• Inicio Sugerir Modificar

Cartas a Julieta


Cartel de Cartas a Julieta

Sophie Hall es una aspirante a escritora de una revista, quien, junto con su novio Víctor, vuela desde Nueva York a Italia para vivir algo del romance que mucha falta le hace a la relación. Mientras Víctor está fuera, ocupándose de unos asuntos de trabajo, Sofía se encuentra en el famoso patio de Verona de los amantes de Julieta Capuleto de Romeo y Julieta, donde mujeres de todas partes del mundo le dejan a Julieta cartas de amores perdidos y no correspondidos. Ella descubre una carta escrita 50 años antes a Julieta por Claire Smith buscando a un joven italiano que la cautivó siendo adolescente.

Para sorpresa de Sophie, su carta inspira a Claire, ahora abuela, para viajar a Verona en busca de su amor perdido. Acompañada por su nieto Charlie, el trío busca por toda la Toscana y descubre que la valentía que todos ellos necesitan para enfrentar el amor no es algo que se obtenga fácilmente.

Sin embargo, ella cree que lo que la impulsa a embarcarse en esta aventura es avanzar en su carrera. Pasar de ser responsable de verificar los hechos a convertirse en periodista, representa un gran cambio y Sophie detecta una historia que pudiera ayudarla a impulsar su carrera. Al verse atrapada ayudando a Claire a tener una segunda oportunidad, descubre que en realidad está persiguiendo esa historia porque está huyendo de las historias de su propia vida.

     Título original: Letters to Juliet
     Año: 2010
     Duración: 105 min.
     Nacionalidad: EE.UU.
     Género: Drama.
     Fecha de estreno: 08/10/2010
     Calificación: Todos los públicos
     Distribuidora: Tri Pictures, S.A.

 

Comentario

Dos antiguas familias,

De nobleza pareja,

(En la bella Verona,

Desde donde contamos)

-William Shakespeare, Romeo y Julieta, Prólogo

El debate de si Romeo y Julieta fueron reales y originarios de Verona, en Italia, se ha vuelto irrelevante ya que Verona es conocida como el lugar en el que Shakespeare basó su obra. Cerca de medio millón de turistas baja a la ciudad norteña de Italia (90 minutos al oeste de Venecia) específicamente para visitar el patio donde miles de notas de amores perdidos y de otros nuevos llenan las grietas del muro de piedra, pasear por el balcón de Julieta y posar junto a la estatua de bronce de Julieta (cuyo pecho derecho parece estar pulido como resultado de la tradición que indica que tocarlo trae buena suerte). La producción comenzó el 25 de junio de 2009 en Verona, que después de Roma, Florencia y Venecia, es la ciudad más visitada de Italia.

"Lo que hace que esta tradición (el patio) y el amor en general sean tan maravillosos, es que todo el mundo quiere creer en ellos", nos cuenta el director Gary Winick. Desde la década de los treinta, "Julieta" ha recibido miles de cartas de todo el mundo; a veces las misivas están dirigidas simplemente a "Julieta, de Verona", pero todas ellas llegan a su destino (el Club di Giulietta), atendido por un grupo de voluntarios. Y todas las cartas reciben respuesta; a veces con la ayuda de traductores externos.

La idea de la película recibió todo el apoyo necesario cuando los productores Caroline Kaplan y Ellen Barkin quedaron intrigados por un álbum de Elvis Costello: "The Juliet Letters" donde se narraba la historia de una pareja que descubría el fenómeno del patio de Verona. Poco después, descubrieron el libro "Letters to Juliet: Celebrating Shakespeare's Greatest Heroine, the Magical City of Verona and The Power of Love", escrito por las hermanas Lise y Ceil Friedman.

"Todos parecía una idea muy hermosa y romántica, e iba creciendo a medida que explorábamos más acerca de la idea. Finalmente decidimos ir a Summit con la idea de que Gary sería el director y de que todo encajaría muy rápidamente", nos dice Kaplan.

"Para mí, lo que me pareció más interesante, complicado y universal es la parte que trata acerca de las relaciones de las personas y de sus emociones", comenta Winick

"Para algunas personas es como si vivieran sus vidas sobre un tablero de ajedrez: estás sobre un cuadro determinado y sólo te mueves al cuadro siguiente si lo permiten las circunstancias. Pero imagínate si solo cambiaras tu vida tomando en cuenta el valor y simplemente dieras el salto sin ser presionado", agrega Winick.

"La sensibilidad de Gary funciona como un ojo de buey para esta película que, es en el mejor sentido del término, una película sobre citas amorosas", comenta el productor Mark Canton". Trata acerca de un rasgo humano intrínseco: lo difícil que resulta huir de lo que te dice el corazón y lo difícil que resulta a veces ir hacia lo que te dice el corazón que deberías hacer".

La película es notable, por lo menos, porque demuestra que las películas son el lenguaje del mundo: las cinco grandes estrellas de la película provienen de cinco países diferentes; Seyfried (Estados Unidos), Redgrave (R.U.), Egan (Australia), Bernal (México) y Nero (Italia).

