vimos a cientos y cientos de aspirantes para el papel de Becca", dice Friedberg. Aunque consideraron muchas actrices cómicas ya consolidadas, fue la principiante Jenn Proske quien se convirtió en el objeto de deseo del vampiro rompecorazones. "Vimos que Jenn tenía posibilidad de interpretar comedia y drama", explica Friedberg. "Ella posee ese nervio y esa angustia vital característicos de una problemática chica de 17 años, incómoda dentro de su propia piel. Una cualidad que es difícil de conseguir".

El productor Peter Safran añade, "Para nuestras películas nos gusta seleccionar a actores que podrían haber sido elegidos para los propios filmes que estamos parodiando. Buscábamos a actores que tuvieran cierta inocencia pero que también captaran lo que es la comedia realmente. Nuestro particular modo de hacer comedia no consiste en forzar el humor, sino en permitir que surja a través de situaciones absurdas. Cuando vimos a Jenn supimos que era la actriz idónea para el papel. Siempre encuentras a una persona sin la cual crees que no podrías haber hecho la película. Eso es lo que ocurrió con Jenn".

En cuanto a su experiencia debutando en el cine en un papel protagonista, Proske comenta, "Cuando Jason y Aaron me llamaron para decirme que tenía el papel, me dijeron: 'Pues ya sabes, esta película depende totalmente de ti. Vas a hacerlo, por lo tanto, prepárate'. La verdad es que yo no tenía ni idea de lo que me esperaba porque nunca había trabajado en una película. Por lo tanto, era algo que realmente daba miedo, pero contaba con un gran equipo y Jason y Aaron fueron muy clementes e increíbles conmigo a la hora de trabajar. Jason se encarga de apoyar a los actores y de darnos instrucciones entre tomas, mientras Aaron observa las tomas en el monitor. Han conseguido un equilibrio extraordinario trabajando juntos".

Los realizadores habían trabajado anteriormente con Matt Lanter, que interpreta a Edward Sullen en HÍNCAME EL DIENTE, en "Disaster Movie". Después de la prueba de Lanter para el personaje de Edward, los directores supieron que habían encontrado al chupasangre perfecto: Edward. Safran comenta: "Matt es un chico al que realmente te apetece consolar. Es muy dulce y tiene mucha ternura, pero también es todo un hombre. Asimismo, Matt entiende muy bien la comedia y sabe cómo interpretarla sin guiñar el ojo a la cámara".

Aunque valora las permanentes risas que proporciona el filme, Lanter señala los momentos románticos de la película como particularmente satisfactorios. "Realmente fue una buena idea incluir una auténtica historia de amor entre Becca y Edward. Simplemente sucede que, en vez de drama, da la casualidad de que es una comedia. Les va a parecer muy divertido a todos los espectadores".

Chris Riggi fue seleccionado para el importante papel del hombre lobo Jacob tras ver los realizadores la prueba grabada que les enviaron. Safran afirma, "Vimos su prueba y resultó tan convincente que prácticamente dejamos de buscar a nuestro Jacob justo en ese momento. Chris era perfecto y se entregaba al personaje de verdad". Los fans del género saben que unos abdominales bien marcados son el rasgo físico más importante de un hombre lobo, por lo tanto, Riggi emprendió un extenuante régimen de ejercicio físico, y cuando comenzó la fotografía principal Chris ya estaba en plena forma y había ganado más de cinco kilos de puro músculo. "Chris se convirtió en un fanático del ejercicio", añade Safran. "El personaje de Jacob es sinónimo de alguien en perfectas condiciones físicas y Chris se dedicó intensamente a conseguirlo".

Riggi afirma: "Para interpretar a un hombre lobo que no decepcionara a los fans yo tenía que estar en una óptima forma física. Sólo tenía poco más de un mes para preparar el papel, por lo tanto, inicié un período de intenso entrenamiento. Lo más difícil fue dejar de comer cosas que me gustan. Me daba la sensación de que sólo comía trozos de madera y cartón. Pero el papel exigía una imagen muy concreta. Fue algo agotador, pero me sentí muy satisfecho con los resultados".

El personaje del hombre lobo requería también que Riggi soportara un minucioso y prolongado proceso de maquillaje que incluía complicadas prótesis. "Inicialmente, aplicar el maquillaje y todas las prótesis llevaba unas cinco horas, pero ese tiempo se redujo enormemente conforme nos fuimos habituando al proceso", explica Riggi. "Normalmente, un actor aparece en el plató, le consulta al director y luego interpreta su papel. En este caso, sin embargo, a mi alrededor siempre tenía a un grupo de personas trabajando sobre el maquillaje y las prótesis justo hasta el último milisegundo antes de que la cámara empezara a rodar. Con tantos preparativos, centrarse en el papel y estar listo para actuar ante la cámara precisaba cierta dosis de concentración. Además, tenía que hacer ejercicios con pesas mientras sucedía todo. Fue algo completamente nuevo para mí".