Tras el éxito internacional de taquilla con "Mamma Mia" y la serie "Big Love", Amanda Seyfried demostró su talento como actriz, pero aún no había sido la estrella de un proyecto y en particular, de uno en el que tuvieras que participar en prácticamente cada escena". La película recaía sobre sus hombros" comenta Winick".Tiene sin lugar a dudas una luminosidad en pantalla, pero lo que le sucede a ella ocurre por partida doble: encontrar a su madre, lo que significaba encontrar a Vanessa y encontrar a su verdadero amor, que no es Víctor.

"Ella es profunda, muy graciosa y esconde muchas vivencias detrás de esos sorprendentes ojos", dice Winick.

"Cuando leí el guión y me di cuenta de que estaba presente en cada escena, pensé, bueno, va a ser un gran trabajo pero voy a depender de la interacción con el reparto y el equipo. Me gusta socializar, por lo que fue una bendición y una maldición al mismo tiempo, porque al finalizar la película, me sentía realmente cansada", dice Seyfried.

"No hace falta ser tremendamente inteligente para darse cuenta de que Vanessa Redgrave sería excelente para el papel", dice Winick".Todo lo que ha hecho ha sido fantástico. Nuestra directora de reparto (Ellen Lewis) siempre dice: `logras que un actor suba el listón y eso hace subir el nivel de la película', y eso fue lo que ocurrió en esta película, y fue todo gracias a Vanessa".

"Si vas a estar en la pantalla con Vanessa Redgrave, es mejor `que des lo mejor de ti´", dice Mark Canton". Porque ella llega muy temprano, se va tarde, se estudia sus diálogos y también los tuyos".

Para Seyfried, cualquier intimidación sobre cómo interpretar tantas escenas junto a una leyenda de la pantalla, quedó disipada rápidamente". Nada es tan importante para ella (Vanessa). Ella es tan inteligente, siempre está muy presente y es incapaz de ser falsa ante la cámara por lo que inmediatamente te relajas en su presencia".

El talentoso Gael García Bernal interpreta a Víctor, su intenso novio hiperactivo". Es un papel que nunca antes interpreté en la gran pantalla. Víctor es muy específico y ama la comida más que nada en el mundo y desea compartir esta pasión con su novia Sophie", dice García Bernal.

"El problema con Sophie y Víctor es que está no están compartiendo el mismo momento juntos", explica Seyfried. Se cuidan mutuamente y se aman, pero no están conectados. Víctor está enamorado de su cocina y de su sueño. Por otro lado,

Sophie y Charlie establecen una conexión porque ella descubre todo el potencial que puede existir en una relación".

Encontrar al actor que podría interpretar a Charlie - alguien que pudiera interpretar al nieto de Redgrave y ser creíble como el hombre que haría que Sophie pensara dos veces acerca de su relación actual - fue la tarea más difícil durante la planificación/ reparto.

"Conseguir a Chris tuvo algo de intervención divina y realmente nos decidimos por él bastante tarde", dice Caroline Kaplan. El reparto es probablemente la parte más difícil en una película, pero cuando la química funciona entre dos personas, es algo muy evidente y tan mágico".

"En última instancia, lo importante es cuando los dos actores se encuentran en la sala y están trabajando juntos. Cuando "eso" pasa, lo sabes inmediatamente", comenta Winick". Pero al final resultó que hicimos audiciones para decenas de actores para el papel de Charlie en Nueva York y Londres, y fue mucho trabajo hasta que llegamos hasta Chris Egan".

Por el contrario, para encontrar el actor para el papel de Lorenzo, el amor perdido de Claire, los cineastas no tuvieron que buscar demasiado lejos". Además de haberse casado con Vanessa, Franco Nero es un actor maravilloso y capturar ese momento en el que los dos se encuentran con el otro después de 50 años…. Bueno, sería difícil recrear la intensidad con alguien distinto de Franco Nero. Y el hecho de que el personaje y él son italianos y de que filmamos en Italia…. bueno, todo salió a pedir de boca", nos cuenta Winick.

La pareja se conoció por primera vez en "Camelot" en 1966, cuando el director Joshua Logan escogió a los dos jóvenes actores.

"Creo que Vanessa es la mejor actriz que hayamos visto.... `A pesar de que yo soy su marido, estas no son mis palabras´.... son las palabras de Tennessee Williams y de Arthur Miller y estoy de acuerdo con ellos, dice Nero". He trabajado con ella en cerca de 10 ocasiones durante algo más de 43 años, y su talento es un regalo que asombra a los directores".

Para Winick, el contar con la química obvia entre Redgrave y Franco era importante, pero el filmar en Italia y contar con un actor italiano de su presencia ayudó a hacer que la película "se sintiera auténtica". Aparte de los protagonistas, Winick desarrolló el resto de la película casi sólo con actores italianos. Todos los "secretarios de Julieta" fueron seleccionados fuera de Italia.

"Recuerdo el libro "Fellini Faces" (del director italiano Federico Fellini) que tiene estos grandes retratos de actores de personajes italianos y mi objetivo era conseguir esos grandes personajes para elevar inmediatamente el papel de los secretarios. Abarcan toda la gama desde la extraordinariamente hermosa Luisa Raneri (Isabella en la película), al gran personaje de Luisa De Santis (que interpreta a Angelina).

"De todas formas, seleccioné a todas estas damas y tuve un ensayo con ellas y quedé asombrado por toda la energía que crean cuando están todas juntas y todo lo que podía pensar era: `me gustaría tener una cámara filmando ahora mismo´, recuerda Winick acerca de la etapa de preproducción.

Una vez que el reparto quedó completado a principios de junio, el objetivo fue entonces trabajar en la logística para hacer la película, y particularmente, en tratar de extraer algo que no parecía posible: hacer que la ciudad de Verona cerrara su principal atracción turística: la Casa di Giulietta, durante dos días para permitir la filmación en el patio. Fueron necesarios casi tres meses de negociaciones con el ayuntamiento de la ciudad para que ellos se dieran cuenta de los beneficios para el turismo a largo plazo que representarían los dos días de problemas (es decir, el que los turistas no pudieran entrar al patio).

El diseñador de producción Stuart Wurtzel cambió la ubicación (la forma de entrada al patio era una pared blanca cubierta de graffiti) agregando una pared de ladrillo falso con columnas de ladrillo y en general convirtiéndola en menos "turístico" y más representativo de lo que podría haber sido en tiempos de Julieta.

"Los colores de Italia son los colores de la tierra y son preciosos en todas las direcciones en que se mire, por lo que mi instinto fue 'volver al pasado' para no entrometerme en la historia", comenta Wurtzel.

La primera preocupación de Winick fue asegurarse de que no estaban creando una tarjeta postal de Italia, donde " el fondo se convierte en el primer plano".

"Siempre que nosotros (Wurtzel y el director de fotografía Marco Pontecorvo) nos diéramos cuenta de que el valor de la película es el realismo de la parte emotiva, las tomas de belleza servirían para apoyar la historia, y no al revés", dice Winick.

Otras ubicaciones alrededor del área de Verona, incluida la espectacular finca, Villa Arvedi (para la escena donde Claire conoce a uno de los muchos "Lorenzos"), el pequeño pueblo de Soave (famoso por su vino blanco) que tenía un aspecto más "del sur de italia", y que sirvió para filmar la toma de Sophie caminando por las calles de Verona frente a la arena de más de 2.000 años de edad, hogar de las más famosas representaciones de ópera al aire libre del mundo.

La producción también viajó al pintoresco lago de Garda (uno de los tres famosos lagos del Norte de Italia), antes de trasladar la producción al sur, a Siena. A partir de ahí, la filmación fue hecha por toda la Toscana y durante 10 días los viñedos de Argiano (a una hora al sur de Siena) donde se produce el mundialmente famoso vino de Brunello.

Pasamos dos días en la histórica antigua ciudad de Siena, en medio de las estrechas calles empinadas que llevaban a la histórica Piazza del Campo, donde la producción "filmó" una toma de Sophie y Charlie cruzando la gran plaza pública, mientras que miles de turistas estaban demasiado ensimismados con el entorno histórico como para notar la cámara de cine.

El hotel Borgo Scopeto, propiedad familiar durante siglos, fue la ubicación para las escenas de interiores y exteriores del hotel donde Sophie, Claire y Charlie se basaron para la excursión de la Toscana. Enclavado en medio de viñedos y olivares, a unos 20 minutos de Siena, el hotel estaba donde se completó la parte italiana de la película, el 13 de agosto de 2009. El día después, los actores y el reparto principal, volaron a Nueva York para cuatro días de rodaje. Bryant Park y Times Square fueron las dos ubicaciones de exteriores clave y el restaurante de Víctor fue ubicado en un edificio vacío en SoHo.

"Existen ciertas películas donde la ubicación se convierte en un personaje más", explica Winick. "Crecer en Nueva York con las películas de Woody Allen, te hace tener realmente un sentido de lo que esto representa". Y me siento de la misma manera acerca de esta película rodada en Italia. Aunque puedes crear cualquier cosa en cualquier lugar, el estar en Italia te llega muy profundo y sale a relucir en las actuaciones y en los colores de la tierra y de los edificios. No existe ningún lugar que se le parezca".

Para Christopher Egan, lo de estar en el "estado de ánimo" correcto no resultaba demasiado difícil: "Amanda y yo estábamos haciendo una escena en un café al aire libre en Siena comiendo helado y pasamos el resto del día filmando escenas de nosotros caminando alrededor de la ciudad y aunque estábamos haciendo varias tomas, rodeados por un gran equipo, es difícil no sentirse romántico. Los lugares y el idioma te abruman los sentidos".

"Es el condado más extraordinario", dice Redgrave". La Italia que conocí de niña prácticamente ha desaparecido y la mayoría de los turistas van a las mismas regiones, pero creo que esta película les mostrará un poco más de lo que pensaban que era Italia".

CANAL COMPRAS