Completando el reparto se encuentran los veteranos cómicos Ken Jeong ("¿Qué pasó ayer?", "Lío embarazoso", serie de televisión "Community") y Diedrich Bader ("Napoleon Dynamite", "Casi 300", y en televisión, "The Drew Carey Show"). Jeong, recientemente galardonado con un MTV Movie Award por su trabajo en "¿Qué pasó ayer?", afirma: "HÍNCAME EL DIENTE es, al mismo tiempo, una comedia para todos los públicos y una historia de amor verdadero. En realidad, narra la relación entre Becca y Edward y el amor que sienten mutuamente. Trata sobre un vampiro angustiado por amar a una humana y atormentado por ese amor prohibido. Es parecido a cuando eres joven, estás enamorado y confuso, y sientes esas emociones intensamente".

Por supuesto, un bromista como Jeong no puede evitar hacer algún chiste sobre la envidia que le suscita la absorbente pasión de los personajes del filme. "No me han querido en mi vida. Mis padres ni siquiera me miraban a los ojos. Mi esposa y mis hijos nunca me han demostrado amor. Por lo tanto, yo nunca lo he sentido. Nunca me han querido".

Uno de los mayores retos de los realizadores fue recrear la zona del Noroeste de Estados Unidos en Shreveport, Luisiana, lugar donde se rodó la película. "No queríamos rodar en el Noroeste real y vernos condicionados por la lluvia y por las generalmente desfavorables condiciones climáticas de esa zona", señala el diseñador de producción William Elliott. "Yo había trabajado en Luisiana anteriormente, y aunque sabía que iba a suponer todo un desafío, estaba seguro de que podíamos conseguir que funcionara. Conocíamos una zona boscosa, muy parecida a las del Noroeste, que podía usarse para las secuencias que se desarrollan en el bosque".

Unos meses antes de que se iniciara la fotografía principal, el equipo de Elliott trajo camiones llenos de vegetación autóctona del Noroeste, que posteriormente plantó en los bosques de Luisiana. "Trajimos pinos, helechos y miles de metros de musgo", rememora Elliott. "Además, contaba con la colaboración de un escultor que realizó árboles enormes y formaciones rocosas. Intentamos que pareciera lo más convincente posible. Cuando estuvo incorporado todo, habíamos convertido Luisiana en el Noroeste de los Estados Unidos".

El veterano coordinador de especialistas Keith Adams, que había trabajado en anteriores películas de Friedberg y Seltzer, se encargó de recrear toda la acción de HÍNCAME EL DIENTE. "Keith ha logrado un nivel de trabajo muy elevado en los especialistas, lo cual resulta sorprendente en una comedia", señala Peter Safran. "Él y su equipo han hecho el tipo de cosas que uno esperaría ver en películas de acción de un millón de dólares, no en una comedia de presupuesto modesto".

Muchas de las escenas de acción de la película requieren que haya vampiros y hombres lobo saltando y volando por los aires. Adams explica la magia de alta tecnología que se emplea en Hollywood para crear la magia sobrenatural: "Hay mucho trabajo sobre alambre en esta película. Utilizamos mucho el alambre en los bosques, lo que implica colocar un alambre elevado entre árboles, o ponerlo entre grúas gigantescas. Para esta película hicimos ambas cosas. En una secuencia en una explanada usamos grúas grandes porque el escenario era muy extenso. En los bosques, dispusimos el alambre entre árboles a casi 20 metros de altura; fue un proceso muy complicado".

No es nada sorprendente que en una película en la que vampiros y hombres lobo son los personajes principales se preste especial atención a los efectos de maquillaje. El director del departamento de maquillaje Douglas Noe empezó haciendo una prueba con el aspecto de no muerto de Matt Lanter. Noe comenta: "Realizamos tres tipos de prueba, y pensé que el más extremo podía resultar demasiado potente. Por supuesto, Jason [Friedberg] y Aaron [Seltzer] dijeron, 'Queremos eso y un 50 % más'. Por tanto, así es como dimos con esa imagen extravagantemente pálida de Matt. Para añadir el efecto vampiro, a los vampiros buenos les pusimos lentillas de color marrón y miel. Las lentillas de los vampiros malos son de color rojo".

Para crear los efectos del hombre lobo, se contó con la colaboración del artista del maquillaje Richard Redlefsen, en representación de la compañía W.M. Creations de Matthew Mungle. Las diversas etapas implicaban desarrollar la cola, las orejas, la nariz, las manos de lobo y, finalmente, un torso lleno de pelo con diez pezones. Redlefsen indica: "Fue un proceso largo y pesado cuya aplicación nos llevaba casi tres horas y media. La primera etapa de Jacob es relativamente simple. Cuando aparece le ha crecido una cola de lobo, que estaba hecha a base de Velcro y fibra de vidrio. La siguiente etapa incluía unas orejas lobunas, lo que suponía añadir algunos dispositivos, pequeños fragmentos de pelo y algún modelado con el aerógrafo. Las manos de lobo son básicamente guantes de quita y pon, hechos de látex y uñas acrílicas. En una de las etapas posteriores, añadimos una especie de nariz de perro fabricada en látex. La última etapa incluía ya los pezones de perro y un torso muy peludo".

CANAL COMPRAS